Dave Lombardo y Mike Patton son los Vincent Vega & Jules Winnfield del avant-metal, los Poncherello & Baker del experimental noise. Dos músicos que se destacan por su creatividad, y que cuando se juntan maximizan sus posibilidades de sorprender. Los discos y shows de Fantomas, aquel proyecto nacido del delirante cerebro de Patton, fueron la primera muestra de esta afirmación. En 2016 se comenzó a cocinar la saga de las alocadas aventuras de estos dos californianos inquietos. Dead Cross, el nuevo proyecto que los incluye a ambos, tendrá su disco en las calles el 4 de agosto vía Ipecac Recordings.

Acompañando a Patton y Lombardo están Justin Pearson (The Locust, Retox) en el bajo y Michael Crain (Retox) en guitarra, quienes grabaron un disco de hardcore de avanzada, tan patán como solemne, tan virtuoso como cavernícola. Lombardo está muy entusiasmado con esta nueva historia y en un arrebatado spanglish nos cuenta todo al respecto.

“No tengo una opinión sobre lo que hacen ahora Slayer, son sólo una banda más en el mundo”.

¿Cómo surgió la idea de fundar Dead Cross?
Yo tenía una banda que había reservado un estudio. Ese alquiler incluía el trabajo de Ross Robinson como productor por dos semanas, pero al final se decidió que no quería trabajar con él, así que me dejaron con ese tiempo de estudio ya comprado. Incluso teníamos shows agendados junto a una banda llamada Descartes A Kant que vendría de México a tocar junto a nosotros en California. Le comenté a Ross que mis ex compañeros no querían entrar al estudio y él me comentó que no había ningún problema. De todas formas me sentí muy mal. Soy una persona a la que le gusta cumplir sus compromisos. Luego Ross me preguntó si podía ir  otro día al estudio, ya que estaba metido en un proyecto en el que igual podía echarle una mano. Obviamente dije que sí.
Apenas pasé la puerta aquel día allí estaban Justin Pearson de The Locust y Michael Crain de Retox. ¡The Locust y Retox son dos de mis bandas de hardcore favoritas!. Les conté mi situación y les propuse hacer música juntos, de esa manera yo podría cumplir los compromisos de conciertos que tenía ya tomados. Estuvimos de acuerdo y comenzamos a escribir música e inmediatamente notamos que había magia, que era muy divertido. Allí mismo Ross nos comenzó a grabar y a producir. Vinieron los ensayos, llegó un cantante –el original fue Gabe Serbian-, hicimos los shows, también una presentación de prensa anticipando nuestro disco y allí Gabe nos dijo que no podía continuar, que quería quedarse en casa para estar con su pequeño bebé. Así que allí comenzamos a pensar en un nuevo vocalista. Tuvimos algunos nombres en mente. Un día mi asistente me dijo “tienes que contactar a Patton”. Yo estaba en plan: Patton no va a querer hacer esto. Está girando con Faith No More. No querrá ser parte de una banda de hardcore”. Finalmente Patton me contactó primero para proponerme lanzar el disco de Dead Cross por su sello, que éramos más que bienvenidos allí. Le agradecí, pero le aclaré que no sabíamos en qué terminaría el disco. Y bueno, en el ir y venir de mensajes le conté que Gabe había dejado la banda y si le apetecía reemplazarlo. Él no se lo tomó muy en serio al principio, pero luego fue como: “¡Sí, claro!”. Y aquí estamos hoy, con este disco en el que todo el mundo parece estar entusiasmado respecto a que Patton y yo volvemos a trabajar juntos, pero ahora en una banda hardcore.

En Fantomas fue Patton quien te llamó para tocar, en este caso tú lo llamaste a él.
Sí, es curioso. No diría que me sentí incómodo, pero creía que él no tendría tiempo para esto. Su agenda está a tope. Me encontré con él cuatro meses antes de hacerle la propuesta y me contó que estaba metido en muchos proyectos. Así que sabía que tenía pocas opciones de que me dijera que sí. Pero me equivoqué. Es interesante pensar que primero él me llamó para Fantomas y luego yo para Dead Cross. Él ya estaba interesado en la banda ya que es fan de Justin y Michael y luego cuando se nos unió definitivamente se puso muy feliz.

