Tres de tres. Futuro Terror han firmado un tercer larga duración en el que consiguen lo que cualquier grupo busca, evolucionar sin perder el sello personal, y entregan otra colección de canciones memorables. Hablamos con José Pazos, Néstor Sevillano y Héctor Bardisa acerca de este nuevo disco, de su pasado, de su futuro y de la industria musical en la que les ha tocado bregar.

Lleváis con este, tres discos a vuestras espaldas. Desde la publicación del primero al segundo transcurren dos años y sin embargo, este tercero nace en un periodo de tiempo más temprano. En ese mismo espacio de tiempo, se produce un cambio en la formación inicial de la banda. ¿Responde esta nueva publicación a una muestra de consolidación de la formación actual?
H: El hecho de entrar en el grupo con “Su nombre real es otro” (BCore, 16) casi recién salido del horno supuso un periodo de adaptación en el que tuvimos que ensayar bastante para unirnos y sacar sonido tocando juntos. Esto se ha ligado a una buena sarta de conciertos que ha dado pie a trabajar como grupo y construir otro puñado de canciones que se consolidan en “Precipicio”. Por tanto, pienso que a día de hoy, se puede decir que estamos consolidados.
N: Claro, cuando entró Héctor estuvimos bastante tiempo únicamente haciendo conciertos, presentando las canciones del disco anterior y tal, y había ganas de ponerse a componer juntos. No sólo en cuanto al sonido o la forma de tocar, creo que al escuchar el disco es evidente el cambio.
J: Si, claro, al haberlo hecho con Héctor supone una consolidación de la nueva formación.

Vuestra portada presupone un cambio visible en la evolución de la formación, además de ser una primera carta de presentación de un trabajo al que, precisamente, tituláis “Precipicio”. ¿Creéis en el cambio como un salto al vacío?
H: Barajamos muchas ideas y acabamos decidiéndonos por la propuesta de Maria Gea. Creo que simplemente se quería hacer algo distinto, que no tuviera que ver con las otras portadas. No sé para Néstor y para Jose lo que habrá supuesto, dado que ellos ya pasaron por esto en las otras dos ediciones. A mí me gusta mucho la portada y me parece diferente a las otras. Por otro lado el concepto de “salto al vacío” siempre me ha parecido interesante.
N: A mí me encanta cómo ha quedado el disco. Sinceramente, creo que es el diseño que mejor refleja lo que intentamos transmitir, el espíritu del grupo o como lo quieras llamar. También me flipa Adrián Bago, que se lo curra a muerte con el tema cómic, y las fotos que nos ha hecho Paco Santamaría (portada del primer LP) están bien guapas, pero ya me entiendes, creo que el nuevo disco ha quedado niquelado. Y bueno, yo no veo ningún salto al vacío, es una evolución que ha salido de manera natural.
J: El título del disco no responde en ningún caso a algo relacionado con un cambio estético en la banda. El título tiene que ver con un estado vital concreto, algo con lo que me sentía identificado a la hora de hacer las canciones. La portada en cambio sí supuso una decisión de romper un poco con el trabajo anterior, en cualquier caso ha habido un intento de hacer algo distinto que pienso que en realidad se ha visto frustrado porque el resultado es mucho más continuista de lo que hubiésemos querido, al menos yo.

