Casi una década en activo y centenares de conciertos avalan la carrera de uno de los grupos de rock más inquietos de la península. Ahora, con “Backbone Ritmo” (Munster, 04), les hacemos justicia y les colocamos en el lugar que merecen.

Sudaré, sudaré, sudaré encima vuestro, cantaba un poseído Nick Whitley en el primer bolo que dieron Cherry Valence en la añorada Sala Atzavara de Sant Feliu de Guíxols, en la costa catalana. Y la gente, en pleno trance de éxtasis hipnótico, se dejaba empapar. Como Zen Guerrilla o BellRays, los de Raleigh, NC, es uno de esos grupos guiris con los que suelo quedarme boquiabierto, por puro pasmo, por abstracción mental, como abducido por la fuerza centrífuga de un sonido que me atrapa irremediablemente. Luego, claro, me da por pensar en lo que tenemos por aquí a ese nivel, con esa misma capacidad para subyugarme. Y me viene a la memoria el show de Atom Rhumba que vi el pasado mes, en el que presentaban “Backbone Ritmo”, cuarto disco en la ascendente y fascinante trayectoria de un grupo que el año que viene alcanzará los diez años de historia.

“No veo que hagamos una música tan difícil; es muy rítmica, va al estomago y a la entrepierna.“

¡Qué noche la de aquel día, hermanos y hermanas! Rober! comandando la orgía sónica con furia y carácter, Jabi maltratando su bajo con percutante chulería, Álvaro con sus impagables calambrazos guitarreros de “gimme chaos!” y Natxo… ¿qué decir de ese monstruo? Es el aiztkolari rítmico del grupo, con una destreza metronímica a las baquetas que acojona. Contactamos con Rober! y Jabi para hablar de la trayectoria atómica. (Rober!) “Es el disco que más concienzudamente hemos preparado. Por primera vez llevábamos la lección perfectamente asumida. Teníamos conciencia de nuestro listón, autoimpuesto, y queríamos ir más allá: hacer mejores canciones, probar nuevas cosas, letras mucho más meditadas”. (Jabi) “Trabajar con Kaki -Arkarazo, productor de Manta Ray, Del Tonos, Chucho, Fermín Muguruza, entre otros, n.d.r.- ha sido magnifico. Es un crack el tío, maravillosa persona y cómo controla. Además, los gustos musicales son muy parecidos. Así que nos dejamos dirigir por él sin dudarlo. Sabía atendernos y guiarnos por donde queríamos dirigirnos. Gracias a él conseguimos unas colaboraciones que han hecho posible que el disco sea lo que es”. (Rober!) “Ha habido muy buen rollo, y todo ha fluido de manera muy natural. Como siempre hemos grabado en directo y analógicamente. Kaki ha recogido nuestro sonido de una manera muy natural, todo suena potente, sin trucos de grupo lo-fi o artificios de ordenador y brillos radiofónicos. Lo que oyes es lo que hay”.

“Cada vez tenemos más presencia en revistas y son mejores los comentarios que se dicen sobre nosotros pero, chico, yo sigo levantándome los lunes a las seis de la mañana“