Desde fuera parece como si tú y Mike tuvieran personalidades musicales complementarias ¿en qué ha cambiado tu perfil artístico luego de compartir bandas con él?
Lo que dices es muy interesante. Sí, tenemos personalidades artísticas complementarias.  No sólo respecto a la variedad musical que ambos disfrutamos, sino que en el escenario creamos juntos una intensidad particular. Yo entiendo el lenguaje de su voz en vivo: cómo se expresa vocalmente. Aún cuando está improvisando, inmediatamente sé hacia donde irá. Yo le hablo con mis baterías y él me habla con sus ruidos vocales. Mike ama mi forma de tocar en este disco y yo creo que él entra perfectamente en el estilo.

El disco sin duda es brutal, pero también muy escuchable. Es como si de algún modo tuviera cierta sensibilidad.
¡Sí! Absolutamente. Siento exactamente lo mismo que tú. Hay muchos discos de hardcore por ahí que son muy intensos, pero hay algo muy especial en este. Cuando lo escuchas de comienzo a fin, no sientes que atravesaste diez canciones o un disco entero. Fluye fácilmente, no hay que esforzarse para escucharlo. Es suave y sé que es producto de las voces de Patton y su tipo de fraseo. Es muy, muy bueno. Cuando la música ya estaba escrita –te recuerdo que el disco estaba totalmente compuesto cuando llegó Patton e incluso Gabe ya había escrito la mitad de las voces cuando decidió irse- Mike nos comenzó a mandar ideas por e-mail y todo eso nos voló la cabeza. Él tiene un método y su creatividad es muy profunda. No es nada superficial ni monótona, tiene un rango increíble y es por esto que el disco fluye de ese modo. Es alucinante.

¿Cuánto crees que influenció en el sonido de la banda la llegada de Mike?
Cuando él puso las voces ¡todo cambió! Hizo un trabajo muy distinto al que venía haciendo Gabe. La clave es la melodía. La melodía guía a la música. Si la melodía no te engancha, la música se vuelve aburrida. Patton le dio mucha profundidad a nuestras canciones. Puedes cantar las canciones, aún sin saber las letras. Cantar felizmente un disco hardcore definitivamente es algo que no pasa (risas).

¿Cómo viste a Patton en el estudio? Da la sensación de que se dio el gusto de hacer algo realmente extremo y metal/punk, algo no tan difícil de digerir como Fantomas o Moonchild.  Hay cosas que incluso me recuerdan a los primeros demos de Mr. Bungle.
Se divirtió mucho con esto. Lo disfrutó a tope. Él no estuvo con nosotros en estudio, para nada. Le enviamos la música y grabó todas sus partes en la privacidad de su casa. Nadie estuvo alrededor: no hubo músicos, no hubo productores que lo influenciaran. Le dimos la música y fue en plan “haz lo que quieras”. Las voces fueron todas escritas y producidas por Patton, así como la música es toda de Justin, Michael y mía.

Esta parece  una manera que Patton encuentra cómoda para trabajar. Ya hizo lo mismo con “Sol Invictus”, el último disco de Faith No More.
Creo que es su lugar de confort. Allí se puede sentar, escuchar la música y entender bien qué es lo que la música necesita. Y lo bueno es que no se sobrepasa. Algo que amo de su forma de cantar es que nunca canta de más. Muchos vocalistas “dicen demasiado”. Mike siempre deja espacio para la sesión rítmica y pone sus partes justo en el lugar necesario. El otro día estaba escribiendo nueva música para Dead Cross, tenía una canción con una parte que yo pensaba que podría ser la estrofa y otra que sería el estribillo. Cuando la música llegó a Patton, invirtió las partes. Esa es la genialidad de Mike. Cuando crees que las voces irán por un lado, pues no; ahí llega y pone todo en un lugar completamente distinto.