Sin embargo, aunque se habla de cambio, el sello Futuro Terror es palpable en todas las composiciones. En este punto, hay quien puede llegar a preguntarse el porqué cambiar algo que desde un inicio funciona. ¿Es la evolución algo innato o surge de manera intencionada?
H: Creo que del primero al segundo hay aires distintos, así como del segundo al tercero. A ello le unimos un cambio en la formación, y el resultado es este. Naturalmente la evolución es innata, no? Como fan del grupo, siempre me gustaron sus canciones, ahora como miembro, pienso que hemos seguido preocupándonos por la canción y la evolución natural ha sido esta. No se han forzado fórmulas o caminos, hemos trabajado los tres en la composición y este ha sido el resultado.
N: Eso es, sin alejarse demasiado de la esencia del grupo, han ido saliendo nuevas formas de manera espontánea.
J: La idea de cambio surge por aburrimiento, repetir la misma fórmula es un coñazo. Entiendo que la gente que vive de esto cuando da con una fórmula que le da pasta lo hace por necesidad, porque si no no lo entiendo. Nosotros no vivimos de esto, así que somos libres para experimentar sin miedo a perder nada. Aún así insisto en que es un cambio muy relativo, porque hay muchas canciones en las que hemos repetido fórmulas de los discos anteriores, sobretodo en la cara B del disco. La cara B es igual que los dos discos anteriores.

Hay quien puede considerar estas últimas declaraciones de Jose como el nacimiento de un LP, llamémosle, fallido. Sobre todo porque suele apreciarse una tendencia en la música de reconocer cada nuevo trabajo como el mejor. ¿Falta de humildad o miedo de reconocer que no siempre se produce lo esperado?
J: Para mí éste es el mejor disco de Futuro Terror, lo que decía es que no me ha salido lo que pretendía hacer, me ha salido un disco parecido a los anteriores y yo quería hacer algo muy distinto, pero creo que es el mejor, y eso que cuando sacamos el segundo dije que me parecía peor que el primero, el segundo me sigue pareciendo el peor, pero casi todo el mundo dice que es el que más le gusta, pero “Precipicio” me parece mejor que los otros dos. En cualquier caso es totalmente cierto que hay una tendencia a decir que todo lo nuevo es mejor, y yo veo muchos discos por ahí que están muy bien pero no me parecen mejor que lo anterior. El último que sacó Juventud Juché sin ir más lejos me parece peor que el anterior, y creo que los temas que ya estaban en el EP suenan mejor en el EP, pero bueno, también pienso que es una de las mejores bandas que hemos tenido en este país, creo que en mi lista de gustos personales solo les superan Fasenuova.
N: Bueno, yo tampoco esperaba nada, desde que nos pusimos con temas nuevos he estado bastante abierto a ver qué salía. Igual para José es distinto, que suele hablar de cómo entiende las canciones en su cabeza, pero sinceramente, es el disco de Futuro Terror que más me gusta.

Siguiendo con este tema, ¿cabría esperar una ruptura total en la, como decís, fórmula, de Futuro Terror en el futuro?
J: Cabría esperarla porque a mí ya me aburre bastante el género que hacemos, me apetece bastante por ejemplo hacer un disco de hardcore-punk, todas cañeras, también me apetece mucho hacer pop blandito. También tengo otros proyectos para mitigar ese aburrimiento. Ahora estoy muy ilusionado con Alfa-estilo y con Brigada.
N: Hablar del futuro de Futuro Terror es ya demasiado futuro, eso se lo dejamos a otras bandas…

En alguna ocasión también se ha hablado de cómo la interacción con el público supone la valoración de los temas de forma distinta: si responden positivamente, si no… ¿Cómo ha influido la relación con el público en la creación de “Precipicio” (si es que lo ha hecho)?
N: Yo creo que no, al menos a la hora de componer. De hecho, no solemos tocar temas antes de grabarlos, un poco por lo que dices, por muy buenos que nos parezcan a nosotros, si la gente no los conoce, la reacción suele ser bastante bajonera.
J: Eso es, hablamos de que el público transforma nuestra manera de entender los temas una vez están hechos, de la importancia del público en un concierto como parte del objeto artístico, pero no nos influye a la hora de componer, es a la hora de interpretar cuando nos influye. Es decir, es evidente que ver un grupo en un macrofestival indi generalmente es una mierda enorme, en cambio ver a ese mismo grupo en una sala pequeña puede ser un fiestón bastante guapo, el rollo es que no es solo por el sonido.

