John Cale mira el pasado, parte de su pasado, con ánimo de reinterpretarlo. Al menos, eso es lo que ha hecho con una de sus obras en solitario más encumbradas, ese punto de inflexión que supuso “Music For a New Society” (Ze/Island, 1982) tanto en su vida como en su carrera. Ahora le ha metido mano hasta crear “M:Fans” (Domino/Music As Usual 2016), persiguiendo que aquel disco suene contemporáneo, o al menos, todo lo contemporáneo que pueda interpretarse desde el Los Ángeles hip-hopero en el que tan cómodo se encuentra a sus 73 años de edad.


Así que se encuentra viviendo en Los Ángeles…
Sí, vivo y trabajo aquí.

¿Desde cuándo?
Mmm, desde hace seis años…

¿Le gusta la ciudad?
Sí, por supuesto. Hay mucha gente por aquí haciendo música muy interesante, barrios muy sugerentes. Lo mismo que ocurre en Nueva York con Brooklyn está ocurriendo aquí en la zona de Silver Lake.

Supongo que no ha dejado de trabajar, aunque su último álbum se publicó ya en 2012, ¿verdad? ¿Qué ha estado haciendo en estos últimos años?
Escribir. Escribir mucho. Tengo un pequeño estudio, al que voy todos los días y escribo.

¿Escribe para usted, para otra gente?
Para mí. Busco nuevas ideas, tratando de recopilar muchos sonidos para el próximo álbum. Este último trabajo, “M:Fans”, me ha tomando mucho tiempo, aunque estoy muy satisfecho, y ahora estoy ya en otra cosa, en nuevas canciones.

Acaba de presentar este remake en concierto, hace unos días, en Londres. ¿Qué tal fue?
Sí. Bueno…, yo disfruté. Mucha gente salió ofendida del concierto, ya sabes, la que iba con ganas de escuchar las canciones originales, la que prefiere que se respeten esas versiones, justo lo que yo no quería hacer. Aunque al final, cuando tocamos “Back To The End” y “Close Watch”, lo hicimos improvisando, de una forma diferente, y resultó otra experiencia nueva para todos, y creo que todos disfrutamos…

“En la presentación del disco mucha gente salió ofendida del concierto”

¿Sonó muy diferente al trabajo de estudio que hizo para este “M:Fans”?
Bueno, siempre hay un montón de formas de tocar las canciones, y yo disfruto mucho variando en cada concierto. En un estadio o sala de conciertos tienes la opción de variar, y en ellas he demostrado al público que la improvisación y las múltiples formas de cantar son importantes para mí. No puedo culpar al público que disfruta con las versiones originales, me alegro de que les gusten, pero hay formas diferentes de hacer y tocar canciones, y yo prefiero ese camino.

¿Ya tiene planeado algún bolo en España?
Bueno, eso espero, aunque no hay nada aún. Tenemos cerrados algunos conciertos en Europa, pero antes voy a ir a Latinoamérica, a Lima, a Santiago, Buenos Aires y Montevideo, ahora en marzo…

¡Qué bueno!
Sí, nunca he estado por allí, así que…

¿Nunca?
Bueno, he estado en Buenos Aires, pero nunca en Lima, por ejemplo.

Seguro que le esperan con ganas, entonces… ¿Por qué dicidió regrabar, reescribir el álbum “Music For A New Society”?
Bueno… Durante muchos años, la gente venía tras los conciertos y me decía… “Oye, mi copia de ‘Music For a New Society’ está rayada, ¿cuándo vas a sacar otra edición, para poder reemplazarla?”. Así pues, estuvimos esperando a que llegara el momento adecuado, y este llegó en 2013 cuando, en una invitación llegada de Aarhus, en Dinamarca, me pedían que fuera a tocar mi álbum “Fear” (Island, 1974) o bien “Music For a New Society”, íntegros, en concierto, en su festival. Así que aproveché esa oportunidad para arreglar los temas de “Music For a New Society” y ver cómo se podían actualizar. Entonces pensábamos que quizá sólo habría que remasterizar con alguna remezcla, buscar alguna cinta por si quedara algo de material aprovechable, y al final descubrí que lo mejor sería rehacerlo todo, dándole un tono contemporáneo. Me interesó más esa nueva forma antes que volver a la antigua.

Bueno, el resultado es evidente. ¿Cree usted que el entorno ha tenido algún efecto en el resultado de esta reinterpretación? El primero lo gestó en el oscuro Nueva York de los 80, mientras que “M:Fans” lo hace en una Los Ángeles agobiada por la sequía… ¿Condiciona el entorno?
No, no creo. Bueno, tampoco me he encerrado en el estudio, aislado del mundo para trabajar en él, no rehúyo las influencias a mi alrededor. Es cierto que últimamente hay muchos discos de hip hop buenos saliendo de Georgia o aquí, en LA, también en Oakland. Y yo los estoy escuchando, interesado en conocer por dónde van las cosas ahora…

¿Entonces el hip hop ha sido importante para este trabajo?
Sí, en ciertas ideas de grabación. La producción musical a la hora de grabar ha evolucionado mucho, sobre todo en el hip hop, y no tanto en el rock. Así que con esta actualización de “Music For a New Society” busqué esas nuevas ideas, mediante la electrónica y las mezclas.

¿Qué clase de técnicas ha usado para grabar el álbum, software, programas de ordenador? ¿Es un do it yourself?
Sí, básicamente ha salido usando Logic, Pro Tools, mezclándolo un poco, y distorsionando con EchoBoy.

