Suele usarse con tal frivolidad el término “supergrupo” que le hemos quitado algo de peso a la idea. Pero Crystal Fairy lo son, y además uno de los más apreciables con los que nos podamos encontrar ahora mismo. El 24 de febrero publicarán “Crystal Fairy” (Ipecac, 17), su primer larga duración juntos. Para descubrir más al respecto charlamos con Buzz Osborne (guitarra y voces, Melvins) y Teri Gender Bender (voz, Le Butcherettes).

Aunque Osborne y Gender Bender no son los únicos miembros populares de Crystal Fairy, sino que Dale Crover (también en Melvins) se encarga de la batería y el mismísimo Omar Rodríguez-López (At The Drive-In, The Mars Volta, Antemasque). Como paladines de la libre expresión fomentada en sus grupos, este equipo firma un disco debut dinámico y frenético, que devuelve al rock la etiqueta de “peligroso”. Crystal Fairy estará en circulación el 24 de febrero, pero ahora hablamos con Teri y Buzz para que nos hablen de lo entusiasmados que están con esta nueva aventura.

Buzz, cuando Mike Patton te llamó para ser parte de Fantomas, dijiste que “tuve una erección y me cagué encima al mismo tiempo”. ¿Qué sentiste en el momento de formar Crystal Fairy?
(Buzz Osborne) ¡Esa fue una buena respuesta! (risas). Me sentí igual. Muy bien. Sé que Teri es la misma fuerza de la naturaleza cuando hace música, es sencillamente fabulosa. Así que cuando acordamos hacer esto supe que sería grandioso. Funcionó muy rápidamente, las canciones salieron muy pronto. Es genial, cero problemas.

“La actitud es algo que viene con nosotros naturalmente. La música es siempre lo primordial”. (Buzz Osborne)

¿Cómo es la vibra del disco desde tu perspectiva?
(Buzz Osborne) Es rock agresivo con voces femeninas, lo cual es extraño en cierto sentido. Creo que Teri tiene una voz clásica que puede volverse rara también según las circunstancias musicales que transitemos. Esa combinación funcionó a la perfección, hay en esta banda una sensibilidad importante a lo que consideramos buena música rock. Es asombroso.

Yo creo que el disco suena un poco a Melvins con Teri, pero me da la sensación de que Omar metió su mano en algunas melodías vocales ¿Cómo fue el proceso de escritura del disco?
(Buzz Osborne) Las melodías vocales fueron todas escritas por Teri, o sea que es imposible que escuches la influencia de Omar en las voces. Yo escribí algunas músicas por mi lado, lo mismo hizo Teri, y también escribimos algunas cosas los dos juntos. También hubo sesiones donde los cuatro compusimos al mismo tiempo. Pero la mayoría de la música fue escrita por Teri y yo. Y es imposible que no suene un poco a Melvins. Todo lo que hago tiene mi sello. No sé, es como Bob Dylan, que escribe música a lo Bob Dylan. O Johnny Cash, o AC/DC, o The Birthday Party, Nick Cave… es imposible que se alejen de su sonido. Mi sonido estará siempre en lo que haga aunque escriba un disco de synth-pop, ¿sabes?

Estás acostumbrado a ser el frontman en Melvins, pero en tus proyectos paralelos te han acompañado otros cantantes prestigiosos como Mike Patton o Jello Biafra y ahora lo hará Teri. ¿Cuál es la mejor parte de no tener todos los ojos encima?
(Buzz Osborne) ¡Está muy bien! Aunque no sea algo que me preocupe demasiado. Me encanta trabajar con otra gente. Trabajé mucho por mi lado, escribí unas cuatrocientos canciones, entonces es muy agradable estar en proyectos que no dependan de mí al cien por cien. Es refrescante. De hecho con Melvins ahora mismo estamos grabando un disco doble y uno simple. ¡Tres al mismo tiempo! Saldrán pronto por Ipecac.

Teri muy buena escribiendo y una cantante versátil. Da la impresión de que todo el mundo quiere colaborar con ella. ¿Te sientes afortunado de tenerla en tu banda?
(Buzz Osborne) Bueno, tomo tus palabras sobre que es muy requerida para colaboraciones, yo no lo sabía. Pero sí, claro, me siento afortunado. Es un talento asombroso e incuestionable.

Su voz sobre tus guitarras suena inquietante.
(Buzz Osborne) Exacto, creo que es música que “molesta”. La idea era hacer algo diferente. Está claro que no soy de escribir breves cancioncillas pop (risas).

¿Cuál es tu proyecto favorito de Omar Rodríguez-López?
(Buzz Osborne) Posiblemente The Mars Volta. Pero no he escuchado todo lo que ha hecho. Es realmente imposible.

Melvins es un grupo con una actitud muy fuerte ¿Qué fue más importante en su carrera: la música en sí o decir “fuck you” a la gente correcta en el momento preciso?
(Buzz Osborne) La música es más importante, definitivamente. La actitud es algo que viene con nosotros naturalmente. La música es siempre lo primordial.

