Gracias al milagro que hicieron nuestros padres, podemos disfrutar de una banda tan especial, cercana y mágica como Oques Grasses. Un grupo que esta de enhorabuena por la edición de su segundo trabajo, el excelente “Digue-n’hi com vulguis” (Chesapik’14), motivo más que sobrado, para entrevistar a Josep Montero su principal precursor y compositor.


Debo reconocerte que la primera vez que escuché “Digue-n’hi com vulguis” no me sorprendió. El sonido de Oques Grasses es tan reconocible que minimiza el factor sorpresa. Un factor que esta vez lo situaría más unas letras más trabajadas y con un toque más profundo y existencialista. ¿Estas de acuerdo con esta apreciación?

Sí que es verdad que el sonido Oques Grasses en este segundo disco puede ser reconocible, ya que la voz principal continúa siendo la misma y poco a poco vamos encontrando nuestra propia forma de hacer canciones y encarar la música. Que nuestro sonido sea reconocible es para nosotros una apreciación positiva, ya que nuestra intención es acabar encontrando nuestro propio sonido como banda, mezclando las influencias de todos y cada uno de sus miembros. Aun así, pienso que en este segundo disco hemos profundizado más en el reggae, y hemos acabado entrando en terrenos musicales en los que no habíamos entrado en el primer disco.

Por lo que respecta a las letras, pienso que hay mucha variedad. Son canciones que hablan de diferentes momentos y sentimientos, plasmados en frases que en su momento me ayudan a entender mi estado, como quien habla con un amigo y le explica su vida.

La grabación ha mejorado mucho en cuanto a sonido si la comparas con el primer disco, pero a la vez encuentro a faltar un poco de la actitud más gamberra de “Un dia no se com”. Una actitud que, por cierto, va más allá de “Cul”. ¿Tenías miedo de encasillarte con la etiqueta de grupo que siempre está de cachondeo?

Las letras de este segundo disco han estado escritas exactamente de la misma forma que en el primer disco. Todo lo que siento lo escribo, poniendo pocos filtros, de esta manera las canciones inmortalizan mi manera de ver las cosas en ese momento, intentando que desde fuera se pueda entender y la gente se pueda sentir identificada. No pienso en como debe ser una letra o como quiero que sea una canción, mi manera de escribir parte de lo que necesito decir en aquel preciso instante. Hay veces que entiendo lo que quería decir en una canción cuando ya hace tiempo que la he escrito y, también hay cosas que digo, que todavía hoy no las entiendo, pero se lo que quiero decir. Saber exactamente lo que se piensa, qué se siente y qué se quiere no es facil en muchas ocasiones.

La actitud que comentas del primer disco, creo que continúa estando en este. Hay canciones de todo tipo, pero en la mayoria de ellas hay reflexiones de aquellas que se tienen cuando comes flores y dejas que el subconsciente hable por ti. Pienso que decir tonterías es importante en esta vida, ya que te alejan de los pensamientos racionales, lo cúal te ayuda a enfrentar las cosas con más perspectiva y de forma más desenfadada. En el fondo hemos venido a pasarlo de la mejor manera posible y todo el mundo lo hace tan bien como puede. A mi me gusta hablar de realidades diciendo tonterías, en el primer disco, en el segundo y en la vida cotidiana.

En el universo de las Oques Grasses la patata y los huevos parecen fundamentales. Bien la patata los huevos y el amor. En el fondo eres un romántico, incluso diría que más romántico que idealista. De hecho podríamos decir que tu segundo trabajo parece más un ideario que el primero. Hay más de declaración de principios basados en el azar, el amor, la sencillez, las ganas de vivir, la felicidad y el buen rollo.

Considero que soy más hippie que otra cosa. Me gusta hablar con los árboles y con las mariposas, aunque hay que reconocer que las hay que son muy iintrovertidas. Como muy bien dices, los huevos y las patatas son fundamentales. Por otro lado, con el tiempo hemos ido descubriendo otras galaxias, como podría ser el planeta “fuet”, el espíritu del cordero y las almejas libres. Pienso que el espíritu del cordero es el camino seguro a seguir, no hay nada mejor que cuando tienes la sensación de que todo va a salir bien.
Las personas declaramos nuestros principios en las cosas que decimos, siempre que se diga la verdad. Considero que si se trata de declarar principios lo he hecho en los dos discos, ya que todo los que digo en ambos discos es lo que pienso y lo que siento dentro de mi propia realidad. Aun así mi intención no es hacer ninguna declaración de principios, sino explicar lo que siento para desahogarme y en alguna ocasiones para lograr entenderme a mi mismo.
 



Otra de las novedades del disco es el espectacular trabajo hecho con la sección de vientos y la percusión. Eso obliga a hacer un directo a la altura y a la vez a formar un grupo con muchos miembros, algo que no es nada fácil de mover hoy en día. Todo un reto ¿verdad?

Es cierto que en este segundo disco se ha hecho mucho trabajo con la sección de vientos y las percusiones. También opino que hemos evolucionado como banda, las bases de batería y el bajo suenan más compactas y los diferentes teclados le dan a los temas una personalidad y un color diferente en cada uno de ellos. Nos hemos conocido más como personas y como músicos y eso nos ha permitido trabajar y crear de forma más fluida.
Toda la gira de conciertos está pensada para desplazarnos los siete músicos, el técnico de sonido, el fotógrafo y la chica que vende el merchandising. Por lo que respecta a los directos estoy seguro de que estarán a la altura del disco ya que todo lo que se ha hecho en este, es lo que somos capaces de hacer en directo. Me acompaño de muy buenos músicos, todos han estudiado mucho y me parece que se nota.

Por último me gustaría saber tu opinión sobre el fenómeno que representáis ya bandas como Oques Grasses, Txarango, La Pegatina, Catarres , La Troba Kung-Fú… reggae, tumbao, rumbeta, cumbia… el caribe catalán ¡vaya!.
No considero que todas estas bandas que me comentas estemos dentro del mismo fenómeno. Pienso que cada banda representa su propio fenómeno. En nuestro caso somos gente de pueblo que se muestra y expresa tal y como es en sus canciones, explicando maneras de ver las cosas y todo lo que ya te he contado con anterioridad. No nos consideramos un grupo que se pueda meter en ningún saco ya que bebemos de muchas influencias diferentes y tenemos nuestra propia forma de explicar las cosas.
Desde mi punto de vista el arte debe partir de la emoción más sincera y más vivencial, el arte debe ser verdad y lo único que deseo es que todas las personas que hacen arte desde el corazón puedan llegar a todo el mundo, y los que hacen arte con la cabeza espero que no lleguen a nadie.