Estás en Suicidal Tendencies, Misfits y Dead Cross al mismo tiempo ¿vas detrás de algún tipo de record?
¡No! Como sabes, el año tiene 365 días y hay 24 horas por día. Trabajo ocho horas, duermo otras ocho y me quedan ocho más para mí. Tienes que administrar tu tiempo con responsabilidad para sacarle el mayor provecho. Hay gente que cree que girar con una sola banda tres veces al año ya es mucho trabajo, pero yo me pregunto qué estarán haciendo con su tiempo. Normalmente la gente trabaja en relación de dependencia por cinco o seis días a la semana. Así que si tienes la suerte de trabajar para ti mismo, deberías ser capaz de llenar tu tiempo y hacerlo productivo al máximo ¡Incluso a veces siento que no soy todo lo productivo que podría ser!. Suelo pensar en cómo hacer para sacar más partido de mi tiempo, pero bueno también es bueno bajar la intensidad de vez en cuando, respirar hondo y tomarte un poco más de tiempo para ti.
Ahora estoy por irme de gira con Suicidal Tendencies por Europa -lo cual me pone muy feliz ya que me siento un chamaco cuando toco todos esos clásicos-, Dead Cross estuvo ensayando bastante últimamente. Grabamos algunas improvisaciones que podrían devenir en nuevas canciones. Nuestro disco dura sólo 29 minutos, necesitamos sumar más música para nuestras presentaciones en directo.

Tras todos estos años fuera de Slayer ¿cómo te sientes respecto a tus ex compañeros? Ellos siguen girando con el mismo show año tras año mientras tú elegiste un camino más cercano a vivir nuevas experiencias.
Realmente no siento nada. No pienso en ellos. Es parte de mi historia, es parte de mi vida, pero estoy en otras cosas que son muy satisfactorias para mí. No tengo una opinión sobre lo que hacen, son sólo una banda más en el mundo.

Fantomas volvió a los escenarios en el festival de Tool en California. Tomando en cuenta el cartel de esa fecha que también tuvo a Primus, Melvins y Clutch ¿no crees que estas bandas son parte de una escena difícil de definir? ¿Qué elementos musicales une a todas estas bandas?
Bueno, los miembros de Tool son amigos de los Melvins y también de Patton. Yo creo que todos los miembros de estas bandas son gente sin miedo a tocar cosas diferentes: necesitan tocar música que satisfaga sus almas, no importa cómo suene. No hay miedo a la experimentación. Tool son únicos al igual que Melvins, que no siguen ningún género o estilo. Todos comparten un espíritu valiente, sin temores.
Dead Cross era una de las bandas citadas para este show, pero yo ya estaba comprometido con Suicidal para esas fechas, así que se preguntaron que otra banda tiene Patton y surgió Fantomas. La batería la tocará Dale Crover de Melvins, quien conoce muy bien el repertorio del grupo.

Interesante, Dale y tú son bateristas muy diferentes.
Sí, pero bueno harán The Director’s Cut, que es un poco más simple que los demás discos.

Claro, es lo “menos Lombardo” que tiene Fantomas.
¡Exacto! (risas)

A esta altura has compartido escenario con muchísimos músicos reconocidos. Si tuvieses la posibilidad de armar tu “banda ideal” ¿a quienes elegirías para acompañarte?
Escogería a un cantante como Mike Patton, un guitarrista como Michael Crain, el bajista de The Locust (risas). No pienso realmente en esto porque la formación de una banda debe fluir. Quizá podría pensar que la banda soñada para mí podría ser Fantomas, pero aquí estoy ahora, quince años después, con una nueva banda con el mismo vocalista. Así que ahora Dead Cross es un sueño para mí, ya que nunca pensé que ver como muchas puertas se me cerraban, otras se volvían a abrir de este modo. Estoy muy agradecido de cómo es todo ahora. No cambiaría nada.