Hace menos de un año que Los Estanques empezaron a trabajar en su rigurosa revisión de la psicodelia. Apenas han dado una decena de conciertos, pero ya tienen listos dos LPs, que es más de lo que muchos graban a lo largo de toda su carrera.

Íñigo Bregel (conocido por su trabajo al frente de Crayolaser) y Borja Juanco se conocieron en The Lions in the Purple Shade, y una vez disuelta aquella banda decidieron seguir trabajando juntos por su cuenta. Borja cuenta que “Íñigo es compositor y multiinstrumentista, y yo tengo un equipo de grabación analógico de cinta. Así que nos metimos en casa y en tres meses grabamos el primer álbum, que lo terminamos en febrero del año pasado. Y entonces ya decidimos montar una banda para tocarlo en directo”. Así es como Fernando Bolado (teclado y coros), Andrea Conti (batería) y Germán Herrero (guitarra) se unieron a la formación.

Y ese primer LP de Los Estanques lleva por título Contiene percal, y en el momento de hacer esta entrevista parece que, al fin, su salida es inminente. En cualquier caso, a lo largo de este tiempo el grupo ha lanzado varios adelantos en forma de vinilo de 7” o de singles digitales, en los que ha quedado constancia de su visión caleidoscópica del rock. Borja comenta que “el compositor principal es Íñigo, así que todo tiene un punto crayolástico. No solo tiene la destreza compositiva, sino que todo pasa por su criterio y su bagaje musical, que viene de la formación clásica. Además está presente el jazz y la música negra, de toda esta mezcla sale el sonido del grupo, y es lo que le da riqueza al proyecto: por un lado tiene melodías bonitas, fáciles, que se pueden cantar o silbar, pero si ahondas tiene desarrollos complejos”. Aunque, eso sí, han renunciado a tanto a los oscuros desarrollos instrumentales de Crayolaser como a los hipnóticos ritmos africanos de The Lions…, con lo que las canciones toman una forma, en cierto modo, más cercana a un formato pop.

En cualquier caso, lo añejo es una de las obsesiones de los estanques. Según Borja, “los dos frentes que dan personalidad al proyecto son, por un lado, el lado compositivo, y por otro el de la producción”. Íñigo le responde que “creo que donde más nos encontramos tú y yo es en el sonido”. Borja asiente: “una de las cosas que se ha perdido son las dinámicas, que es algo que se usaba desde el propio estudio de grabación: los reverbs se grababan en una sala especial y no con un aparato digital, al grabar las baterías se les daba un aire especial…las dinámicas hacen que la música respire y haya desarrollo, y en la música actual eso no lo hay”.

“Yo ahora tengo más tiempo, así que me pongo a grabar y me salen discos en casa”

Por otro lado, a pesar de la importancia que dan al sonido progresivo de finales de los sesenta, no se sienten cercanos a la llamada neopsicodelia. “Esta nueva ola mantiene algo del espíritu original, pero al actualizarlo la gente lo mezcla con cosas pregrabadas, rollos electrónicos… y terminan yendo por otros derroteros. Nosotros somos bastante puristas en los estilos que tocamos, y aunque mamemos de fuentes distintas siempre intentamos buscar la fuente original o más pura, porque pensamos que ahí está la mayor riqueza. Tratamos de respetar el uso de aparatos originales (órgano hammond, amplificadores a válvulas, instrumentos antiguos), no por el rollo vintage o retro, sino por buscar un sonido auténtico”.

De todas formas”, añade Íñigo, “la personalidad del grupo está en la cosa de buscar lo viejo, pero no disponer de todos los medios que harían falta para hacer las cosas como en aquella época”. Porque sí es llamativo ese contrate entre la obsesión por lo analógico y que finalmente muchas de esas grabaciones hayan visto la luz en formatos pobres, como Youtube o Bandcamp. Borja opina que “Imagínate que pudieras planchar en vinilo todo lo que haces, y contar con una distribuidora que haga que los discos lleguen a todas partes… Al final la forma de acercarte a esto es meterlo en las redes“.

Así, su sello Inbophonic Records les ha servido para autoeditar su propia música música, además de otras grabaciones como Attic Dream Product de Alpha State y Oh, perra vida de brote de Crayolaser. Esta opción de trabajo impone algunas limitaciones (no ocultan su decepción por no haber conseguido editar Contiene percal en vinilo), aunque tan bien les da cierta libertad creativa. “Claro, es que aún no ha salido el primer disco y ya hay otro disco grabado”, comenta Íñigo “Yo ahora tengo más tiempo porque al fin y al cabo me dedico a esto, así que me pongo a grabar y me salen discos en casa”. Pues sí. Con la facilidad con que tú riegas tus plantas o echas una partida al LoL, esta gente crea colecciones de canciones bien cargadas de filigranas acústicas. A ver quién les sigue el ritmo.