Desde Iruña, el cuarteto presenta un primer larga duración homónimo, “Exnovios” (Analog Love Records, 16) lleno de viajes físicos, mentales y musicales, soberbias canciones de rock y psicodelia. Pero en cuanto uno rasca y se deja mecer por las canciones, descubre y sabe que hay sonoridades y complicidades, más allá de las lisergias, en todo el disco. Así que nada mejor que tratar de escarbar directamente desde la fuente.

Venís de trayectorias amplias en otras bandas. Contadnos un poco como han sido esos caminos, si alguno aún está activo, y cómo terminasteis confluyendo todos en Exnovios.
Hemos tocado en varios grupos… Karatekas, Los Ginkas, Almanaque Zaragozano… pero ahora mismo en grupos activos estamos Txema y yo (Juan) con Los Jambos, a punto de sacar un disco en Color Hits, el nuevo sello de Cabezafuego, y Alex con Los Nuevos Hobbies y El Palacio de Linares.
Pamplona es una ciudad pequeña, así que encontrar gente que tenga tus mismos gustos musicales, que toque y que te caiga bien para soportarle en la furgoneta es muy difícil… así que es cuestión de tiempo que si esa persona existe, acabes tocando con él.

¿Qué principales diferencias encontráis entre el disco y vuestra anterior demo compartida en redes?
Muy pocas, las canciones han salido todas del mismo impulso. Digamos que todavía estamos propulsados por el mismo fogonazo.

El disco comienza con una esplendorosa “Viaje de ida”, todo melodía, todo nostalgia, todo viaje… Y parece conectar directamente con los clásicos tipo Byrds. ¿Es una especie de puerta de entrada, de dejar las cosas claras?
Para nosotros, en todas las canciones que hacemos se ve claramente de dónde venimos y efectivamente, la guitarra de 12 cuerdas de Roger McGuinn es uno de los sitios que visitamos continuamente, jejeje.

La voz aparece como una capa más en la creación de esa especie de muro de sonido ambiental, siendo por momentos difícil captar el texto que se recita. ¿Es algo buscado? ¿Qué tratáis de contar en vuestras letras? ¿Tienen mayor importancia que el acompañamiento?
Sí, es todo bastante premeditado… también somos muy fans de Phil Spector.
Las mayoría de las letras hablan de amor o de todo lo contrario… también hay una que habla de gatos (Syd Barret también tenía una sobre un gato, que conste… “Lucifer sam, Siam cat. Always sitting by your side”… fabulosa).
Y sí, tienen su importancia para nosotros, claro, aunque parezcan sencillas.

¿Por qué creéis que la escena psicodélica no sólo no se ha ido nunca del todo, sino que actualmente está tan boyante? ¿Necesitamos válvulas de escape ante el panorama social, económico, político, tan gris como el que nos rodea?
Sí que parece que ahora hay boom de grupos que se les engloba en la etiqueta de neopsicodelia o algo así, aunque yo veo más a Exnovios sencillamente como un grupo de rock and roll… lo único, que abusamos mucho de la reverb y el delay.
No sé la gente, para mí el rock and roll siempre ha estado ahí, cuando vivía por encima de mis posibilidades y de parado de larga duración.
Cuando ejercemos de Exnovios andamos por fuera de este mundo mierdoso, como decían los Pekenikes en una de sus mejores canciones: “Buscaré otro mundo lejos del sol, en las estrellas, un lugar donde siempre brille la luz, en las tinieblas”

“Cuando ejercemos de Exnovios andamos por fuera de este mundo mierdoso, como decían los Pekenikes en una de sus mejores canciones”

Y sin embargo, sin abandonar esa psicodelia ambiental, uno intuye mucha mayor complejidad y tiros más resabiados. Los aires a garage de “Gatos Cósmicos” llegan a recordar a los icónicos Los Negativos, hay aires a clásicos de los 60, presencia de los Nuggets más arriesgados, esas cadencias en algunos punteos cercanas a Luna y Dean Wareham, gusto a Velvet Underground revoloteando por todo… Parece como si vuestras miras fueran un poco más allá de la mera actualidad que uno cree ver en otros grupos acaso más jóvenes. ¿Creéis que es cierto? ¿Vuestra edad os da un elemento diferenciador? Al menos aparentemente, sois algo mayores que muchas de las nuevas bandas de la neo-psicodelia…
Es que sinceramente, más allá de algunos nombres que han tocado aquí en pamplona en el Nebula, (como Holy Wave, que nos flipa, por cierto) no tenemos mucha idea de grupos actuales de esa neopsicodelia. Nos encanta todo eso que dices, Los Negativos son la leche, los nuggets, los back from the grave, Galaxy 500, la Velvet, los Byrds… en fin, qué se yo… ¿seremos unos carcas?