Y lo que hay es algo grande; diría que lo mejor, más afilado y compacto, que han grabado jamás. El espinazo del diablo como cenit, como cristalización de un estilo que, ahora más que nunca, sólo les pertenece a ellos. Más allá de deudas, de las jodidas comparaciones, emerge su carácter, su personalidad, el dominio total de unas armas de fabricación propia. Una bala en la rodilla de aquellos que, por ser más exigentes con el vecino que con el foráneo, se muestran reacios a su propuesta. Por fría, cerebral y difícil, dicen. (Rober!) “No veo que hagamos una música tan difícil; es muy rítmica, va al estomago y a la entrepierna. Hemos tocado ante audiencias muy diferentes y la cosa funciona siempre. Pero yo tengo completamente perdida la perspectiva, estoy muy metido en el carro, a la mayoría de la gente le gusta escuchar música fácil de masticar, que tenga referentes que le son familiares y la nuestra en muchos casos necesita de cierta actitud de riesgo o búsqueda”. (Javi) “Para mi tampoco es nada difícil lo que hacemos. Llevo oyendo música toda mi vida, a cada momento, siempre he tocado un instrumento y me gusta descubrir e indagar sobre ideas nuevas, por lo que no sé como una persona que no ande tan metido en esto recibe las canciones que oye o entiende lo que hacemos. Una cosa está clara y es que cuando tocas puedes ver su reacción, con lo que luego puedes utilizar estos datos para que la gente se entretenga viéndonos, ya sea bailando o tapándose los oídos acojonados, lo que sea menos que se aburran”. Stop. Miremos por el retrovisor. Rober! es el único ´superviviente´ de la primera formación rhumbera, la que nació a finales de 95; así que le toca a él rememorar los primeros pasos, el triunfo en el Villa de Bilbao del 98, las primeras deserciones en el seno de la banda…. Aunque Jabi se avanza para hablarme del debut, “Hormonal Riot” (1997). “Yo aún no estaba en el grupo cuando salió ese disco. Me hice muy fan rápidamente, coincidíamos completamente en gustos y, al no tener ninguna experiencia seria en lo que a tocar en una banda se refiere, me parecía increíble que alguien de aquí pudiera hacer lo que estaba escuchando. Ahora, visto desde mi posición actual, me parece un disco transgresor, sobrado de ideas y que, con el poco presupuesto que contó y la poca experiencia que tenía el grupo sobre grabar en estudio, sigue siendo algo fresco y es una clara prueba de una banda con mucho potencial respecto a otros discos debut de grupos en mejores condiciones”. (Rober!) “Ganar el Villa de Bilbao fue una pasta que vino bien, pese a que por aquel entonces se la diesen directamente al sello, no pasaba ni un duro por tus manos. No creo que influyese demasiado en nuestra trayectoria, ten en cuenta que ya habíamos grabado nuestro primer disco y teníamos el contrato firmado con Munster. Bueno, os da una pregunta más a los periodistas”. Una bala en la rodilla para mí. Un año después llegó “Dirt Shots”, la confirmación de que había madera, un notable salto adelante que conjuraba a Jon Spencer con James Chance, a los Scientists con Birthday Party. (Rober!) “Es junto ´Backbone Ritmo´ mi disco favorito. Lo grabamos en un solo día y el sonido es de la hostia. Me gustan mucho sus canciones, Sergio -guitarrista original, n.d.r.- y yo estabamos en la mejor etapa de colaboración, nos complementábamos muy bien”. (Jabi) “Tampoco yo grabé éste, pero ya conocía a los miembros del grupo, había estado con ellos de gira alguna que otra vez y estuve presente en la grabación. Coincido con Rober! en que tras nuestro ´Backbone Ritmo´ es el mejor. Contiene el hit ´Funky Town´, las ideas del ´Hormonal´ se ven desarrolladas, muy buen sonido y mucha energía”. Y en esas que aparece en escena el amo de D-Town, el negro más grande de la ciudad del motor, el padrino de White Stripes, el cerebro de los Gories, el soul brother de Jim Diamond en los Dirtbombs: ¡Mick Collins! Lo puto más. (Rober!) “Nos apetecía grabar con alguien cercano al sonido del grupo, que entendiese nuestras intenciones sin mediar palabra, sin tener que andar justificando cada paso. Pensamos en varios nombres de grupos que nos molaban y, finalmente nos decidimos por Mick, nos daba buena espina. Ten en cuenta que con estas cosas te arriesgas mucho, igual el tío se planta aquí y es un gilipollas del copón y para chulos nosotros que somos de Bilbao. Por suerte todo fue perfecto, el trato personal inmejorable, hicimos muchas risas y aún seguimos en contacto”. (Jabi) “Los Gories y los Dirtbombs nos gustaban y mirando presupuesto parecía factible traerle a Bilbao. La experiencia fue muy grata para ambas partes; aprendimos como le gustaba grabar a él ´In Situ´, fue muy emocionante. Visto ahora, no me parece que tenga muy buen sonido y nuestra interpretación no está muy lograda en algunas partes del disco. Sufre altibajos de intensidad y no sé si cambiaría algo de lo ocurrido si pudiera. De todo se aprende y en el momento estaba muy contento con el resultado. No se puede pretender hacer todo como piensas que ha