Placebo son Brian Molko, de 24 años, a la guitarra y la voz; Stefan Olsdal (23) al bajo; y Steve Hewit (26) a la batería. Con su primer disco, “Placebo”, han llegado al número cuatro de las listas de su país, la gran bretaña. Nada que ver con el brit pop, pero muy ingleses. En directo suenan igual o mejor que en el equipo. Hasta que no tienes delante el 1,60 m de Brian, puedes pensar que es una chica. Es el dueño y señor de una voz asexuada y gusta de pintarse la cara y las uñas.

Vosotros vais de ambiguos, ¿no?: “cuando no puedes llegar a un cosa, se convierte en algo muchísimo más interesante y excitante”.Ambiguos, está claro. Sin embargo, no resultan repelentes ni marcianos. Por el contrario, son simpáticos y lo de ir de maravillosos les queda lejos (bueno, a lo mejor a Brian no tanto). Su música está cargada de sensibilidad y las letras son abstractas e introspectivas.

¿”Placebo” es un disco reflexivo?
Sí, hablo de estados de ánimo. Es un poco autobiográfico porque explico sensaciones experimentadas por mi.

Entonces ¿todas las letras son de Brian?,¿por qué no salen en el disco?
Sí. La música es de todos… las letras no salen en el disco porque en realidad no queremos darle mucha importancia. No somos poetas. Queremos ofrecer todo a la vez.

¿De qué habláis en “Bionic”?
De la deshumanización.

¿Y en “Nancy Boy”?
Es nuestra canción más sonada. Tiene una doble vertiente. Es tanto una burla como un canto al hedonismo.

A lo mejor queréis una cerveza para hablarme de lo que hacíais antes de ser Placebo. (Dicho y hecho, otra birra)
Yo, (Brian) estaba en el paro. Stefan estudiaba en el conservatorio y Steve era el batería de los Boo Radleys. Stefany yo estudiábamos juntos. No éramos amigos. Después de un tiempo nos reencontramos en un concierto y decidimos hacer algo. Nos juntamos con un batería amigo de Stefan de Suecia (porque Stefan es sueco). Se fue el batería y llamamos a Steve. Hablamos de nuestras influencias y nos lanzamos.

¿Cómo fue vuestro primer directo?
Pues fue en Alemania. Steve llevaba con nosotros un día y medio pero ese concierto estaba programado ya. Fue en la antigua Alemania Oriental. Aquello no era un club, era un tugurio de mala muerte. Fue un poco un desastre pero muy divertido.

¿Cuándo llegó el primer contacto discográfico?
A Steve ya le habían jodido bastantes discográficas antes de estar con Placebo. Eran todos sellos pequeños y fue una pesadilla. A Placebo le empezaron a llover ofertas pero no quisimos precipitarnos. Era nuestro primer momento y esperamos seis meses. (¡Sólo!)… Bueno, no es tan poco. Teníamos nuestro propio sello. Editábamos nuestros discos y lo controlábamos todo.

¿Qué es lo que menos os gusta hacer de los compromisos que debéis tener al estar en un sello como Virgin?
Entrevistas (me lo temía). Sí, de verdad. Conocemos mucha gente que en realidad nunca llegaremos a conocer del todo. Como enanos y bichitos por todas partes. (Me pido ser mariquita del campo!)

¿Os esperabais este éxito? ¿Qué cosas han cambiado?
Cuando empezamos a tocar, todo iba bien. Teníamos el respeto de otras bandas y tal, pero jamás imaginamos que fuésemos a entrar en las listas. Y menos en el cuatro… ahora estamos todo el día de un lado para otro. Pierdes estabilidad y amistades.

Sí, pues ya veréis ahora que teloneáis a Bowie. ¿Cómo surgió esto?
Bowie nos vio en un concierto y todo vino rodado…es “A lovely man!!” (los tres a coro). Le conocí en un club, pero no me preguntes qué le dije. Es un tío con el que puedes hablar tranquilamente. Tiene muchas cosas en la cabeza y sabe lo que quiere. Es estupendo poder hablar con él.

¿Qué hay del panorama inglés?
Pues no grandes cosas. El rock es basura. Con el boom de Oasis salieron muchos grupos, pero lo verdaderamente interesante se reduce a un circuito underground muy pequeño. También hay mucha influencia de los EE.UU. Lo que más nos interesa a nosotros es la escena dance.

Entonces, ¿el techno os influye?
-Steve se predispone a meter el rollo, toma aire y se lo piensa mejor porque iba a ser una explicación muy densa ya que tiene también un pasado en grupos dance-. Se trata de una música vital, orgánica. No se trata de voy a poner una guitarrita aquí y allá no. Es algo que te entra y te sale. Y ya lo dejo.

Y en vuestros directos, ¿qué es lo que más os gusta?
Todo. Aunque a mí lo que en realidad me mola es que me hagan una mamada.

¡Oh, Dios mío!. Tendré que hacer un esfuerzo para seguir. ¿Qué perspectivas, aparte de las sexuales de Brian, tenéis?
Siempre hemos tenido ambiciones, pero ahora han crecido. El hecho de que importantes artistas soliciten nuestra colaboración consigue que se te hinche el pecho pero también es probable que te hundas más fácilmente.

Stefan casi no ha abierto al boca y eso que es el único que sabe algo de español. Mira fijamente taladrándolo todo. Es el perfecto chico tímido e introvertido. Toca el bajo sin grandes aspavientos a pesar de medir 1,90 m con rubio teñido en el extremo más alto. Steve, el ex-baqueta de los Boo Radleys, es el que parece más sensato. Brian es el torbellino del trío. Habla por los codos y tiene dotes de líder. Le gusta el rollo loco y altanero (ese orgullo inglés!) y tener todos sus after show grabados en video.

Ahora van una preguntas cortas que tenéis que contestar a la velocidad del rayo.

FESTIVALES: son sucios y con ambiente drogata.¡No más en Alemania! (ese ha sido Stefan. Debe odiar las raves alemanas para gritar con esa decisión)

BLUR: Al principio íbamos a ir con ellos de gira y les dijimos: fuck off!. Pero los dos últimos singles están muy bien.

PRENSA INGLESA: unos soplapollas.

IRA: La situación está así hace mucho tiempo y no va a cambiar.

GLAM DE LOS 70: Nos encanta. “Hunky Dory” de Bowie es de lo mejor. Precisamente ahora hemos hecho una cover versionde “20 Century Boy” de T Rex para una película llamada Velvet Goldmine con McGregor (el de Trainspotting).

NUEVO GOBIERNO INGLÉS: el cambio ha sido bueno. En Francia también. Los anteriores eran unos hijos de puta sin cojones. Aunque al nuevo no le sobran tampoco. En fin, es el menos demonio dentro de la panda de demonios políticos.

DROGAS: ¿tienes?

DINERO: Es la raíz de todas las malas cosas. Ahora tenemos dinero pero no tiempo para gastarlo. Mira qué zapatos llevo (dice Brian separando la suela del resto de su bota militar).

En un año, Placebo han trazado una trayectoria vertiginosa. Van a todo tren asimilando etapas que duran días. “Si hay un momento para ir atacados, es ahora. Ya tendremos tiempo de relajarnos en el futuro”. A base de sedantes, tendrá que ser. Ahora están arriba, donde quiera que sea el cielo de los pentagramas. Tocando por Europa las canciones de su álbum con las caras pintadas. A España volverán para tocar con Bowie y en el Doctor Music. Si disfrutas viéndolos, no será por sugestión , será porque tienen un buen puñado de bonitos temas.