Volviendo a Fantomas ¿qué tan complicado y disfrutable es tocar en vivo con esta banda?
(Buzz Osborne) Oh, es divertido, lo disfruto mucho. Tocamos hace un tiempo ya y no tengo idea si volveremos a hacerlo o cuando lo haríamos. Es un poco una pesadilla comenzar el proceso, es muchísimo trabajo, pero no me molesta para nada. No le tengo miedo.

¿Qué se siente al ser parte de Ipecac por tantos años?
(Buzz Osborne) Una excelente sensación. La relación con Mike Patton y Greg Werckman es buena. Nunca nos imponen nada, nos dejan hacer lo que queremos. Es algo bueno que ya viene sucediendo desde hace casi veinte años. De todos modos nunca estuvimos en un sello que nos impusiera métodos o lo que sea. No lo hubiésemos permitido.

¿Qué piensas cuando la gente se refiere a ti como el padrino del grunge debido a tu influencia en Nirvana?
(Buzz Osborne) Me gusta que la gente piense eso, pero no me influye demasiado. No me preocupa el tema, vamos.

 

Teri compartiste escenario y gira con Melvins hace un par de años. ¿Cuánto tardaron en darse cuenta que debían formar un grupo juntos?
(Teri Gender Bender) La verdad es que no lo sé. Lo que sí sé es que Omar y yo hemos sido fans de Melvins por mucho tiempo incluso antes de tener nuestros propios proyectos. Melvins es una de esas bandas que han cambiado y transformado el camino de la música. El hecho que nos invitaran a formar parte de un conjunto fue increíble.

¿Cómo surgió la idea de que Omar sea el bajista?
(Teri Gender Bender) Cuando Omar era un chamaquito empezó a tocar el bajo y luego tomó la guitarra como instrumento principal, pero en realidad Omar es un gran bajista. Fue el bajista de la banda de dub-punk legendaria DeFacto, hasta llegó a ser bajista mío en Le Butcherettes por unos años. Aparte ha tocado el bajo en la mayoría de sus discos solistas, así que fue natural que Omar se inclinara hacia ese instrumento para Crystal Fairy.

“Me dejo llevar por la energía que rodea un tema y me entrego a que me posea. No puedo tomar crédito por las diversas personalidades que tengo”. (Teri Gender Bender)

Buzz me decía que las canciones están compuestas en su mayoría entre tú y él cuando le comenté que había algo de Omar en algunas melodías vocales. ¿Son tus compañeros de banda una influencia para ti?
(Teri Gender Bender) Por supuesto. Ellos me inspiran a creer en mí misma.

Según lo agresivo y sugestivo de su sonido, parece que Crystal Fairy intentan devolver cierta peligrosidad al rock. ¿Estás de acuerdo?
(Teri Gender Bender) Creo que sin duda este sonido es agresivo y claro, algo que hoy en día está disminuyendo en la música actual. En cualquier caso yo vivo en una cueva y no conozco todo lo que sucede en la música. Pero sé que todos los componentes de la banda tenemos una ira interior que sale a la luz en todo lo que hacemos, en el arte y en la música.

A pesar de no ser cantantes en sus bandas tanto Omar como Dale se pueden considerar como frontmen. ¿Cómo te sientes en una banda en la que todos los miembros tienen tanto peso?
(Teri Gender Bender) Estoy de acuerdo. Son grandes personajes con una esencia individualmente única. Para mí es un honor y siento que uno nace en un mundo tan inestable para poder encontrarse con gente excéntrica y visionaria. Gente como ellos me ayudan a retomar mi espiritualidad.

¿Es una responsabilidad extra liderar una banda así con tanta presencia escénica?
(Teri Gender Bender) Pues de cierta manera lo es… pero a la vez no tengo por que preocuparme, mi trabajo consiste en ser yo. Con que me cuide y me mantenga saludable puedo seguir haciendo lo que más me gusta. Nací para esto.

Tu voz es más versátil y personal que nunca en este disco. Cuando te sientas a componer una melodía, ¿prestas atención a ciertos parámetros con la idea de sonar lo más personal posible?
(Teri Gender Bender) No, para nada. Sólo me dejo llevar por el sentimiento que va resonando dentro de la canción. Lo liberador de hacer lo que hago es que no tengo una idea premeditada. Me siento y me dejo llevar por la narración de las vibras y de las letras que voy encontrando en mis cuadernos.