Hablando de fórmulas…hay quien os ubica dentro del post-punk. Últimamente, se observa cierta tendencia a observar influencias del mismo en quizás, demasiadas bandas. ¿Qué opináis al respecto? ¿Creéis que se recurre al mismo como término “comodín”?
J: Yo lo que creo que directamente hay muy poca cultura musical, más gente escribiendo pendiente del hype de turno que de escuchar a los grupos y escribir en base a su propia opinión, el 75% de lo que se escribe suele estar sacado o de la nota de prensa del sello o de material ya publicado por otros medios. Pero teniendo en cuenta la precariedad laboral del periodismo en este país bastante bien se escribe. En cualquier caso es muy loco hablar de post-punk refiriéndose a nosotros o por ejemplo a La Plata que suenan todavía más 90s, no sé dónde ven el post-punk.
N: Eso es, comodín total. Yo no veo tanto post-punk por ahí, ni tampoco en lo que hacemos nosotros. Tenemos lo mismo de post-punk que de rollo 90s… De hecho nos han dicho varias veces que recordamos a los Pixies!

Hablemos de la grabación del LP. Habéis optado por un espacio distinto a los dos anteriores, de Alhama de Murcia pasáis a grabar en Torrellano (Harri Sound). ¿Qué os lleva a dar este paso?
N: Principalmente la comodidad y cercanía. Para este disco queríamos pasar un pelín más de tiempo en el estudio, sacando un sonido de batería curioso y prestarle más atención a la mezcla. Torrellano está a 20 minutos en coche de nuestras casas.
J: En el logo de Harri Sound aparece la silueta de Héctor, eso fue una señal. Conocemos a Alex desde hace un par de años, sabíamos que se lo iba a currar a tope y que tiene un buen estudio con una mesa Raindirk de la cual estoy absolutamente enamorado, eso unido a que estar cerca te permite ajustar más el precio porque duermes y comes en casa y eso nos permite estar unos dias más grabando…El master también ha sido determinante en el disco, Martín de Last Punch Mastering ha hecho un trabajo increíble, le dedicó un montón de tiempo a dejar los temas compactos sin comprimir a tope que es la tendencia actual y que suele joder las mezclas solo para que suenen más altas.

Con tres LPs a vuestras espaldas, es inevitable hablar también del pasado. Vuestros inicios se remontan a un EP compartido con Fantasmage. ¿Por qué una primera carta de presentación con un EP compartido?
J: Que nuestra carta de presentación fuese con Fantasmage fue una suerte muy grande para nosotros, a dia de hoy les seguimos debiendo mucho de lo que somos. Son una súper influencia para mí, como músicos y como personas, por su forma de entender la música y lo que le rodea.
N: A Nico y Andrés ya les conocíamos bien, nos encantaba lo que hacían, y encima lo editaba Pablo con Discos Humeantes… Todo suena perfecto, así que por qué no?

Hay quien considera el EP como una manera más rápida de presentar nuevos temas. Desde vuestra experiencia, ¿qué os proporciona cada formato?
N: Son formatos distintos, claro. Un EP es mucho más inmediato, a veces un LP se hace un poco tostón, pero bueno, ahí está la gracia, que tienes más espacio para poder desarrollar lo que estás haciendo en ese momento. Lo mismo pasa con los conciertos, con cuatro canciones se quedan corto, aunque tampoco te vas a poner a tocar una hora.

