Te temías que era bueno por lo que habías oídopor la radio, o por si habías comprado alguno de sus dos primerosdiscos. Ben Harper venía a tocar con PJ Harvey. Incluso habíaquien se había perdido a la gran diva del post-todo en su estupendaprimera visita con Tricky, y ésta era la gran ocasión. Sinembargo, en Madrid, en Valencia o en Barcelona, se habló másdel telonero desmelenado que de la estrella peinada.

Ben Harper es increíble,con permiso de la versión un poco previsible del “Fire”de Hendrix, es un tío salvaje.. por lo menos hasta que unos meses más tarde volvió como estrella. Dureza en los ojos y en las críticas, pues está un poco endiosado. ¿Pero quién le ha endiosado?. Tú, con tus críticas magnánimas dela primera visita y las segundas demasiado duras. “Bueno, lo cierto es que nunca hemos vendido demasiado en España”, aunque aquello le construyese un prestigio blindado. “No estoy seguro, tío, no conozco a la audiencia de PJ Harvey uno a uno. El concierto fue bien. Tal vez hicimos un mejor concierto la noche de PJ Harvey. ¿Sabes una cosa? Los periodistas a veces no dan más de sí. A veces hacen un buen trabajo, a veces hacen un mal trabajo, y según cómo lo hagan te pueden hundir, y no les presto atención, porque sé que la música va a continuar creciendo”. Y para ello va a volver a tocar en España en otoño, con una banda en la que sólo cambiarán el batería y el percusionista. Entonces, presentará un nuevo disco con el que sólo pretende “crecer musicalmente, y fortalecer el sonido, evolucionar confortablemente “. “Will to Live” se ha planteado como una afrenta a la muerte: “yo no tengo el deseo de Kurt Cobain, pero a mucha gente le cuesta mucho levantarse cada mañana, o volver a acostarse, así que tienen que tener el deseo de vivir, el deseo de arreglar su vida, hay que tener una expectativa de vida”. En el terreno musical, se proponen los mismos planteamientos de discos anteriores, pero utilizando el estudio y la producción como un instrumento más, algo que, en principio, no casa con la imagen de artesano y luthier que tiene Ben Harper. “Ya, pero si utilizas las opciones de grabación que tienes delante, y experimentas con las diferentes alternativas que puede brindar el estudio: habitaciones, micrófonos, o técnicos diferentes, la producción definitivamente es un instrumento. El desafío es que la electricidad no cambie los matices de los instrumentos”. Como hacen los músicos de jazz. “O los de blues, o los del buen rock, como Jimmi Hendrix o Led Zeppelin”. ¿Jimmi Hendrix no se servía de los sonidos eléctricos?. Esto… pero además añades elementos extraños en tus discos, como la brutal sección de viento de “Mama´s Trippin”: “que le da un sabor muy especial. Quisimos añadir otro sentido a la canción, así que trajimos un instrumentista de viento que grabó todos los saxos”. Le da un toque de soul muy salvaje. “No, es una mezcla de jazz, funk y folk, de manera que se consigueun groove muy particular”.

Las letras son otro de sus puntos fuertes, y “Widow of Living Man” impacta desde el principio, parece que ahí, Ben cambia la personalidad y la voz. “Escribo muchas canciones en las que no me siento bien cantando yo, sino que se las tendría que dar a otras personas. Casi ninguna de esas canciones las he grabado, las termino olvidando, y “Widow of Living Man” es casi como esas canciones. Pensaba que no quería cantarla y que sería mejor que lo hiciese una mujer, como Emilou Harris. Pero después pensé que le daría un sentimiento todavía más fuerte si se oyese cantada por un hombre”. O sea, que hay veces en las que escribes historias sobre personas diferentes a ti. “¡Hago música, y es muy personal! ¡No voy a discutir cómo hago música, hay que dejar que la música hable!. Para hablar más sobre la música hay que dejar que profundice más lo que oyes. Mi música es algo muy personal y no quiero hablar sobre mi vida. A mí, lo único que me gusta es hacer música porque me revela un sentimiento muy fuerte en mi corazón. Pero si voy hasta un punto como para hablar sobre quiénes son los protagonistas de mis canciones, es algo que se hace muy profundo, tío, y no quiero ahondar tanto”.¡Oh, vale!. Pero hay que tener en cuenta que Ben espera que se entienda cada palabra, y a veces, fuera de los USA, eso necesita una mínima explicación, o correr el riesgo de que se sustituyan significados. (Silencio largo) “O sea, que hablar en inglés es un problema”. ¡No, por favor…! Vamos con la música, con los sonidos, a lo mejor de eso sí quiere hablar. “No tengo ningún plan inmediato, pero “Mama´sTrippin” puede ser una buena canción para hacer una remezcla.Y sobre las letras, cuando hago “Widow of a Living Man”, es un tema que se mantiene por si solo, es como si te dijese: estamos en una habitación, manteniendo una conversación agradable, disfrutando un refresco… no necesito añadir nada más, está claro lo que hacemos, no hay que cambiarlo. De ese modo me mantengo con la forma que tiene “Widow of a Living Man”, habla de una forma muy clara de su significado, y si tengo que ser más profundo, tendría que volver a ponerme en el estado de ánimo que tenía cuando la escribí, y no quiero. Ésto es mi música. Cada vez que hablamos sobre una de mis canciones, me siento idiota, cada vez que la reinterpretó, no me siento bien. Mis canciones son caminos que no quiero volver a recorrer”. ¿Podré preguntar sobre su proyecto de grabar grandes piezas instrumentales?. Baja la mirada. “Va muy bien en mi cabeza. Voy guardando ideas en un cassette, aunque todavía no ha tomado forma en el estudio. Me gustaría hacerlo con orquesta, como una sinfonía clásica, pero con instrumentos de folk, utilizaría instrumentación de guitarras y un cojín sonoro de cuerdas, como arpas, instrumentación árabe, slides, coros africanos…”. Ya lo quiero oír. “¡Pero será como una sinfonía, con una orquesta clásica!”. Eso es que busca nuevas sonoridades, ¿no?. “¡El lenguaje es algo muy duro! ¿Eh tío?. Hago música, realmente trabajo duro en mis letras y en mi música. La producción y las giras son duras. Trabajo muy duro para llevar música a la gente. Hacer giras supone un montón de trabajo, grabar discos es un trabajo, y yo dedico mi vida a la música, y tengo todas las influencias posibles, las antiguas y las modernas, y tengo mi inspiración propia, y mis creencias. De todo eso… salen ¡mis discos!” Vale, vale. Vamos a hablar de otra cosa. A veces, en España, los grandes problemas del racismo nos quedan muy lejos, a veces da miedo ver cómo se enfrentan unos y otros para reivindicar su superioridad. ¿Cuándo habrá una lucha por la unidad de la gente, y por la comprensión, y no por la superioridad blanca y negra?
Ben: “Creo que la gente de nuestra generación realmente quiere trabajar en ese sentido. Espero que mis amigos sientan eso mismo”.
-Yo también, pero, ¿no hay, además, demasiada violencia en el rap?
Ben: “¿Y no hay demasiada violencia en el rock?”
-Es cierto, Ben, lo que tú quieras.