Efectivamente, la historia del primer EP de este trío madrileño formado por Dani, Nico y Carlos tiene miga. Ha vivido cambios de formación, de orden de tracklist, de repertorio, de estudio de grabación, e incluso tiene anécdotas típicas de disco mítico: Cuando ya lo tenían terminado, hicieron otro tema casi para rellenar… y resulta que a la postre es un hit imprescindible del álbum.


Si no me equivoco ha habido un cambio de formación en el grupo. ¿Por qué se ha producido, y en qué ha afectado a la dinámica de la banda? ¿qué aporta el (la, ¿no?) nuevo miembro?
Originalmente FAVX éramos Nico, Dani y Marcos, pero Marcos tuvo que dejar la banda por temas de trabajo. Marcos grabó el EP con nosotros y Elena (Yawners, Estrogenuinas) entró en la banda durante el Jagertour y el Primavera Club. Ella estuvo tocando con nosotros en todas las fechas que teníamos hasta la salida del EP y ahora toca el bajo Carlos, que anteriormente viajaba con nosotros en las giras para echarnos un cable y sacar fotos de los conciertos. No sé ahora mismo cómo va lo del récord de cambio de integrantes en tan poco tiempo, pero creo que ya hemos conseguido empatar con Black Flag.

Este EP es un paso hacia un nivel más “pro” que realmente ansiabais dar, ¿no es así? ¿cómo ha sido el proceso, desde idearlo hasta verlo terminado?Lo cierto es que el sonido se ha pulido muchísimo desde que entramos a grabar las demos de Welfare en verano de 2016. Antes teníamos en mente un sonido más crudo, tipo Albini y estábamos a tope con lo noventero (PJ Harvey, Big Black, Shellac…) y eso es algo que Ojo supo calar a la perfección. Tiempo después cuando Ángel (Miel de Moscas) nos ofreció regrabar con Hans, descubrimos en Subiza otra forma de hacer las cosas, ya no éramos tan estrictos con ser fieles al sonido directo y nos fijamos en otro tipo de bandas (Weaves, Girl Band, Marilyn Manson) para buscar un sonido con más arreglos y más complejo. La grabación fue prácticamente un 20% grabar y un 80% trastear con los cacharros de Hans probando sonidos que nos molaran.

Habéis regrabado Flowers Of The West, ¿verdad? Imagino que era importante que estuviera en el EP, ¿no es así?
Era importante porque es un tema que no queríamos que se perdiera tras la partida de Marcos. Es una canción con el que nos sentimos muy identificados y que consideramos esencial a la hora de entender la banda. Nico se pasó a cantarlo y pensamos que lo mejor era regrabarlo para presentar la nueva versión, que también incluye muchos arreglos que fuimos desarrollando en directo y que le dan otro color al tema.

“’Vanilla’ está basada en el Test de Bechdel, así que va sobre mujeres haciendo lo que les salga del coño”

También Born In The 90’s, ¿no? ¿En algún momento valorasteis incluir algún otro tema de los que ya habíais presentado?
La historia de Welfare en sí es una puta locura. Las vueltas que ha dado este EP hasta salir por fin han sido infinitas y en cierto momento llegamos a saturarnos y a necesitar sacarlo cuanto antes para poder presentar los temas de una vez. Cuando nos plantearon regrabar pensamos en los temas que más nos molaban e hicimos criba de 10 canciones hasta las 6 que forman Welfare ahora. Pensamos que era absurdo grabar las demás porque eran canciones que ya se nos habían quedado viejas y ni siquiera tocábamos en directo.

Vanilla es un hit de libro, ¿cómo surgió? El tratamiento sonoro también está logradísimo, ¿costó mucho dar con ello?
Sinceramente, Dani tiene una manía con el número 10 y siempre que se mete a grabar tiene que ser 10 temas. Teníamos 9 antes de ir con Ojo para grabar las demos y estuvimos las semanas antes de ir al estudio dando vueltas hasta que dimos con Vanilla. Cuando teníamos la instrumental pensamos en una letra que fuera parecida a Pogo in Togo y hace poco habíamos oído hablar del Test de Bechdel, así que la temática de la canción salió de allí, sobre mujeres haciendo lo que les salga del coño.

¿Hasta qué punto tiene que ver la contundencia de esta grabación con la compenetración adquirida en el directo?
Con las demos la gente siempre nos decía que el sonido directo era mucho más contundente que el de las grabaciones. Hans supo empaquetar toda esa energía del directo y meterla en Welfare. Para nosotros el directo tiene algo que no se puede capturar en una grabación: la energía, hasta los fallos y los arreglos que improvisamos en directo. En Welfare hemos aprendido a separar lo que es único del directo y generar un “sonido estudio” para FAVX. No tiene la rabia del directo, pero lo compensa con otros matices que el directo jamás tendrá.

