Que los árboles -la producción de Ariel Retchshaid y el Vampire Weekend Rostam Batmangli, o las colaboraciones de Blood Orange, Twin Shadow o Nico Muhly– no nos impidan ver el bosque: Alana, Danielle y Este son las únicas dueñas de su destino. Lo demuestran con un segundo álbum “Something To Tell You” (Universal, 17) con el que van a seguir haciendo amigos a lo largo y ancho del planeta.


“Somos una banda de rock”. El mantra se repite varias veces durante la conversación telefónica. Alana, Danielle, Este y la manager de Haim atraviesan Nueva York dentro de un coche con el manos libres activado mientras responden aleatoriamente a mis preguntas. Este es el único hueco, en el tránsito desde un plató de TV hasta la siguiente cita promocional, de una agenda imposible que da la medida del estatus actual de las tres hermanas a un par de semanas de la publicación de su segundo disco, “Something To Tell You”. Cuatro años después de un debut, “Days Are Gone”, que les llevó a girar con Lorde y Taylor Swift, colaborar con Calvin Harris o A$AP Rocky y recibir la invitación de Bono (aceptada, por supuesto) para pasarse por su estudio personal en Malibú. Con todo y con ello, Alana considera que “el grupo ha crecido de forma natural. Y tras tres años de gira dando miles de conciertos increíbles estamos muy excitadas ante la idea de volver a la carretera”.

Hay novedades, la más palpable durante nuestra conversación el rol que desempeña Danielle, cantante principal y guitarra. Cualquiera que haya visto a Haim en el contexto de una entrevista sabrá que Este (la mayor: 31 años) y Alana (la pequeña: 25 años) siempre han acaparado la atención frente a la patológica timidez de su hermana. Pero durante nuestra conversación es Danielle quien responde a la mayor parte de las preguntas, encantada de explayarse hablando sobre un disco con el que tuvieron que superar un bloqueo creativo. Tras ver como les rechazaban un tema escrito para la BSO de “Jurassic Park” (2015) las canciones empezaron a surgir “como un vómito”. Por eso eso no es de extrañar que la propia Danielle afirme que, más allá de la aparente temática amorosa que domina el disco, “de esa sensación de intentar comprender y encajar en qué consiste realmente el amor para una veinteañera, las canciones tratan del hecho de ser mujer, sentir confianza y ser fuerte. De ir a por eso que quieres. De hecho en eso consiste ahora mismo para nosotras Haim: girar por el mundo y… rock’n’roll”.

“Las canciones tratan del hecho de ser mujer, sentir confianza y ser fuerte”

Haim se esfuerzan en recalcar su autosuficiencia en un mundo de hombres. “Tomamos todas las decisiones: Haim somos al cien por cien nosotras tres”. Y lo más parecido a un momento de tensión en la entrevista surge por mi insistencia a hora de preguntarles por la inclusión en los créditos como co-autor de las canciones de Ariel Retchshaid, además de pareja sentimental de Danielle, productor principal del disco junto al Vampire Weekend Rostam Batmanglij. (Danielle) “El disco ha sido grabado por nosotras con la ayuda de Ariel y Rostam. En realidad tenemos diez millones de ideas y viene bien contar con un punto de vista externo que ponga un poco de orden. Tanto Ariel como Rostam tienen experiencia trabajando en estilos muy diferentes y son buenos con el sampler, las cajas de ritmos o los sintes, pero también grabando instrumentos orgánicos. Por eso nos encanta trabajar con ellos. Ariel ha producido ‘Climax’ de Usher, una de nuestras canciones favoritas, pero también a Cass McCombs, que es un artista increíble. Con Rostam pasa lo mismo, y de hecho Vampire Weekend son una combinación de sonidos muy diferentes. Así que, aunque puede ser una elección obvia, nos sentimos muy afortunadas de haber trabajado con dos productores tan talentosos”. Y tanto. En el curriculo de Ariel Retchshaid figuran Adele, Blood Orange, Charli XCX, Major Lazer, Carly Rae Jepsen, Kylie, Brandon Flowers, Madonna,… aunque con ninguno de ellos el joven productor de Los Angeles mantiene una relación tan intensa como con Haim.