Habéis grabado con Dani Ulecia en Color Hits, que poco a poco va convirtiéndose en un elemento imprescindible para la escena navarra. ¿Centros como éste suponen un elemento aglutinador a la hora de crear algún tipo de escena o movimiento en una ciudad?
No veo escena, de verdad. Somos unos cuantos interesados en el rock and roll, unos tocan, otros pinchan, otros escuchan y otros graban (y otros todo a la vez, jeje). Dani es uno de ellos y da la casualidad que es la leche a los controles. Era cuestión de tiempo, como dije antes.

¿Y cómo veis el tema en Iruña?
Ahora gracias al bar Nebula, esta ciudad es una especia de paraíso del rock and roll, conciertazos día sí y día no, buena música, y mucha locura nocturna.
En cuestión de grupos hay unos cuantos muy chulos, que para una ciudad tan pequeña está muy bien. Siento mucha debilidad por Germán Carrascosa y La Alegría del Barrio.

Sin embargo, el disco lo editará Analog Love Records (Zaragoza), con edición en vinilo. ¿Es un sueño o esa edición en plástico era algo que considerabais una necesidad obligatoria?
Sí! Unos chicos que están prácticamente empezando (creo que será su quinta referencia), y desprenden una ilusión muy contagiosa. Estamos muy agradecidos, porque para nosotros como compradores de discos era muy importante y ellos se han animado sin pensarlo.

Por cierto, ¿qué tipo de corrientes lisérgicas creéis que están soplando en Zaragoza? La escena psicodélica, festivales como el Psych Fest, grupos como My Expansive Awareness (y sus conexiones con otras bandas), sellos como Analog Love o You are the Cosmos y todo el power-pop internacional que están editando…
Sí, sí, está que arde. Lo de You are the Cosmos es también para mirar, menudas joyas… Parson Red Heads, Blue Ash, Reno Bo, verdaderas maravillas.

¿Se ha establecido entre Iruña y Zaragoza algún tipo de puente o relación musical o es mera coincidencia?
Por ahora una bonita amistad, pero podemos pasar a segunda base en la siguiente cita.

¿Cómo fue la colaboración con Amaia Tirapu de Kokoshca? ¿Alguna otra colaboración o participación reseñable?
Es amiga, canta de maravilla y teníamos una canción que la oía en mi cabeza como un dueto de Nancy Sinatra y Lee Hazlewood…
No hay más colaboraciones.

Recuperáis el “Vete si no bebes” de Los Ginkas, un himno subterráneo, pero himno al fin y al cabo. ¿Por qué? ¿Hay alguna otra canción que venga de épocas y bandas distintas?
Pues yo toque en Los Ginkas y en un ensayo recordé la canción y vimos que la podíamos tocar como si fuera el “Foggy Notion” de la Velvet Undergroun. Y funcionó.
También hay otra canción, “Magia Blanca”, de otro grupo efímero que tuve que se llamaba Delmonos, así rollo Billy Childish pero de anfetas y que sonaba a motosierra oxidada… pues en otro ensayo la intentamos hacer más drone e hipnótica, rollo Spacemen 3 y joder, también funcionó. Chorra.

Comienza el disco con “Viaje de ida” y finaliza con “Viaje al averno”, al menos en la versión escuchada. ¿Tiene algún tipo de sentido conceptual?
No, no, estábamos ordenado las canciones y decidimos que así iba bien. Luego nos dimos cuenta. Queda guay, pero no hay rollo conceptual. La ópera rock la dejamos para el cuarto disco, como los Who.

¿Hay aún vida para el pop (en sus diferentes variantes) con riesgo, más allá del nuevo mainstream indie?
Ojalá.

El cuarteto de Pamplona actuará mañana 15 de julio en directo en el escenario Radio 3 FIB Club del FIB 2016.