THE JAYHAWKS QUEDARON TAN ENCANTADOS CON LA GIRA QUE HICIERON EL PASADO FEBRERO POR ESPAÑA QUE HAN DECIDIDO VOLVER. EL JUEVES 25 DE OCTUBRE EMPIEZA EN BARCELONA UNA GIRA DE NUEVE FECHAS AVALADA POR EL EXITAZO DE LA ANTERIOR. PARA CELEBRAR EL EVENTO PUBLICAMOS LA CHARLA QUE MANTUVO CÉSAR LUQUERO CON EL LÍDER DEL GRUPO GARY LOURIS SOBRE SUS INQUIETUDES CULTURALES (¡GARY LEE A UNAMUNO!)

Líder, cantante, guitarrista y compositor de The Jayhawks. Esas son, en principio, las credenciales que avalan a Gary Louris. Pero, como siempre, hay más: un hombre interesado en la filosofía y la religión que, en los primeros tiempos de la banda, compaginaba el amor por la música con su trabajo en un estudio de arquitectura.
Hace ahora ocho meses que The Jayhawks, uno de los puntales de la renovación del rock americano en los noventa, visitaban por primera vez nuestro país. Era una gira inédita que, os lo aseguro, dejó huella, en todos los sentidos, entre las personas que trabajamos en esta casa. Y parece ser que no fuimos los únicos impresionados, según admite Gary Louris sentado frente a un PC conectado a la red desde algún lugar de Minnesota.

“Fui a un colegio de Jesuitas, sólo para chicos, durante doce años y lo cierto es que esto ha quedado grabado en mi psique”

“La verdad es que tras esa gira volvimos a casa con la intención de mudarnos a España, ¡fíjate si amamos tu país! Espero encontrar alguna casita de campo apartada, en vuestra costa, para poder pasar en ella los meses fríos de Minnesota, que se hacen muy largos. En realidad creo que España no es un secreto para nadie, todo el mundo sabe que sois encantadores y cuando estuvimos allí nos tratasteis como a reyes… por eso hemos currado tan duro para poder volver”. Trabajo duro, como el que realizaba Louris en los primeros días de existencia de The Jayhawks, en los que conjugaba su profesión Ðarquitecto- con sus anhelos -poner en órbita una banda de rock de raíz puramente americana-. Gary mira hacia atrás sin ira, pero consciente de que los primeros tiempos suelen ser difíciles. “Trabajé como arquitecto durante nueve años… los cinco primeros de actividad de The Jayhawks (entre 1985 y 1990) ensayaba por la noche y curraba en el estudio durante el día. Muchas mañanas dibujaba mientras escuchaba en cascos las cintas de ensayo que habíamos grabado la noche previa en el local… lo cierto es que todavía me interesa la arquitectura y trato de ver cosas siempre que me es posible, pero mi prioridad es la música”. Prioridad que no le impide tener sus favoritos también en arquitectura, aunque, en ambos casos, los tiros parecen ir por derroteros similares. “Me gustan todo tipo de estilos, pero al igual que con la música, prefiero lo antiguo a lo nuevo. Los edificios de Gaudí, en concreto me parecen espléndidos. Lo cierto es que era un genio sin igual”. Era de suponer que la arquitectura antigua, tan escasa en un país joven como los Estados Unidos, figurara entre sus preferencias. Mi comentario en esa dirección, provoca, en principio, una respuesta de doliente actualidad que se prolonga hasta los lugares más recónditos del recuerdo. “Cierto, Estados Unidos es un país joven, aunque con los recientes tragedias terroristas hemos tenido que crecer muy rápido… Los edificios más viejos del país están en la Costa Este y en Minnesota, datan de mediados del siglo XIX, así que es muy excitante contemplar la historia a través de los edificios antiguos de fuera de nuestro país. Trabajé como restaurador durante un tiempo e incluso me planteé graduarme en la Universidad de Columbia en esa materia, pero finalmente decidió seguir en Minnesota e intentarlo con los Jayhawks. De pequeño quería estudiar arqueología, así que, como verás, me interesa desde siempre el mundo antiguo”. Y Louris continúa haciendo generosa memoria cuando se le interroga acerca de sus confesas inquietudes religioso-filosóficas y de su afición por el sistema de, otra vez nuestro país, Miguel de Unamuno. Atendiendo a su respuesta no resulta difícil contextualizar la génesis de dichas preocupaciones. “Fui a un colegio de Jesuitas, sólo para chicos, durante doce años y lo cierto es que esto ha quedado grabado en mi psique. Pienso que hay muchos nombres distintos para la misma idea, y me desilusioné por culpa del empeño en acentuar las diferencias en lugar de abrazar y cohesionar las similitudes. Lo que me impresionó de Unamuno y acabó influenciando “Smile” -el último disco de The Jayhawks- fue aquello que estamos experimentando ahora en mi país, aunque un poco tarde y como resultado de una catástrofe: el sentimiento de que estamos juntos en esto, de que la vida cobra sentido si se vive en comunidad y de que la mejor forma de vivir es compartiendo. Que somos parte de un todo y que la prueba de que Dios está ahí es nuestro deseo de creer. Como ya te he comentado, “Smile” refleja mi lectura de Unamuno y es una tentativa de álbum conceptual acerca de una persona que elude el compromiso personal y colectivo creyendo que esa libertad le mostraría el mundo, para al final darse cuenta de que es a través del compromiso y el sacrificio como el conocimiento y la verdadera experiencia son revelados”. Una lectura apropiada -y personal, claro- del universo unamuniano que, a pesar de todo, mantiene a Louris en su sitio. Sin aspavientos ni presunción reconoce que “en realidad sólo he leído “Del sentimiento trágico de la vida”” y, tentado a hacer inventario de sus autores favoritos, se muestra prudente. Por la cuenta que le trae. “Podría decirte una lista de autores que me gustan. Así, a bote pronto, me viene a la mente Graham Greene, pero prefiero no hacerlo, porque estaría dando una buena excusa a mis compañeros del grupo para acusarme de pseudo-intelectual… que es lo que soy”. No te preocupes, Gary: te queremos igual.

Clica aquí para la letra de “Fools On Parade”, la canción que The Jayhawks han dedicado a Mondosonoro.

Clica aquí para ver las fechas de la gira.