Las excursiones de “Something To Tell You” por géneros como el r’n’b, el soul o el pop expansivo animan a analizar con detalle el trabajo de producción y las pistas sobre la posible evolución del grupo. Y hacen bien en marcar el territorio si ese crédito les pertenece. (Danielle) “Cuando escribimos una canción tenemos clarísimo desde el primer momento cómo queremos que suene. En realidad somos una banda de rock, tocamos dos guitarras y un bajo, yo toco la batería en todo el disco, pero nos gusta probar sabores diferentes. Hay quienes pensarían que por el hecho de ser una banda de rock no pueden utilizar una caja de ritmos o modificar la voz, pero a nosotras no nos parece un problema”.

Tal vez por eso a la hora de avanzar en público el nuevo disco Haim optaron por una opción cuanto menos arriesgada: una toma en directo registrada en el estudio de Right Now, precioso tema-crescendo que no sigue los patrones convencionales del pop de radiofórmula. (Alana) “Queríamos mostrarle al mundo cómo habíamos trabajado en el estudio, una manera muy natural de construir las canciones”. Justo en ese momento uno de los cineastas más importantes de la actualidad, Paul Thomas Anderson (“There Will Be Blood”, “Magnolia”, “The Master”), acababa de interesarse en colaborar con el grupo. “Fue en noviembre del año pasado. Paul nos propuso grabar un vídeo y estábamos encerradas en el estudio trabajando en ‘Right Now’, así que fue una elección natural. Lo cierto es que ese plano-secuencia era la forma en que queríamos presentar el disco: en el estudio, en directo, en una toma, sin cortes ni overdubs, que es como grabamos allí. Ahora entendemos de verdad la manera de trabajar de Tom Petty o Fleetwood Mac.

“Para nosotras la música es mucho más que entretenimiento. La música, de hecho, lo es todo”

Aunque hay dos temas que su discográfica recomienda no tratar con la banda durante la entrevista (política y relaciones personales), en cierto modo ellas convierten en alegato su reivindicación del papel de la mujer en la música: (Alana) “Nos gustaría ayudar a que las chicas que vienen a vernos se quiten de encima prejuicios y se animen a hacer cosas que pueden parecer vetadas para ellas, como tener un grupo de rock. No sé, entras a una tiendas de guitarras y el dependiente te ignora, parece como si penetraras en un ambiente que no te corresponde por el hecho de ser mujer”. (Este) “Nos gustaría que las chicas que nos vieran adquirieran confianza para salir ahí afuera y tocar música. Y no sólo tocar un instrumento: que ellas sean las productoras, las ingenieras de sonido y las tour managers del futuro. Aquello que deseen ser. Eso es lo que nos gustaría compartir con ellas”. Es su posición ante un mundo en el que, al igual que su amiga Taylor Swift, prefieren no tomar partido ideológico. En una entrevista reciente decía Alana que: “En ese sentido no somos diferentes al resto de la gente. Despertamos por la mañana, leemos el periódico e intentamos mantenernos informadas”. Su lucha es musical porque “para nosotras la música es mucho más que entretenimiento. La música, de hecho, lo es todo”.

Días de cine

A pesar de definirse como “rockeras” lo cierto es que las hermanas Haim llevan una vida más bien relajada que habitualmente les preserva de sustos como el que Este dio en Glastonbury, cuando se desmayó por falta de azucar (es diabética) justo al terminar la actuación. Así las cosas, una de sus mayores aficiones es disfrutar de una película juntas al acabar su actuación. La película favorita de Alana es “Ellas dan el golpe”, la de Danielle “Very Important Perros” y la de Este “Cinema Paradiso”. Aunque, puestas a elegir, la cinta que mejor representa el espíritu Haim sería “Los Goonies” “porque nos encanta meternos de cabeza en aventuras épicas”.