¿Dirías que a nivel lírico se ha mantenido la esencia de los temas con los que os presentasteis en sociedad, o ha habido un cambio de dirección en algún sentido?
Born y Flowers no han cambiado, y las canciones de Welfare llevan mucho tiempo escritas y en ese sentido hemos sido fieles a los originales. Para nosotros la honestidad es muy importante a la hora de escribir las letras: quién eres tú y dónde te encuentras. La temática del EP gira en torno a la angustia y la saturación, son dos conceptos sobre los que cantamos mucho y en los que nos sentimos muy envueltos durante el proceso de creación de las canciones.

¿Qué balance hacéis de vuestra colaboración con Jager?
Muy positiva. Arnau y su equipo son peña espectacular a las que realmente les gusta la música y eso no es algo que se pueda decir de mucha gente que se dedique a la industria de la música en España. Ojalá existieran más proyectos así en España, en los que se apoyase a la escena emergente y pusieran un poco de color a los mismos festivales que cuelgan el mismo cartel todos los años. Se envidia mucho a la industria británica pero es que los ingleses cuidan mucho la escena emergente y tienen un movimiento musical muchísimo más ecléctico y diverso. Necesitamos menos FNACs y más iniciativas así.

¿El uso del inglés está ayudando a la internacionalización de FAVX? ¿Genera feedback de gente extranjera en redes sociales y oportunidades de salir fuera?
A Estados Unidos y Reino Unido iremos a tocar en febrero y marzo, y entonces podremos evaluar qué tal cala nuestra movida allí. De momento sabemos que hay un número considerable de gente que nos escucha y el interés de Burger Records por el disco y las fechas que tenemos cerradas en ambos países nos hacen pensar que merece la pena intentar dar el salto. Ahora, hasta dentro de tres meses no te podremos contar qué tal jajajaja

Tenéis buena relación con Biznaga, y os conecta con ellos la paradoja de querer tener una banda de pop pero acabar sonando más punk… ¿Por qué crees que os sucede esta mutación instintiva?
Cuando empezamos el grupo éramos sólo Nico y Dani y apenas sabíamos tocar nuestro instrumento. Nico viene de la electrónica y Dani del hardcore punk, o sea que teníamos que encontrar la forma de empastar ambos trasfondos sin terminar a tortas. Fireking es uno de los primeros temas que hicimos y creo que ahí se nota mucho este asunto. Para nosotros el pop no es un concepto comercial, sino que es algo que está en cada uno, en las cosas que te gustan y en un tema que escuchas y se te queda pegado en el cerebro. Para nosotros FAVX es pop porque es algo impredecible que sale de nosotros. Y además siempre hemos tenido la coña de que tenemos un grupo que hace música para anuncios de coche. Tanto eso como el pop es algo a lo que nunca llegaremos.

“Una de las cosas guays que nos ha enseñado la música urbana es a darle más importancia al contenido audiovisual”

¿Qué importancia dais a los videoclips? Lo que tenéis hasta ahora está bastante bien.
Creemos que una de las cosas guays que nos ha enseñado la música urbana es a darle más importancia al contenido audiovisual, y vivimos en la época de las imágenes. Nosotros nos hemos criado con una cantidad de contenido audiovisual brutal y para nosotros la imagen es muy importante. Dos de nosotros vienen del mundo de los audiovisuales y lo sentimos como otra forma de expresar lo que es FAVX para nosotros. Al final, en 2018 el mundo de las imágenes tiene tanto de DIY como la música: llamas a unos colegas, entre todos pensáis una idea y la grabáis. Los videoclips se han convertido en otro arma para expresar tus ideas.

Por cierto, ¿con quién editáis el EP y cómo surgió el acuerdo?
Conocimos a Ángel cuando estuvimos girando con It It Anita. Nosotros creíamos que era importante que el disco saliera con algún sello en España sobretodo por el tema distribución y Miel de Moscas han currado muy guay con Perro y sus bandas se mueven en un rollito cañero en el que pensábamos que podíamos encajar. A Ángel le gustó la idea y nos ofreció regrabarlo y sacarlo. Más adelante, cuando estábamos hablando con Sean de Burger para tocar en el Burgerama de Austin (SXSW), nos dijo que le molaba el disco y que quería sacarlo en EEUU y así surgió el acuerdo entre Miel de Moscas y Burger Records.

¿Qué tal pinta el panorama de 2018 en cuanto a festivales para FAVX? De todos modos, ¿sois de los que reivindicáis el circuito de salas por encima del festivaleo?
La mayoría de los festivales de este país están llevados por gente a las que las bandas les importan un peine. Aún así tocar en festivales está bien porque puedes llegar a mucha gente a la que igual es más difícil llegarle y al final es gente que luego repite en los circuitos de salas cuando vuelves a su ciudad a tocar. Nosotros solemos tener problemas en festivales por cuestiones de volumen, y pensamos que somos un grupo que se disfruta mejor en sala. Cuanto más oscuro, humeante y ruidoso sea nuestro concierto, mejor.