Es lo que llevan buscando desde su formación, hace ahora ocho años: un sonido propio que aúne todas las influencias que les marcado como músicos y que les acompañan en su día a día. En “Aurora” Fuel Fandango abraza sin miedos ni complejos la electrónica y lo hace con un disco donde el castellano está más presente que nunca. Están seguros de lo que hacen y del trabajo que tienen entre manos, quizás por eso hay un mensaje que subyace en todas las entrevistas y canciones que ofrecen Alejandro Acosta y Nita Manjón: libertad.

Primero fue “Shiny Soul”, después “Trece lunas” y ahora “Aurora”. Parece que la luz y sus sombras siempre acaban estando presentes en vuestros trabajos.
Ale: Aurora es como la primera luz de la mañana y nos dimos cuenta que habíamos hecho un disco muy positivo, después de “Trece Lunas” que era muy oscuro, este es como más alegre. Volvemos a amanecer, el proyecto vuelve a amanecer.
Nita: Es como un nuevo comienzo personal nuestro.

¿Es fruto de un momento vital más positivo?
Nita: Bueno, es un momento diferente. Llevamos en esto desde 2008, uno va evolucionando como persona y como músico. Quizás sea un momento muy bonito y muy luminoso.
Ale: Estamos en un momento donde estamos muy seguros de nosotros mismos. Tenemos las cosas mucho más claras.

Os habéis tomado un año de “vacaciones”. ¿Hacía falta oxigenarse un poco después del anterior disco? ¿Es necesario tomarse un respiro entre disco y disco?
Ale: Sí, se nos juntó el primer disco con el segundo. Estuvimos casi seis años sin parar y cuando terminamos la gira de “Trece lunas” decidimos que íbamos a estar un año en calma. Hemos hecho algunos conciertos en Europa y en Asia, pero en España decidimos parar y componer tranquilamente porque siempre habíamos compuesto en gira y queríamos disfrutar de ese momento de composición.

“Es importante tener una identidad propia y que la gente te ubique”

Habéis tenido tiempo para disfrutar del proceso compositivo. ¿Cómo ha sido? ¿De dónde han surgido las canciones?
Ale:“Salvaje” nació de un riff de guitarra y un canto de blues, por ejemplo. Pero luego a lo mejor viene Nita con una melodía o una guitarra, me la pasa y la transformo o al contrario. Tenemos una manera de componer muy libre. Hay otras canciones que nacen de cero, los dos encerrado en el estudio.
Nita: Aunque luego no se quede yo escribo, escribo y escribo. Hacemos las cosas como nos salen del alma, sin pretensiones ninguna de llegar a ninguna parte. Simplemente hacer música con honestidad y con lo que uno siente.

¿Cómo ha sido el proceso de producción? ¿Por qué Steve Dub?
Ale: El disco se grabó en Madrid en varios estudios. Y luego otra parte del disco la he coproducido yo con Steve Dub, que es el productor de los Chemical Brothers desde el primer disco, y se ha mezclado en Londres. Nos gusta mucho ese sonido y como es nuestro disco más electrónico sabíamos que le iba a dar el rollo que queríamos.

En el anterior trabajo predominaba el rock y ahora la electrónica gana peso ¿ha sido así de una manera premeditada?
Nita: Pues mira, nosotros hacemos música de baile pero en este disco queríamos hacer bailar de verdad. Lo teníamos muy claro. Menos un tema, el resto del disco son de estar bien arriba. Nos espera un verano de festivales muy guapo, de tocar a las tantas (risas)
Ale: Al final de la gira de “Trece lunas” ya veníamos haciendo los conciertos más electrónicos. Y nosotros escuchamos mucha electrónica. Era como “bueno, vamos a hacer un disco más electrónico”.

¿Os llega a obsesionar la búsqueda de un sonido propio que os identifique? ¿lo habéis encontrado?
Ale: Nos sale de manera natural seguir investigando
Nita: Es importante tener identidad y que alguien te escuche y te ubique porque al final siempre hay mucho de lo mismo. En mi opinión. Como desde pequeña he cantado tantas cosas siempre he estado en la búsqueda de un estilo propio porque al cantar tantos estilos diferentes no sabía ni yo el estilo que tenía. Como cantante yo ahora me entiendo un poco mejor y con Fuel pasa lo mismo: aunque mezclamos muchas cosas tenemos una identidad propia.

¿Y el idioma que usáis a la hora de componer?¿También sale de manera natural?
Nita: Quizás hemos perdido un poco el miedo a escribir en español.
Ale: Es el tercer disco, la frontera entre el español, inglés, el flamenco, la electrónica ya non están tan delimitadas como estaba antes. Componemos sin fronteras. Por eso hay mucho español en este disco. Casi más de la mitad del disco está en español.

Por la música que hacéis y también por vuestras raíces os movéis por muchos círculos. No sé si os habéis encontrado algún purista del flamenco que se haya echado las manos a la cabeza o al contrario, algún entendido de la electrónica que os haya reprochado algo.
Ale: Nunca hemos notado ese rechazo, pero quizás si ha habido algo de incomprensión ha sido más en otros ámbitos, no en el del flamenco.
Nita: El otro día me encontré a un cantaor de flamenco con el que yo cantaba cuando era pequeñita y me dijo “deja de hacer ya esas tonterías y ponte a cantar por bulerías que es lo que tienes que hacer” (risas). Es un colega y bueno… pero es verdad que bueno, es normal que los puristas sean así. Pero hay puristas de todo: del flamenco, del rock, de la electrónica… pero nosotros somos completamente lo contrario: somos gente libre y que nos gusta la música en general mientras tenga calidad.