En otras entrevistas, habéis manifestado vuestro descontento con la industria musical de este país, también con la prensa musical. ¿Si estuviera en vuestra mano, qué cambiaríais en todo lo que envuelve a lo musical en España?
J: Lo primero que cambiaría si pudiese es la mentalidad de todas las bandas que se venden barato y le hacen el juego a los grandes festivales y a las marcas, y que a cambio de unos cuantos bolos de 700 o 1000 pavos, permiten que marcas de licores apestosos sigan vendiendo que son super guays y que festivales de música mainstream sigan vendiendo la idea de que son algo underground o independiente, por lo que a mí respecta tocar con Lori Meyers y León Benavente y Vetusta Morla es lo mismo que tocar con Joaquin Sabina, Taburete y Danza Invisible. Respecto a la industria hay mucho mamoneo y muy poca profesionalidad, lo de la SGAE es una vergüenza, escándalo tras escándalo, nadie sabe cómo calculan lo que le dan a cada artista, te puedo decir que lo que nosotros vemos anualmente es absolutamente ridículo, respecto a los promotores hay una especie de brecha muy loca, por un lado pequeños promotores que son gente increíble, casi héroes de la cultura en nuestros días y por otro los capos de los grandes festivales y conciertos dan esa imagen de farloperos a los que no les interesa la música en absoluto, la prueba de ello es que sigan repitiendo cartel año tras año de música mainstream y vendiendo al mismo tiempo un concepto distinto. Respecto a la prensa musical, se echa en falta un revista como la Wire, y bueno, hay periodistas muy buenos en casi todos los medios de prensa escrita, pero una linea editorial que normalmente peca de lo mismo, hacerle el juego a los artistas de siempre y a todos esos festis, a cambio de la publicidad claro está. En cualquier caso la realidad sigue siendo la misma, unos cobran 500 euros para que otros cobren 50000, y lo malo es que los que cobran 500 euros son los que le dan sentido a todo el tinglado, sin ellos se vendría abajo. Pero bueno, en la industria musical opera el neoliberalismo más salvaje, no hay sindicatos, no hay normas…
N: Nah, yo paso de cambiar nada, cada uno que publique, monte o vaya a lo que le salga de los huevos.

Incluso yéndonos a nivel local, en vuestro caso Alicante, se observa una tendencia general a la falta de recursos y espacios, sobre todo para bandas que se mueven por el circuito más underground. Sin embargo, siguen montándose bolos e incluso festivales como el próximo Transtropicalia. Si tuvierais que expresar el estado de la, digamos, escena alicantina a alguien que aterriza de nuevas en la misma. ¿Qué diríais de positivo y qué de negativo?
J: El Transtropicalia es un ejemplo de esos pequeños promotores que digo que son como héroes y lo que son capaces de hacer, respecto a la escena alicantina tenemos a Kidd Keo, y ahora se están fraguando un puñado de bandas chulas. Y ya centrándonos en nuestro género atención al grupo que está montando Joan nuestro antiguo batería (todavía sin nombre), a las Infrarojas, o a Nestter Donuts, bandas que están empezando pero de las que puede salir algo muy interesante. De negativo eso, la falta de espacios, se echa en falta algo autogestionado.
N: De positivo, que hay mil conciertos y mil movidas, de hecho, dudo que haya tanto público como para que vaya bien el asunto. De negativo, la falta de espacios donde poder montar cosas “pequeñas” sin tener que acabar poniendo pasta de tu bolsillo ni decirle a la banda que ha salido una miseria.