Hace unos años decías que “de las injusticias salen los rebeldes con sed de reivindicación” ¿Qué crees que puede aportar de bueno la presidencia de Trump?
(Teri Gender Bender) Mira, yo no sé nada de política, y eso que leo mucho pero no me quiero dejar llevar por el odio hacia un individuo que ni siquiera conozco. Es mucha energía desperdiciada. Y fíjate que ni los que están metidos en política saben realmente de política. Hay tantos ángulos, tantos dominós y tantos temblores que no me puedo ni imaginar las capas y las texturas de un contexto que está constantemente cambiando y adaptándose a los intereses monetarios.
Entiende, yo ni soy liberal ni conservadora; claro, soy liberal en ciertos aspectos y conservadora en otros, pero a fín de cuentas no me voy a unir al barco Titanic Anti-Trump, ¡ese barco está generando dinero con nuestra data! Es mejor enfocarnos a luchar por nuestros derechos haciendo lo mejor que sabemos hacer: crear en vez de destruir. Quis custodiet ipsos custodes? ¿Quién custodia a los custodios? El asunto va mucho más allá que eso: los enemigos son la gente detrás de Trump, la gente detrás de los bancos, de las compañías corporativas. Pero aún así son enemigos que el mundo permitió convertir en una necesidad para seguir con nuestros consumos. Nada en la vida nos va salir gratis ¿Tal vez es hora de que nos corten Internet para que, en realidad, hagamos algo? Es de una simbología muy abstracta todo lo que esta sucediendo. Ya se veía venir. La cultura universal está obsesionada con “personajes virales”, sean de programas de reality o de películas de Hollywood. Vean la película “The Network”. Ahí empieza uno a entender el psique de un sistema corrupto y escalofriante. Creo que muchas cosas buenas van a salir de esta etapa ¿Por qué? Por que esa es la ley del magnetismo. Negatividad-positividad-negatividad: el péndulo siempre estará en movimiento constante y desafortunadamente “las caídas romanas” son parte de la vida tanto como el amor y la muerte.

Asumo que siendo mexicana residente en Estados Unidos no será un tiempo muy placentero el que se plantea durante los próximos cuatro años. ¿Cuáles crees que serán las claves para poder atravesar de la mejor manera el mandato de Trump?
(Teri Gender Bender) Al final de todo está es la filosofía de los latinos: “Aut viam inveniam aut faciam” que significa “o encuentro un camino o invento uno”. Es que no entiendo el miedo que le tiene la gente a Trump, ¡si siempre ha sido difícil para un mexicano, para un musulmán, para cualquier extranjero la entrada a Estados Unidos y el tratamiento dentro del país! Las excepciones sólo son las ciudades de la costa donde radican los izquierdistas liberales. A la gente de afuera le aterra la idea de un muro, pero ¡¿pués qué creen?! ¡Ya hay un muro! Yo vivo en El Paso y puedo ver desde mi ventana el muro que nos separa con Juárez. Las cosas estaban enmascaradas con una ilusión de un presidente “liberal” y negro pero también lo mismo, big fish-little fish. Al final de cuentas los que van mandando son las compañías farmacéuticas, los bancos. Hoy en día la guerra no sólo consiste en sangre y en armas, sino en la bala de la economía y el mundo cibernético. Pero regresando a lo mismo, no tenemos ni idea de las capas oscuras de los motores políticos internos de nuestro mundo. No es tan en blanco y negro la película histórica que estamos viviendo. Es muy fácil juzgar para uno que no esta involucrado. Créeme, y esto viene de una feminista mexicana. Como dice Garry Shandling: “El mundo es demasiado ruidoso y está distraído últimamente en sobrevivir, todos tenemos que cerrar el hocico. Las respuestas están dentro del silencio. Los monjes se prenden de fuego en las protestas para dejar este punto claro. Sólo considérenlo”.

Cambiando de ángulo. Entre proyectos paralelos y tu banda ya cuentas con un buen catálogo de discos en los que participas. ¿Es necesario para ti desdoblar tu personalidad en distintas bandas? ¿Sientes que en cada una hay lugar para una Teri en particular?
(Teri Gender Bender) Me dejo llevar por la energía que rodea un tema y me entrego a que me posea. No puedo tomar crédito por las diversas personalidades que tengo. Creo que mucho tiene que ver con la antena que poseemos: vamos canalizando voces de otros espíritus y de gente viva o entes sin estar realmente consientes. A veces es una maldición porque hay días en los que estoy muy sensible a todo mi alrededor y me tengo que encerrar para dejar de sentir. Y no es por diva o por mamona, también es saludable desenchufarte porque si no las migrañas empiezan y las lágrimas no paran. ¡Ay!

Si pudieses elegir a alguna cantante para hacer un dueto, ¿quien te gustaría que fuese?
(Teri Gender Bender) Con Mon LaFerte, Francisca Valenzuela, Selda, Jessy Bulbo, Kimbra, no sé, son muchas. Lo rico de colaborar es que vas creando mundos diferentes que jamás te hubieras imaginado.

Sé que recién estás comenzando con Crystal Fairy, pero seguramente tendrás más proyectos en mente para el futuro.
(Teri Gender Bender) Estoy trabajando nuevo disco para Le Butcherettes, escribiendo un libro y planeando giras con Crystal Fairy y Le Butcherettes. Si Dios quiere, va ser un año lleno de actividad.

Melvins ya llevan más de treinta años en la ruta y aquí les tienes, armando un nuevo grupo con gente de otra generación como tú. ¿Cómo te ves a los cincuenta? ¿Cuál crees que será tu papel en la música?
(Teri Gender Bender) ¡La verdad es que no lo sé! (risas). Y qué bueno que no sé. Buzz y Dale son ejemplos a seguir. Si Dios me lo permite, quisiera estar haciendo lo que hago: música y giras. No pienso mucho en mi papel en la música; hay gente en mi vida a quienes aún les cuesta trabajo recordar mi nombre.