Vaya, estoy seguro de que si se propusiera sacar una tercera versión, cambiaría de nuevo el resultado…
Sí, por supuesto. Cada vez que toque en directo sonarán distintas, así que…

También ha incluido cosas nuevas… Hablemos de “Prelude”, el tema que abre el disco. Parece una conversación telefónica con sus padres, y a su madre se la oye cantar…
Bueno, eso ya existía. La razón por la que no lo incluí en el primer álbum fue porque mi madre no se sentía bien, así que lo dejé fuera. Y ahora me parecía que incluyéndola, daría al álbum cierta forma de arco, algo que empezó ahí, con algo que nadie había escuchando antes.

¿Qué canción trata de cantar su madre?
Es una canción folk galesa, “By The Sea” (“Ar Lan y Môr”), y yo no recordaba la letra, por eso la llamé, para pedir que me la cantara. De hecho le pregunté por dos canciones, porque entonces yo quería incluir una canción folk galesa en el álbum, y ahora pensé que mejor que una canción sería incluir a mi madre cantando una canción…

Hablemos del segundo tema, “If You Were Still Around”… ¿Para quién fue creada esa canción, allá en 1982?
No tenía nadie en mente. Las letras son de Sam Shepard, y yo no tenía a nadie en mente cuando la grabé, y nunca pregunté a él sobre quién escribía. Por aquel entonces, Sam y yo trabajábamos en una ópera, “The Sad Lament Of Pecos Bill On The Eve Of Killing His Wife”, para llevarla a Nueva York, Off Broadway… Un día me envió unos poemas, borradores, para que los musicara, y ese fue el germen.

Y en esta nueva ocasión… ¿La grabó pensando en Lou Reed?
No. No. Ya estaba grabada cuando llegó el aniversario de su muerte, así que creí que sería una buena ocasión para hacer algo recordando a la Factory, por eso hicimos aquel vídeo en el que mostramos a toda la gente que ya no está entre nosotros. Pensé que sería una forma respetable de homenajearles.

En el tema original “Close Watch” empleó gaitas.
Sí.

¿No cree que la gaita es un instrumento demasiado avant-gardé para el rock de hoy en día?
Es un instrumento muy nostálgico, al menos para mí. Te trae muchos recuerdos de lugares abiertos, paisajes.

¿Sigue tocando la viola?
Sí señor.

¿Es una viola lo que suena en “Library of Force”?
Ah, sí. Bueno, se escuchan muchas otras cosas, pero también la viola. En “Back To The End” se escucha, de nuevo. La he metido siempre que he podido, a veces no se distingue, pero está ahí, en otros temas.

¿Cuál es su instrumento favorito, hoy?
Mmmmm (se lo piensa). Hay una cosa llamada Roli, R-O-L-I…

¿Qué es eso?
Es un teclado, un teclado electrónico. Es muy nuevo, y con él consigues cosas extraordinarias.

Siempre experimentando… Sé que no le gusta la nostalgia, pero usted ha retornado a 1982.
Bueno, he traído 1982 a 2016.

Vale, de acuerdo. Entonces… ¿Cómo va a traer a la Velvet Underground del pasado hasta 2016?
Bueno, simplemente siendo yo mismo.

El próximo abril usted volverá a la Velvet Underground en París (John Cale tocará “The Velvet Underground & Nico” en la Sala Filarmónica de la Cité de la Musique, acompañado por varios artistas invitados)
Sí, por nuestro aniversario.

“The Velvet Underground trabajamos duro y bien durante dos o tres años y lo hemos amortizado. Ya está”

¿Puede decirme algo sobre ese asunto?
Todavía no hemos anunciado gran cosa porque aún no hemos cerrado el evento, así que sólo puedo decir que nos centraremos en los dos primeros álbumes, es todo cuanto puedo decir ahora. Lo siento.

¿Quién va a hacer el papel de Lou Reed?
No tengo ni idea.

¿Ve muy lejos todo cuanto hizo con la Velvet Underground?
¿A qué te refieres con lejos?

¿Qué recuerdos conserva?
Hicimos muy buen trabajo y lo hemos amortizado. Trabajamos duro durante dos o tres años, ya está.

Vale… Siguiendo en los años 60… ¿Fue importante para usted mudarse a Nueva York?
Fue esencial, vital.

¿Cree que su carrera hubiera sido diferente si se hubiera quedado en Gran Bretaña?
No, nunca me hubiera quedado en Gran Bretaña, Nueva York era el lugar donde buscar la música minimalista en aquella época. Bueno, también podríamos hablar de Europa, Alemania, pero los músicos que a mí me interesaban residían en NY, John Cage y La Monte Young.

¿Qué músicos le interesan ahora, qué música escucha?
Hip hop… Vince Staples… Y estoy esperando el próximo disco de Snoop (Dogg)

(“La última pregunta”, me dice una mujer que se cuela en la conversación telefónica.)

Gracias. Quisiera preguntarle sobre uno de mis discos favoritos de su carrera en solitario, “Artificial Intelligence”. ¿Qué podría…?
Oh, no puedo entrar en eso ahora, esta entrevista era para hablar de “Music For a New Society”, nuestro tiempo se ha acabado y tengo otra entrevista esperando. Lo siento de veras…

No pasa nada, lo entiendo. Muchas gracias, señor Cale.
De nada, muy agradecido.