Este mismo verano Die Antwoord han actuado en festivales españoles como Mad Cool o Dreambeach Villaricos, dejando al público con ganas de escuchar su nuevo trabajo. Y ya lo tenemos aquí. “Mount Ninji & Da Nice Time Kid” (Zef Records/Popstock!, 16) se publica el próximo 16 de septiembre, motivo por el que conversamos con Ninja sobre su nuevo material y muchas otras cosas.

No esperen críticas exaltadas defendiendo “Mount Ninji & Da Nice Time Kid”, el cuarto larga duración de Die Antwoord, en los medios anglosajones más reputados. Ni siquiera en los españoles. No las esperen porque es más que probable que el grupo formado por Watkin Tudor Jones (Ninja), Anri Du Toit (Yo-Landi Vi$$er) y Dj Hi Tek, sea la formación más conocida de entre todas aquellas que suelen ser vapuleadas por la crítica musical. Pero no se fien siempre de los guardianes del buen gusto, porque lo mismo que existen buenos dramas, existen buenas comedias y buenas películas de superhéroes. Lo importante es cómo encajan las intenciones y las pretensiones con los resultados, y tengo muy claro que Die Antwoord consiguen exactamente lo que se proponen: crear una propuesta personal, mestiza, irrespetuosa, provocativa, divertida y efectiva, combinando todas sus filias y todos los sonidos que les interesan, además de echar mano de una imagen impactante para llegar al público. Y claro, su cuarto álbum, “Mount Ninji & Da Nice Time Kid”, no va a ser una excepción.

A lo largo de cincuenta y cuatro minutos, Ninja, Yo-Landi y sus amigos echan mano de música circense, de trap, de rap, de eurobeat o de pop comercial para cantar sobre sexo, ratas callejeras o penes con alas, con Ninja arrastrando su fraseo como de costumbre y Yo-Landi manteniendo su voz chillona mientras van salpicando sus temas de “daddy”, “shit”, “dick”, etcétera. A estas alturas de la película ya todos sabemos de qué va el universo de Die Antwoord y solamente podemos pedirles que nos den nueva basura con la que continuar tomándonos la vida un poco más en broma que los demás. Y hay mucha de esa basura que nos gusta en “Mount Ninji & Da Nice Time Kid”, se lo aseguro. Desde la espectacular entrada con “We Have Candy” al cierre emulando a Faithless en “I Don’t Care”, pasando por la fiesta cypresshillesca que se montan junto a Sen-Dog en “Shit Just Got Real”; la simpática “Wings On My Penis” –con ese descubrimiento que es Lil Tommy Terror como invitado-; el eurobeat cafre de “Banana Brain”; esa broma llamada “Jonah Hill”; el trap gótico de “Stoopid Rich”; la melodramática “Street Light” o la grandguiñolesca “Rats Rule” junto al humorista Jack Black.

Resumiendo, “Mount Ninji & Da Nice Time Kid” agrandará todavía más la grieta entre los detractores de Die Antwoord y quienes disfrutamos con sus canciones, su universo, su sentido del humor y su descaro. Pero ahora dejemos que sea el propio Ninja quien se explique.

La verdad es que me encantan las voces de “We Have Candy”. Me recuerdan muchísimo a una de mis bandas sonoras favoritas de todos los tiempos, “Nightmare Before Christmas” de Danny Elfman. Y “Rats Rule” también va en esa línea. ¿Han sido sus canciones una influencia para vuestro nuevo material?
¡Oh, mierda! Adoramos la banda sonora de “Nightmare Before Christmas” y la música de Danny Elfman. Sí, la verdad es que ha sido una gran influencia en nuestras vidas, pero no habíamos pensado en que había una influencia directa de Danny en estas canciones, aunque tienes razón. Probablemente lo ha sido. Nos encantan los musicales oscuros y malsanos.

“Ahora mismo estamos explorando con nuestra jodida nueva música en una especie de sonido crudísimo de minimal ghetto pop del que no mucha gente sabe demasiado todavía”.

Otra de las canciones con las que disfruto es “Banana Brain”, que me recuerda lo bien que lo pasaba escuchando algunos hits de eurobeat. ¿Podríamos incluirla entre vuestras favoritas?
Definitivamente, de hecho acabamos de hacer un clip de la canción. Para nosotros es una canción muy especial y nos parece preciosa. Nos encanta hasta la luna y volver, ahora y para siempre.

Quizás me equivoque, pero en ella utilizáis el mismo sampler de riser de batería que el “Gangnam Style” de PSY.
¡Nos encanta “Gangnam Style”! (risas). ¡Es taaaaaaan mala que es muy cool!

Esto no es una pregunta, sino que solamente quiero deciros que lo paso en grande con el disco y con su mezcla de géneros. Y me encanta escuchar a Sen Dog cantando con vosotros en “Shit Just Got Real”, aunque siempre has comentado que Cypress Hill son una gran influencia para ti.
¡Sen es jodidamente cool! Lo queremos hasta la muerte y es un tipo grande hasta el infinito. El próximo año Muggs y yo produciremos el disco en solitario de Sen en unos meses, así que estoy encantadísimo.