¿Cómo ha sido eso de samplear discos de flamenco?
Ale: En vez de estar sampleando discos de soul o de funky, que es lo que normalmente se hace, pues dije: voy a samplear cosas de aquí y he sacado oro. Hay mucho sample en este disco. Muy camuflado, incluso nos hemos sampleado a nosotros mismos muchísimo. A mi me gusta mucho investigar.

¿Cómo surge la colaboración de Estrella Morente?
Ale: Tanto Nita como yo hemos tenido acercamientos a la familia Morente. Yo participé en la producción de “Pablo de Málaga”, de Enrique Morente, en 2008 y Nita conoció a Enrique cuando era pequeña.
Nita: Fui a cantar a una verbena de Granada cuando tenía trece años o así y Enrique estaba allí con su familia. Se quedaron hasta el final y luego estuvieron allí con mi familia, me dieron consejos. Él me dijo “deja la copla, vete por el flamenco”. A mí se me quedó eso marcado, además me pidió una foto mía para llevarla a casa… me pareció muy bonito.
Ale: Además lo que ha hecho Estrella es una cosa muy chula, se ha salido de su zona de confort y ha arriesgado haciendo cosas muy guapas con la voz. Me parece que es uno de los temas más chulos.

Nita, llevas cantando copla, flamenco… desde pequeña ¿Hay antecedentes musicales en tu familia?
Nita: Sí, en mi casa sí. En la de Ale no hay antecedentes, es el primero (risas). Mi abuelo era saxofonista y tocaba con muchos artistas: Antonio Machín, Estrellita Castro en los años 30. Mi padre es aficionado también, tocaba el bajo en una banda ye-ye, y mis dos hermanas son bailarinas. Tengo primas que cantan también… todo el mundo en mi casa sabe tocar aunque sea la guitarra. Menos mi madre, la pobre.

Entiendo que este acercamiento que hacéis al flamenco no pilló de nuevas en casa.
Nita: No porque yo cantaba por Camarón y cantaba por Michael Jackson entonces a mi padre esto le hace feliz porque nos ha curtido con eso en casa. Es un amante del rock de los 70 y también del flamenco y la copla. Él me ponía a Imperio Argentina también. He crecido así y yo no podía hacer otra cosa que no fuera eso. Mi padre tiene un orgullo con nosotros que madre mía, él viene a los conciertos y los disfruta muchísimo.

“Yo le tengo mucho respeto al flamenco porque es lo que he hecho desde pequeña y se lo estoy perdiendo porque no me queda otra”.

¿Nunca os ha pedido una colaboración?
Nita: El quería ser nuestro manager, lo que pasa que no le dejamos (risas). Si por él fuera estaba aquí ahora mismo con nosotros.

Ale, tu produces otros trabajos de otras bandas ¿qué peso tiene en tu día a día la grabación con esos grupos en relación al trabajo que haces con Fuel Fandango?
Ale:El proyecto principal es Fuel Fandango y el que me absorbe todo el tiempo pero cuando tengo tiempo libre sí que acepto proposiciones indecentes (risas).
Nita: las que yo le dejo (risas)
Ale: Acabo de terminar con la producción de Muchachito, Jorge Pardo también me ha llamado para estar en su disco. A mi me gusta mucho producir y una vez cogemos la dinámica de gira pues sí que tengo más días para meterme en el estudio.

¿Ha llegado alguien pidiéndote un sonido como el de Fuel Fandango?
Ale: No, y espero que no suceda. Porque el productor tiene que acoplarse al proyecto que sea sin dar mucho la mano. Fuel Fandango es Fuel Fandango y cada proyecto tiene que tener su sonido, cada uno tiene que buscar su propia identidad, sonar a Fuel Fandango no creo que sea el objetivo de ningún grupo.

Cada vez más las músicas populares están ganando peso en las propuestas de este país fusionadas con sonidos más electrónicos, más rock… Llegados a ese punto ¿Hasta dónde está el límite? ¿Hasta donde una canción deja de ser una fusión natural para pasar a ser forzada?
Nita: Yo le tengo mucho respeto al flamenco porque es lo que he hecho desde pequeña y se lo estoy perdiendo porque no me queda otra. Pero pienso que mezclar las cosas no es pegar las cosas. Hay que darles mil millones de vueltas y hacerlo con todo el respeto del mundo para que no se desvirtúe y si se desvirtúa que se desvirtúe con gusto. Al final es tener gusto haciendo las cosas. Creo que puedes hacer todo tipo de mezclas pero con respeto y con gusto. El flamenquito que tanto daño ha hecho, en un ejemplo de eso: de pegar sin más.

Además del llevar el flamenco a vuestro terreno, musicalmente hablando, también lo hacéis a nivel de imagen. ¿Tuvistéis claro desde el principio que querías llevar esa imagen tan potente?
Nita: Sí porque como yo empecé con la copla y con cuatro años te tienes que hacer un moño, cuatro caracoles y te tienes que pintar la cara y ponerte la bata de cola, pues ya entras en el concepto de show que a lo mejor otros músicos no tienen en su identidad. Yo me he criado así. Es una costumbre y era algo que yo tenía muy presente desde el principio de Fuel Fandango. Queríamos hacer algo que también fuera visual, que fuera un show, meter danza, el abanico, este año queremos meter también taconeo… poco a poco vamos mejorando ese concepto de espectáculo. Es una parte que ¿por qué no cuidarla? Lo hacen fuera, ¿Por qué no lo vamos a hacer aquí?

¿Habrá taconeo en el directo?
Nita: Sí, estamos en ello. Yo estoy dando clases con una bailaora en Córdoba. Mis hermanas son bailarinas y yo me he criado en el conservatorio viéndolas pero no he bailado nunca. Entonces lo que yo hago es por mera intuición, pero ahora me estoy poniendo con ello para poder dar unas pinceladas en los conciertos.