Ocean Colour Scene fueron abanderados de ese resurgir mod inherente al apogeo del britpop. Veinte años después, la banda actúa hoy en el BBK Live tocando al completo su aclamado “Moseley Shoals” (MCA, 96). Aprovechando la ocasión enviamos un cuestionario al vocalista Simon Fowler… y éste nos lo devuelve con las respuestas manuscritas a bolígrafo en el mismo documento.

Ocean Colour Scene son unos habituales de los festivales españoles, y parecen encantados con el ambiente que presumiblemente encontrarán en la próxima edición del BBK Live. “Las multitudes siempre son buenas para nosotros ¡Te ponen a tono!”. La banda estará ejecutando íntegramente su elepé más clásico y celebrado, “Moseley Shoals”. Sin embargo la experiencia no será nueva, ya que el combo celebró en su momento el aniversario de esa obra y también de “Marchin’ Already” (MCA, 97), tocando ambos discos completos en Inglaterra. “Esos fueron los mejores conciertos en mucho tiempo. Esta vez estaremos haciendo solamente ‘Moseley Shoals’”. El caso es que cuando la formación presentó en nuestro país las canciones de su última entrega hasta la fecha, “Painting” (Cooking Vinyl, 13), dos jóvenes músicos acompañaron a los miembros originales del grupo sobre el escenario, así que interesa saber qué alineación presentan actualmente. “Somos Steve (Cradock), Oscar (Harrison), yo mismo… y un nuevo bajista llamado Ray Meade”. El cuarteto fue uno de los destacados en los noventa, al amparo de la etiqueta del britpop y viviendo años dorados de euforia en torno a la música británica. “¡Fue tan divertido que posiblemente no te lo podrías ni imaginar! Sólo era gente joven pasándolo bien… y los medios encantados con ello. Hay cierta nostalgia en torno a aquellos años porque ahora no parece haber muchas bandas de ese tipo”.
El vocalista fue uno de los iconos más representativos del revival mod de la época, por lo que sorprende especialmente su respuesta cuando se le pregunta qué significa la pertenencia a dicho movimiento en la actualidad. “Yo no soy un mod. Amo a Neil Young”. Continuando revisitando el pasado, parece evidente que los mencionados “Moseley Shoals” y “Marchin’ Already” siguen siendo los trabajos favoritos de los seguidores del grupo. “Yo ya no los escucho. Pero son como dos mitades”. En el otro extremo estaría el debut homónimo, “Ocean Colour Scene” (Fontana, 92), del que sus autores siempre han renegado visceralmente. “Ese disco sonaba como si no fuésemos nosotros. Y en él yo sueno como una niña”. En cualquier caso los británicos han seguido firmando buenos elepés, o cuando menos dignos, a lo largo de una carrera que ya dura más dos décadas, y ofrecen una fórmula simple para seguir funcionando juntos. “Es sencillo: ser amigos”. En realidad también hubo momentos difíciles, como por ejemplo cuando el bajista original y miembro fundador Damon Minchella se vio obligado a abandonar la banda en 2003. “Aquello fue horrible, y desde su marcha nunca nada volvió a ser lo mismo”, afirma el encuestado.
La última entrega del grupo fue el más bien discreto “Painting”, que vio la luz hace ya más de tres años. Y por lo que parece, aún habrá que esperar bastante para escuchar nuevas canciones de los de Birmingham. “Todavía no estamos trabajando en nuevo material” concluye el cantante.