Pop oscuro. Metal refinado. Poderosa fragilidad. Los opuestos les sientan bien a los holandeses GOLD, burladores de etiquetas y autores de “The Optimist” (Ván Records, 17), una de las anomalías más sugerentes del rock del presente año. Estarán tocando en Barakaldo (Pub Mendigo, 29 noviembre), Vigo (Transylvania, 30 noviembre), Madrid (El Perro, 3 diciembre) y Barcelona (Razzmatazz 3, 4 diciembre), es este último caso acompañados por Foscor, quienes ofrecerán un set especial exclusivo para la ocasión.

Me gusta vuestra mezcla de música pop, melódica y accesible, y ese profundo ambiente onírico, oscuro y melancólico. Creo que el contraste es muy sugerente. ¿Se trata de una combinación que siempre estuvo allí, en algún lugar, o, por el contrario, es el resultado de una evolución insospechada?
Ha ido evolucionando. Apareció por primera vez en nuestro segundo álbum, “No Image”. Tenemos fondos musicales tan diversos y ricos que nos tomó un tiempo encontrar la manera de canalizarlos. Nos gusta mucho ese proceso de búsqueda, investigación y desarrollo de nuestra propia firma. Eso es lo que hace que crear arte sea tan interesante y gratificante.

“Optimist” es distinto a lo que mucha gente está acostumbrada a escuchar en el marco del rock y el metal. ¿Hay en él una ruptura formal o estética intencionada respecto a fórmulas ya conocidas?
Por nuestra naturaleza, queremos hacer música que agregue algo nuevo a lo que ya existe. No es un producto prefabricado para una audiencia prefabricada. Lo más interesante de la música es aquella música que muestra una nueva perspectiva, no una repetición u optimización de lo que se ha hecho antes. Esa es la música que nos mueve y nos inspira y así es como abordamos nuestras propias canciones. Nuestro experimento no consiste en crear la música más abierta o extrema posible, sino en crear un sonido por capas, emotivo, que nos refleje tal como somos y, por lo tanto, que sea verdaderamente nuestro y único.

Personalmente, encontré en el disco ecos a los The Gathering más etéreos y también a Portishead… ¿les consideráis en vuestra órbita?
Portishead son una banda fantástica e inspiradora, cuyo sonido comprende tal variedad de música, pero siempre cercanos a ese estilo oscuro y personal con el que nos podemos relacionar tan bien. Su último disco, “Third”, es sin duda uno de los mejores álbumes de este siglo hasta el momento.

El título del disco, “Optimist”, parece contradictorio si atendemos a la música y a letras como “tú también debes morir”. ¿Es la ironía un arte tristemente inusual?
Es contradictorio, como la vida. No es plano, ni de una sola cara. El optimismo se enfrenta a las dificultades que la vida y los tiempos actuales nos presentan, a nosotros y a aquellos que están peor. El optimismo es la razón por la que nos levantamos de la cama y hacemos esta música. El optimismo es algo que necesitamos especialmente en el mundo que ves reflejado en nuestras letras.

¿Es mejor la tragedia con un poco de sentido del humor?
Totalmente. Sin humor, la tragedia sería paralizante.

“Teenage Lust” es una canción hipnótica, como su videoclip, simple y brillante. ¿Cómo nació?
A veces es difícil precisar o recordar cómo se originó algo. GOLD es un proyecto en curso, trabajamos en él constantemente. Una canción se puede escribir en cuestión de minutos o puede adoptar diferentes y sucesivas formas antes de que estemos contentos con ella. “Teenage Lust” es una de estas últimas, ha tenido varias formas antes de que nos conformásemos con esta versión tranquila pero pesada. Trata de la ingenuidad. Todos tenemos el impulso de aislarnos de toda la negatividad exterior, de enterrar nuestras cabezas en la arena. En el vídeo, reflexionamos sobre el consumismo y el materialismo como un medio para conseguirlo. Como sedantes adictivos. Lester Burnham lo dijo mejor cuando dijo “Esto no es vida, son solo cosas”. En el vídeo queríamos representar eso. Ves una habitación llena de cosas, una sobrecarga de todo y un guiño evidente a la cultura de la imagen del metal. Grabamos el vídeo en nuestra propia casa. Nos llevó algo de tiempo construir el set. Lo hicimos todo nosotros mismos, excepto filmar (gracias a nuestro maravilloso fotógrafo Pim Top). Hay más pares de zapatos de los que uno necesitaría en la vida, hay vídeos de gatos, muchos discos clásicos y libros, camisetas de la banda, el álbum de fotos original con la imagen de portada de “Optimist”… lo suficiente para enterrarse.

Vuestras letras hablan de sentimientos universales, cercanos e íntimos, como las inseguridades y las luchas internas. Hoy en día parece que muy poca gente está dispuesta a reconocer este tipo de cosas, parece que todo el mundo debe proyectar una imagen de seguridad máxima en sí mismo…
Es genial que entiendas eso, porque es absolutamente importante para nosotros. Especialmente (pero seguramente no solo) en la escena del metal y el rock, la gente esconde su personalidad detrás de mucha imagen. No muestran tanto quiénes son, sino cómo quieren ser percibidos. Todo se reduce a maldad, nihilismo, cerveza o sexo, con poco espacio para la reflexión. Es un mecanismo de exclusión que siempre nos ha parecido extraño ver reivindicado por los autoproclamados marginados. Esto es realmente lo que “No Image” (el título de su anterior disco –ndr) significa para nosotros. Las imágenes más fuertes a menudo enmascaran las mayores vulnerabilidades. Todo el mundo tiene sus luchas e inseguridades. Seguramente es tentador esconderlas. Pero en lugar de eso, encontrarás crecimiento al abrazar tus debilidades y trabajar en ellas.

Cuando los medios o vosotros mismos habláis de actitud, es frecuente usar palabras como inconformista o externo. Más allá de la música, ¿cómo se expresa esa actitud en vuestra vida personal o cotidiana? ¿Es posible defender completamente estos valores en el mundo occidental capitalista actual?
Para nosotros es simplemente lo que somos, no supone un esfuerzo. Al no conformarnos y permanecer fieles a nuestro ser original, expresamos esto automáticamente. Puedes ver esto en nuestro trabajo diario, como en el caso de Milena, que trabaja en una empresa de diseño sostenible y antimaterialista; o en el de Thomas, que ahora trabaja en el campo de los derechos humanos tras años luchando, también, por los derechos de los animales. También puede apreciarse en la forma en que actuamos como consumidores: al elegir productos ecológicos, de comercio justo y libres de daños, mostramos de forma activa nuestra disconformidad con la norma dominante del consumo masivo barato.

En alguna ocasión habéis afirmado: “No solo pretendemos derribar muros y cerrar brechas entre escenas y géneros, sino también –más importante– entre personas”. ¿Cómo puede alcanzar esto una banda de música? ¿Qué debería pasar?
Al hacer música libre de estereotipos y clichés, esperamos atraer a la gente fuera de sus zonas de confort identitarias definidas por los géneros y las escenas, donde puedan ver que hay belleza y gente de ideas afines en todas partes. Queremos mostrar a las personas que lo que realmente importa y requiere atención es la personalidad y el carácter, no la identidad y la imagen. La identidad inspira exclusión, mientras que el carácter inspira inclusión.

¿Qué esperáis de vuestro concierto en Barcelona junto a Foscor?
¡Una celebración catalana del carácter y la creatividad!