El malagueño respira esencia hip hop por los cuatros costados; chulería y una técnica al micro envidiable. Y en “Superhumano” vuelve mostrarnos sus virtudes; quizá no sorprenda tanto como aquel “Último cigarro” de 2010, pero demuestra que lo conseguido con aquel disco no fue de casualidad.


 

Cinco años después de aquella muerte ficticia en “Último cigarro” vuelves con “Superhumano”. ¿Has “resucitado”, mejorado, has evolucionado como ser humano o a raíz de qué surge este título?
Todo está demasiado reciente, voy a usar todo el año 2016 para auto analizar lo dicho en “Superhumano”, normalmente funciono según estados de ánimo y según los momentos específicos de cada etapa. Como digo es demasiado pronto ya que el disco salió como quien dice hoy, eso sí, en mi anterior trabajo mi ritmo y modo de vida era bien distinto al de ahora y mi estado de ánimo era mucho más negativo debido a distintas circunstancias. Hoy me siento más vivo que nunca y en un aprendizaje constante.

Durante los últimos años has centrado tu carrera en el grupo Mala Juntera (junto a Zatu, A. Sánchez y Hazhe). ¿Qué sacas de la experiencia de juntaros cuatro de los precursores del rap en este país? ¿Os ha costado gestionar puntos de vista musicales, egos, cachés,…?
Me encanta mi trabajo y no me gusta estar parado, también me gusta arriesgar, decidimos hacer ese proyecto para divertirnos ya que nos conocemos desde hace mucho, así de sencillo. La experiencia fue muy positiva y el premio fue la respuesta del público en los eventos, el directo iba enfocado a modo de homenaje al hip hop de toda la vida y para nada fue un problema el gestionar nada, al contrario, salió todo de manera muy natural.

De nuevo (ya ocurrió algo parecido con “Libertad/hambre” de Hablando En Plata Squad) publicas un disco con 23 canciones. ¿Eres amante de los álbumes largos o es que no te gusta que se quede nada en el tintero, alguna canción que pudo ser un hit y nunca fue?
Big Hozone y yo nos pusimos a sacar temas y nos vimos con unas 47 canciones o algo así, de ahí seleccionamos los proyectos que nos resultaban más interesantes hasta llegar a llenar el metraje, no fue nada intencionado el hecho de que haya 21 temas y 2 bonus tracks en “Superhumano”. Aunque pensándolo ahora en frío y poniéndome en la piel del comprador mejor que haya temas de sobra, personalmente a mí me gusta redescubrir esos temas raros que suele haber en los discos largos en el futuro. Uno no va buscando hits en realidad tampoco, los hits los decide la peña, en “Superhumano” tanto Hozone como yo lo tuvimos claro desde el principio, hemos hecho un álbum para nosotros, codo a codo y sin buscar tácticas ni formulas para gustar mas. Personalmente creo que los días de hoy son extremadamente superficiales, casi todo tiende a lo plastificado y queríamos aportar algo de amor y alma haciendo lo que nos gusta sin más. El trabajo habla por sí solo, lloré cuando lo pillé en físico y lo abrí.

El disco está producido en su totalidad por Big Hozone. ¿Ha sido una cuestión de afinidad musical, comodidad o para darle un sonido compacto y concreto al disco?
Hemos barajado ideas con ritmos de otros productores pero el resultado no iba en la misma dirección que el resto, lógicamente todo con naturalidad, durante los dos años de creación de este trabajo ha ocurrido de todo hasta llegar al resultado final. Big Hozone es el productor que saca mas de mi, llega a entender a donde quiero o puedo llegar, me lo pone fácil, me gusta crear con él, expone ideas y no se cierra en banda. Al final quedó así, totalmente producido por él y quizá porque así tenía que ser. Por mi parte perfecto ya que creo muchísimo en su talento como productor e incluso mucho más allá, como un ayudante o guía, muchas de las temáticas del trabajo surgieron conversando entre los dos.

En el disco encontramos muchos versos y frases que giran en torno de la fama, la envidia, los haters, beefs,… (Escúchense “Os comprendo”, “Envidia” o “Balada del hater”). ¿Cómo gestiona un cantante con 15 años de experiencia el ego, el hacer uso de la competición sin llegar a creérselo? O dicho de otra forma, ¿Dónde pones el límite entre el personaje y la persona?
“Os comprendo” trata de lo malo que es el ego para la salud, “Envidia” trata de tener celos hasta el extremo de querer tener lo que la otra persona se labró con esfuerzo y sudor, sufrir a causa del bien ajeno, y “Balada del hater” es una parodia acerca de que hoy en día todo el mundo se cree con derecho a ser juez, jurado o ejecutor, es como una relación amor-odio entre lo creativo y el lado que lo observa, tipo el síndrome de Estocolmo ya que en todos los géneros y ámbitos habidos y por haber hay haters, esto último me resultó divertido para encauzar esta canción pero cada tema tiene su universo propio. Respondiendo a tus preguntas, en mi caso el ego no existe, sólo lo empleo en las canciones de manera deportiva, chuleos completamente necesarios para desfogar en raps, desde siempre fue así y voy a seguir haciéndolo siempre ya que me encanta esa parte del hip hop en la que puedes hacer cosas que en la vida real serían imposibles o lanzar frases que otros no pensaron antes, también es entrenamiento y mantenerse activo, fresco, de eso se trata. Dentro de ese plano no hay límites, aunque también hay muchísimo de mi persona del día a día en el álbum a elección mía, porque así lo sentía.