En alguna ocasión, habéis hablado de festivales que buscan ganar dinero en mayor medida -más allá de los macrofestivales- y otros que también lo hacen, pero de una manera más, digamos, apasionada (y quizás menos ambiciosa). Sin embargo, de alguna manera, todos -hablando del circuito underground de forma general- habéis pasado por ahí. ¿Qué está ocurriendo?
J: Creo que te refieres a los medianos y pequeños festivales, a veces hemos distinguido que hay unos que hacen las cosas como nos gustaría que siempre se hiciesen, es decir, sin patrocinios de marcas y preocupándose por ofrecer algo de calidad a muy buen precio y por tratar a todas las banda por igual, y en otros nos hemos encontrado un montón de patrocinios distinción en el trato a las bandas, bebida a precios desorbitados…Es decir, el modelo de los macrofestivales llevado a uno pequeño, y eso pues da mucha tristeza la verdad, y no vamos a dejar de criticarlo. De todos modos lo que también es muy triste es que nos vemos muy solos en este cometido de criticar las cosas mal hechas. Pero lo que de verdad nos encanta decir quién hace las cosas bien: Funtastic, Salt Mortal, Festunizer, Canela, Transtropicalia, Chingaste la Confianza, Liceo Mutante, Lata de Cinc, Mango tonight, Dead End León, seguro que me dejo un montón, pero esa gente son los putos amos, LOS PUTOS AMOS.
N: Con lo de “pasar por ahí”, ¿a qué te refieres? ¿A cobrar una cifra de risa (si no gratis) en un determinado evento porque es una excelente promo para la banda? No, no hemos pasado por ahí. Repito, a mí me parece perfecto que la peña monte las movidas a su manera, cada uno invierte su tiempo, dinero y esfuerzo en lo que quiere o puede, no tiene por qué haber pasión, pero tampoco creo que pase nada por posicionarse un poquico, decir lo que nos gusta y lo que no.

Volvamos a “Precipicio”, que es de donde veníamos. Desde noviembre de 2016, se podría decir que lo vuestro ha sido un “no parar” a nivel de conciertos. De hecho, entre junio y agosto se os ha podido ver por ciudades como Sevilla, Tarragona o Pontevedra. Teniendo en cuenta todos los puntos geográficos que habéis pisado este año y de cara a las próximas fechas que tenéis en octubre, ¿cómo os planteáis esta nueva gira? Sobre todo valorando que repetís en algunas ciudades e incluso salas…
J: Con muchas ganas de repetir en sitios dónde nos han tratado tan bien, tenemos una suerte inmensa de poder girar por salas y pequeños festis y que venga tanta gente a vernos. Todos venimos de grupos que tocaban el 75% de las veces para 20 o 30 personas, así que lo de ahora es un súper lujo.
N: Sale disco nuevo y hay que venderlo, mostrar las canciones como son. Son temas que han salido en un local de ensayo y creo que como mejor suenan es en directo. No hemos utilizado el estudio como “un instrumento más”, eso que se dice tanto ahora, el disco lo llevábamos ya terminado de casa. Y bueno, lo que decía antes, salvo los avances que ya han sido publicados, aún no hemos tocado el resto de las canciones en directo.

Además de “Precipicio”, ¿qué es para Futuro Terror este nuevo trabajo?
H: Para mí, una forma de seguir trabajando haciendo lo que me gusta. Precipicio hacia arriba.
N: A mí me ha servido para acabar de pillar el rollo. Yo lo veo como el disco más personal, o bueno, igual es al revés. Quiero decir, aunque Jose sigue siendo el compositor principal, creo que en este disco tiene mayor importancia el sello o peso de los tres miembros. Pero claro, eso quiere decir que son más personales los otros, ¿no? De la persona de Jose.
J: Para mí es el disco que más me ha costado, la razón es que sin Joan para mí es el doble de difícil componer, llevaba tocando con él 15 años y siempre he pensado que es un genio, a la hora de estructurar las canciones Joan era el que hacía que los temas se convirtiesen en algo redondo. El peso de Joan en los dos discos anteriores es enorme. Así que este disco me ha supuesto un quebradero de cabeza, pero bueno, entre los tres creo que hemos sabido hacer algo distinto, Héctor ha aportado mucha originalidad y Néstor me lee la mente a la hora de hacer los bajos, así que es fácil con ellos. También es un disco más introspectivo y que busca menos agradar a la gente y más una catarsis a nivel personal. Creo que toda mi angustia vital y mi descontento político se han quedado en este disco, así que a partir de ahora voy a hacer canciones preciosistas y a dejar ya de hablar de mi propia mierda y de que los posmodernos, socialdemócratas, situacionistas, etc. me parecen una panda de pusilánimes.