‘Segundos antes del despegue’ se llama el nuevo trabajo de Inane tras 8 años. Un disco instrumental que, según asegura el propio Óscar Yuste, es ‘pop con mayúsculas’.
“En estos años nunca dejé de pensar en la música, es algo que siempre me acompaña. He paseado mucho, he escuchado muchas cosas. He reestructurado por completo mi estudio y, éste, en continua evolución, me ha ido llevando a diferentes sonoridades y, sobretodo, esta última grabación ha supuesto una fotografía de estados de ánimo”.

Si con ‘Ensemble’, el que suponía su último trabajo hasta ahora, comenzaba etapa sonora, en esta ocasión se puede hablar también de nuevo ciclo.
“’Ensemble’ fue el comienzo de muchas cosas, tanto en lo personal como en lo musical. Realmente fueron las únicas canciones que después de ser grabadas había escuchado, lógicamente hasta haber llegado a este epé. Con ‘Segundos antes del despegue’ nunca me planteé un giro musical o estético; fue algo que fluyó. Llevaba un tiempo ensayando, sin registrar nada nuevo que no fuesen primitivas grabaciones con el móvil (su calidad hace que sean más fáciles de desechar) para acordarme de juegos musicales del día anterior. Me enteré del concierto de FaseNuova, grupo que sigo y del que soy fan, y me ofreció Edu, de Bombo y Platillo, la posibilidad de tocar con ellos. Rápidamente preparé y cerré pequeños bocetos de canción que tenía hasta ese momento y me dediqué a ensayarlos, todo en el plazo de dos semanas. Esta ‘urgencia’ hizo por un lado centrarme en un número de canciones que ni tan siquiera tenía y limitó también el número de canciones a grabar, ya que dos días después del concierto empezaba en Estudios Montreal”.

El nuevo epé está grabado bajo la batuta de Hans Krüger. Tipo con el eclecticismo necesario para comprender el concepto de Inane. 
“Llegué a la grabación con muchísimas ganas ya que conocía a Hans desde hace muchos años. Todavía no se había dado la ocasión de hacer algo juntos y ambos lo esperábamos. Además compartimos gustos y conceptos musicales. De alguna manera conocemos muy bien la parte más post-rock, la electrónica, y compartimos afición por el cacharraje (¡¡básico!!) y todo lo que lo rodea, con lo cual fue muy fácil. Posteriormente el gran Javier Roldón de Vacuum mastering redondeó magistralmente la grabación”.

El estreno de las nuevas canciones fue el pasado 9 de diciembre desde Las Armas acompañando a FaseNuova. A eso se le llama comenzar nueva etapa bien alto.
“Fue un concierto especial ya que era un honor poder actuar con ellos y conocerlos un poco más, son divertidísimos. Aunque, sobretodo, porque actualmente interpreto únicamente canciones nuevas con todo el estudio en pleno, lejos del anterior set más orientado a la experimentación sonora cuyo instrumento principal era el ordenador”.

Y ahí es dónde pudimos hacernos una idea de por dónde irán ahora los vivos de Yuste.
“Los nuevos directos son, en realidad, un museo electrónico con vida propia. Sintetizadores vintage, métodos de secuenciación y cajas de ritmos de otra década y ordenadores monocromo. Creo que puede ser muy divertido para el asistente porque puede ver cómo se crean y cómo se conforman las sonoridades en directo sin sonidos enlatados ni predefinidos”.

“Este es un disco de pop con mayúsculas. Alegre y vitalista”

En palabras del propio artista, previas a esta entrevista, este disco “es un epé que yo defino como pop y que otros que lo han escuchado lo han definido como synth-pop o dream-pop”. O sea, que al final, es pop.
“En mi opinión este es un disco de pop con mayúsculas. Alegre y vitalista, concebido y estructurado en su minutaje para caminar pensando en que estás a punto de despegar en dirección a algo. Con influencias que van desde Los Planetas, inmensos siempre, hasta Nils Frahm, pasando por Oneohtrix Point Never y las demos de YouTube de sintetizadores. La melodía y la sección rítmica es muy importante en este epé y está muy presente. Podría llegar, incluso, a pensar en partes bailables. He llegado a recibir feedbacks como, por ejemplo, que he vuelto a componer canciones, acostumbrado a que la gente me encasille con melodías o estructuras más ambientales o experimentales”.

Hasta ahora ha estado disponible en escucha on-line y al fin es una realidad en vinilo de 12” y en cedé.
“Ha conseguido hacerse realidad gracias a una campaña de crowdfunding bastante intensa un tanto ‘radical’ ya que fue considerada en su primera mitad como ‘un acto de fe’. En ese tiempo quería ver el apoyo real y la confianza en el proyecto de aquellos que lo han seguido desde siempre después de tantos años. La respuesta fue muy emocionante consiguiendo más del 50% en esa primera mitad y animando en lo restante con una serie de teasers confeccionados con mucho cariño por personas muy cercanas a mí y que han estado en mi inspiración desde siempre, dando lugar a conseguir el objetivo. Próximamente, finales de marzo principios de abril, verá la luz presentándose en directo (todavía con fecha y lugar sin confirmar). Realmente ha sido un proceso muy emocionante y del cual estoy muy satisfecho y feliz”.