“El trabajo habla por sí solo. Lloré cuando pillé el disco en físico y lo abrí”

En “A la mierda todos” hablas de esa gente que no confiaba en ti ni en el hip hop, que veía como una pérdida de tiempo aquello que has conseguido convertir en tu profesión. ¿Sigue habiendo alguien que te dice que el rap es una moda pasajera o ya cedieron ante la evidencia?
En mi caso ya se rindieron, pero en esta canción decidí meterme en la piel de cada persona que siente el hip hop del mismo modo que yo o parecido, es como un himno al esfuerzo y al hecho de cumplir los sueños por encima de todo. Quise hacer microhistorias que se iban entrelazando, como si los diferentes valores de esta cultura tuvieran un sentimiento mutuo, conseguir una meta, hacer lo que a uno le gusta de verdad, superar obstáculos, ser felices con sus trabajos y logros.

Y en otro track dices que cómo no va a haber contradicciones entre disco y disco si pasan años entre ellos, que todos cambiamos de forma de pensar. ¿Cuál ha sido la mayor contradicción o cambio que ha sufrido Capaz a lo largo de su carrera?
He eliminado todos los malos hábitos de mi vida, fui muy firme y disciplinado con esto, lo conseguí y me devolvió el ánimo y la fuerza para volver a escribir con ganas, también me vendrá genial para defender “Superhumano” en directo de la manera que merece, pero no sé si esto podría considerarse una contradicción, como te decía antes me guio por impulsos y sensaciones. La cita que menciones es un poco para concienciar a la gente de que hacer el mismo disco una y otra vez o usar formulas que ellos esperan es aburrido y a la vez una estrategia comercial en toda regla, “si algo funciona lo repetimos“ y en nuestro caso ni Big Hozone ni yo funcionamos así.

Llegaste a diseñar hasta seis portadas para el disco (una con tu foto de niño, otra un pepino, un murciélago, una bombilla, un gorila y un muñeco). ¿Por qué elegiste finalmente la de niño?
La idea de las seis portadas nace de las múltiples facetas del disco, del artista y de la persona. Todo el trabajo de diseño lo hemos desarrollado Dario Lofish, que es un gran amigo de toda la vida y yo. Queríamos currarnos todo el diseño con mogollón de cariño y cuidando cada detalle. Nos inspiramos en todas esas horas que pasamos de chavales destripando nuestros discos favoritos. Cada portada refleja diferentes aspectos de mí. En algunas me río de mí mismo, en otras me tomo muy en serio. Nos parecía que si la portada principal era el niño esto sería aun más evidente. Al fin y al cabo es ver a Capaz de una manera que resulta chocante a la vez que reconocible.

En el disco, recomiendas al público acudir a conciertos en salas pequeñas mejor que a festivales, ya que se aprecia mejor el trabajo del artistas. ¿Disfrutas más de los conciertos íntimos en salas que de las fiestas de los grandes festis?
Es una cuestión de tiempo, en festivales los timings están medidos y en salas puedes hacer mucho más, aparte de que no hay nada como el calor de una sala para explayarse, todo es mas intimo, pero ¡ojo! también disfruto muchísimo en los festivales. Cada cosa tiene su encanto aunque en estos todo va más deprisa y forzado. Soy de la opinión de que para conocer mejor a un determinado artista o trabajo es mejor ir a una sala de eventos.

Para terminar, y aunque sabemos que no es momento ahora que estás centrado en Superhumano y Mala Juntera, tenemos que preguntártelo. ¿Volveremos a escuchar algún día un nuevo disco de Hablando En Plata Squad?
Cada proyecto requiere su tiempo y su dedicación, es lógico, pero tampoco soy de parar de trabajar así que esa será la dinámica que mantendré. Cuando a Hablando En Plata Squad le parezca que es el momento perfecto y necesario para sacar otro trabajo se hará sin problemas y lo mismo ocurriría en el caso de Mala Juntera o de cualquier proyecto interesante que aparezca en mi vida. Ahora lógicamente estoy inmerso en esta obra que es “Superhumano”. ¡Paz para todos!