Ya que hemos empezado con las colaboraciones. Es muy divertido escuchar a Lil Tommy Terror en el disco. Su voz infantil encaja perfectamente con vuestra música. ¿Podrá actuar alguna vez con vosotros?
Nah, Tommy no tiene permiso para actuar en directo. Si su abuela se da cuenta de lo canta y de lo que dice seguramente se muera de un ataque al corazón. ¡Lil Tommy Terror acaba de cumplir siete años, tío!

¿Y qué me dices de Jack Black? ¿Es fan de vuestra música?¿Cómo surgió el que colaborase en vuestro disco?
¡Por supuesto que es fan nuestro! ¡Eso es obvio! ¡Pero creo que nosotros todavía somos más fans suyos! Nos hemos hecho grandes amigos y, cuando coincidimos en la misma ciudad, salimos por ahí juntos. Por eso trabajar juntos fue magnífico. Jack es uno de nuestros tipos/artistas favoritos en este planeta. Es un viejo y agradable cariñito y al mismo tiempo una gran fuerza de la naturaleza.

A propósito, “Jonah Hill” me parece una broma muy graciosa. ¿Se la vais a enviar a él?
Estoy seguro de que alguien se la pondrá en algún momento.

Otro de vuestros habituales en los últimos tiempos es Dj Muggs de Cypress Hill. ¿Cómo es trabajar con él?¿Tenía libertad para hacer lo que le apeteciese?
¡Ninja y Yo-Landi son fans a muerte de Cypress Hill, obviamente! [Ninja habla constantemente en tercera persona]. Dj Muggs, alias The Black Goat, es nuestro productor de rap vivo favorito de todo el planeta. Fue y continúa siendo algo jodidamente maravilloso trabajar con él. Las colaboraciones de nuestro Dj, God (anteriormente conocido como Dj Hi-Tek), con Muggs son jodidamente increíbles. Y nuestro nuevo álbum es la más épica aventura musical que jamás hayamos experimentado. Hemos huído del mundo durante dos años para trabajar en privado en este disco. Muggs nos ha ayudado a sacar al exterior los sonidos secretos que escondíamos en el alma.

La mixtape “Suck On This” era una buena forma de ver algunas de vuestras canciones desde una perspectiva distinta y planteaba la posibilidad de probar cosas nuevas. Era gracioso escuchar las frases en español de “Bum Bum”. ¿Tiene alguna relación con el hecho de que tengáis muchos fans en Sudamérica o España o tiene más que ver con tu novia?
Es el rap porno-romántico de Ninja. El español es un idioma muy romántico en el que cantar.

En “Suck On This” había mucho trap, pero al final el género no tiene tanto peso en “Mount Ninji & Da Nice Time Kid” como podía imaginarse.
Amamos el trap, amamos el hardcore rave, amamos la mierda club banger rapera, amamos el rap crudo y hardcore y al mismo tiempo amamos estilos de música raros y frescos que todavía no tienen una categoría. En nuestro disco hay todos esos géneros que mencionamos, pero continuamos haciendo música todo el tiempo, así que exploramos nuevos terrenos musicales constatemente. Ahora mismo estamos explorando con nuestra jodida nueva música en una especie de sonido crudísimo de minimal ghetto pop del que no mucha gente sabe demasiado todavía. También con algo de rap oscuro y underground, con algo de trap y sonidos trip hop, pero con una super energía jodidamente loca y épica y ravera. Estamos creando la banda sonora de una nueva religión.

“Amamos el viejo sonido de Eminem y fue una grandiosa influencia en Ninja y Yo-Landi. A Ninja le influyó también muchísimo el flow de B-Real y la energía que tenían los tres primeros discos de Cypress Hill”.

Siempre me han gustado las notas que aparecían en “Donker Mag”. Parecen textos muy personales, aunque imagino que las letras de las canciones es algo que luego trabajáis en grupo. ¿Cómo acostumbráis a dar forma a cada canción?
El proceso para crear una canción es siempre distinto. Cada maldita vez es diferente. Es un extraño proceso místico y extraño que jamás se repite del mismo modo. Para nosotros es importante mantenernos en forma creativamente y eso significa no dejar nunca de hacer música. Hago música sin parar desde que cumplí catorce años, y Die Antwoord no hemos dejado nunca de hacer música desde que empezamos hace nueve años, incluso antes de que cualquier persona escuchase hablar sobre nosotros.

La estética en fotografías y clips siempre ha sido algo fundamental en Die Antwoord. ¿Cuáles han sido las influencias visuales de “Mount Ninji & Da Nice Time Kid”?
África nuevamente. Los estilos del tercer mundo.

Lo que es evidente es que, en vuestra música y en vuestra imagen, el componente urbano es fundamental. ¿Han sido las calles una gran escuela para vosotros? ¿Es difícil transmitir pasión o incluso amor cuando ahí fuera hay tanta violencia?
Las calles, el crimen, la violencia, la supervivencia, la esperanza, el amor, la pasión y la música son parte de nuestra cultura sudafricana más allá de que pueda gustarnos o no. Y nuestra música habla sobre la vida real.

