Después de cuatro años de su formación y de haber ganado en el Festival Emergenza 2014, Hola Chica irrumpen con el autoeditado Magnetism, un trabajo de una sonoridad compacta y personalidad fuerte poco común. Su pop electrónico de sintetizadores bailables y sus melodías contagiosas ponen a esta banda de Barcelona en primera línea de fuego.

Todo empezó en 2012, cuando Alex Guerra (voz y guitarra) y Lucas Codes (bajo) decidieron empezar algo juntos. Más tarde el proyecto cogería fuerza e incorporarían a David G. Forés (batería), Víctor Alarcón (sintetizadores) y Víctor Tomás (guitarra). “La banda surgió cuando el proyecto que compartíamos dos de nosotros se rompió. En ese preciso instante tuvimos muy claro que queríamos crear algo nuevo, y de ahí surgió el grupo. Los primeros años estuvimos experimentando con estructuras y sonidos más electrónicos. Todos veníamos de proyectos anteriores y estilos diferentes, pero con una pasión común”. Una pasión que se concreta en un primer disco con una personalidad muy solida y una sonoridad cerrada y compacta, que sugiere un montón de referentes, pero donde predomina claramente el gusto por los ochenta y los sintetizadores: A la hora de componer, nos pasan por la cabeza los grupos que nos han acompañado durante nuestras vidas, clásicos como Jean-Michel Jarre o Mike Oldfield, y del britpop de los noventa como Pulp o Blur.

Una amalgama de referentes, a los que podríamos añadir desde Talking Heads a Air o The Killers, que tienen en común un groove muy marcado que invita a moverse y nos confiesan que estamos encantados de que todo el mundo coincida en que es un disco bailable, fresco y sin complejos. “No era intencionado, así que es algo natural en la banda”. Igual de natural que es para ellos cantar en inglés ya que Alex nos cuenta: “Pasé mi infancia en el extranjero y crecí con música de habla inglesa, y siempre he escrito los temas en inglés. Además de la ventaja que puede suponer cantar en la “lengua de todos” si uno piensa a lo grande. “Siempre hemos tenido muy clara la posibilidad de salir al mercado exterior y la crítica coincide en que sonamos muy internacionales”. Igual de internacional es el tema en el que giran las letras de sus canciones y que da título al disco: el magnetismo que existe entre las personas y las relaciones que se generan entre ellas. “Hablamos de las relaciones humanas, sobre todo de la atracción y del magnetismo que hay en ellas. El amor es una constante en todas las relaciones humanas, y también lo es el desamor. Todas las relaciones que hemos podido vivir a lo largo de los años son lo que ha alimentado estas letras”.

Magnetism se ha gestado durante estos cuatro años, pero la guinda final la han puesto en Blind Records, experiencia que definen como mas que satisfactoria, pues la figura de los productores Valen Nieto y Marc Cros, y de Santos Berrocal en la mezcla, ha sido crucial para que el disco sea lo que es. “Ellos nos han dado objetividad, nos han enseñado a vaciar cuando era necesario y han aportado ideas muy interesantes. El producto ya venía maquetado previamente, y teníamos muy claro hacia dónde queríamos llevarlo. Eso sí, el resultado final ha superado nuestras expectativas, y trabajar con ellos ha sido una muy buena elección”.