Aunque ha pasado ya bastante tiempo, debo decirte que fue una sorpresa escuchar “Pitbull Terrier” por primera vez y descubrir la influencia de la película de Emir Kusturica. ¿Qué opináis sobre Europa del Este? En cierta manera comparten algunos problemas que se han sufrido durante años en Sudáfrica.
Sencillamente nos gusta la mierda del bloque del Este. Es dura, cruda y sucia, como nuestra música.

¿Conocéis a los rusos Little Big? Su música y su estética tienen mucho en común con la vuestra.
Sí, son buena gente. Son nuestros colegas.

Hablando sobre películas, Neill Blomkamp os fichó para “Chappie”, pero en una entrevista dijo que le hubiera gustado que Ninja fuera el protagonista de “Elysium” en lugar de Matt Damon, y que Eminem era su segunda opción por delante de Damon. Y debo decir que la voz y la forma de cantar algunas partes de Ninja siempre me ha recordado a Eminem.
Amamos el viejo sonido de Eminem y fue una grandiosa influencia en Ninja y Yo-Landi. A Ninja le influyó también muchísimo el flow de B-Real y la energía que tenían los tres primeros discos de Cypress Hill. También ha sido una gran influencia Kool Keith, que abrió totalmente la mente de Ninja, más que ningún otro artista. Pero, por encima de todos, la gran influencia de Ninja es Old Dirty Bastard de Wu-Tang Clan. La de Yo-Landi es Gucci Mane.

¿De dónde sacásteis los nombres de Ninja y Yo-Landi? Me gustaría saberlo.
Creamos los nombres de Ninja y Yo-Landi como si fuesen nombres de superhéroes. Todos los raperos hacen algo así. Pero ahora mismo son nuestros nombres reales. Los nombres con los que nacimos son ahora nuestros viejos nombres, no nuestros nombres reales.

En cuanto a la imagen, ¿qué importancia ha tenido el fotógrafo Roger Ballen para Die Antwoord? Es evidente que su trabajo tuvo mucho peso, aunque luego habéis trabajado con gente como Ross Garrett o Amanda Demme, pero ¿hasta dónde llegó su aportación a vuestra estética?
Roger Ballen es un gran amigo y nuestro artista favorita vivo. Ross Garrett es también un gran amigo y uno de nuestros fotógrafos favoritos del planeta. Dentro de nada Ross nos tiene que fotografiar para la portada del nuevo disco.

Sois blancos en Sudáfrica, así que me gustaría conocer vuestro punto de vista sobre lo que ocurre allí. Hace unos meses leí en un periódico español que existía una actitud muy beligerante de la gente de vuestro país contra los inmigrantes somalíes o de Zimbawe. ¿Continúa ocurriendo?¿Es posible que la xenofobia haya ocupado el lugar que antes ocupaban las actitudes racistas?
En Sudáfrica tenemos una cultura muy mestiza. Gente de razas diferentes están muy integrados de una forma cruda y natural. Los racistas blancos son una pequeñísima e irrelevante minoría. Existe, cierto, pero son un pequeño grupo de viejos dinosaurios retrasados que están muriendo a toda velocidad. La gente no es tan racialmente sensible en Sudáfrica como en América. Todo el rollo racial es más relajado aquí que en Estados Unidos. Ahora bien, la xenofobia es algo distinto al racismo. Xenofobia es que haya africanos de Sudáfrica odiando, golpeando y matando a africanos de otros países pobres cercanos y que han ido a parar a Sudáfrica, la mayor parte de forma ilegal, porque la situación en sus países es extremadamente terrible. Algunos africanos de Sudáfrica odian a esos africanos inmigrantes porque creen que están robándoles sus trabajos. Es una situación muy grave.

¿No os molestó cuando todos los políticos elogiaban a Nelson Mandela durante su funeral después de tantos y tantos años de problemas raciales?
Adorábamos a Nelson Mandela.

¿Podría decirse que, con vuestro trabajo, estáis ayudando a expandir la cultura sudafricana por el mundo?
La verdad es que no lo sé. Y si ocurre, en realidad no es nuestro objetivo. Nosotros solamente hacemos la música que nos excita y creamos una parte visual que es la extensión de nuestra música. Cuando la parte sonora y la visual encajan a la perfección, es un verdadero triunfo para nosotros. Hacemos esta mierda para nuestro disfrute personal, así que todo lo que bueno que ocurra alrededor nos hace sentir muy afortunados.

A estas alturas, todos somos más o menos conscientes de que Cape Town (Ciudad del Cabo) es una ciudad con zonas muy peligrosas, pero al mismo tiempo cuenta con Waterkant, el único barrio gay de toda África. ¿Consideras que, en el fondo, es una ciudad abierta y libre?
Tío, conocimos a Dios en esta ciudad. Y Dios es jodidamente gay, así que Cape Town es su tierra.