Por mucho que se empeñen en silenciarlo, muse son calcados a Radiohead. Pero si Madonna, que les fichó para su sello Maverick, les vio algo, tendremos que darles el beneficio de la duda. A nosotros nos gustan, pero, de momento y hasta que no se quiten de encima el fantasma de Radiohead, nos mantendremos escépticos.

“Showbiz” ha llegado a nuestro país con un año de retraso. Si encima consideramos que algunas canciones (“Uno”¸ “Unintended” o “Cave”) funcionaron como singles mucho antes de que el disco saliera en Inglaterra y Muse arrasaran con “Muscle Museum”, veremos que estamos ante un disco muy antiguo. Es lógico preguntar a sus creadores si aún se sienten identificados con él. Dominic Howard (batería) al aparato. “Creo que está bien como está… si volviera a hacer el álbum ahora mismo, sería completamente distinto, pero esto no va a suceder. El disco aún es válido, anque en directo las canciones cambian”. Ya que su lucha pasa por desmarcarse de las comparaciones con Radiohead, cabe cuestionarse sobre la nueva dirección que va a tomar Muse en el futuro. “Aunque mantendremos el mismo estilo, creo que será diferente, quizás será más extremo, más heavy, tendrá distintos estados de ánimo, algunos más oscuros, otros más melosos y acústicos, no estoy muy seguro de ello hasta que entremos en el estudio”. De todos modos, tendrá mucho que ver con el estado emocional de Matthew Bellamy , su cantante y autor de la música y la letra de todos los temas. Me intereso por el proceso de creación de Muse. ¿Participan Dom y Chris Wolstenholme (bajo) activamente en el grupo, o se trata de la banda de un solo hombre? ¿Cómo surgen las canciones? “Depende, a veces las canciones tardan un tiempo, las tocamos por ahí de formas distintas y tardan meses en terminarse, a veces vamos directos al grano, bang, bang, bang y las tenemos muy rápidamente. Otras canciones, como “Sunburn”, “Unintended” o “Hate This & I´ll Love You” salieron en el estudio”. Me pregunto, también, de qué se lamentarán tanto unos chicos de veintipocos en unas canciones con tanta épica lacrimógena. “Van de experiencias personales, de los sentimientos, de la confusión acerca de la vida y no saber realmente sobre nuestra existencia, qué hacemos aquí”. Por ahora, ejercer de estrellas de rock en su país, que no es poco. Lo que no sabemos es si se esperaban un éxito tan repentino. “No me lo esperaba, y me asombra ver que en paises que aún no se ha publicado el álbum, “Muscle Museum” ya es como un hit underground (risas). Seguramente, por lo que habían estado luchando desde los tiempos del instituto, encerrados en un sucio garage. “Sí, las cosas han sucedido de forma en que nos sentíamos preparados, no ha sido algo que de golpe nos haya cogido por sorpresa. Ha sido muy controlado por nuestra parte. Y sí, creo que llevábamos mucho tiempo esperando salir con el grupo, poder dedicar todo nuestro tiempo a la banda, ir de gira y viajar por todo el mundo”. Un éxito como el de Coldplay, número uno en Inglaterra. “Sí, creo que Coldplay es una banda bastante buena, los he visto tocar unas cuantas veces y son unos chicos muy majos (risas). Que, por cierto, también suenan a Radiohead, aunque no tanto como Muse. “Estoy aburrido de contestar a esta pregunta, estamos cansados de ella”.

De acuerdo, cambiemos de tema, porque me interesa el toque ¿francés? que tiene “Muscle Museum”. “¿Francés?… No, creo que español o griego. En el tiempo en que hicimos la canción, Matt estuvo viajando mucho por Europa, con una guitarra e intentando aprender los estilos tradicionales de cada país. Y esa línea en concreto es griega, pero él también toca muchas guitarras flamencas”. ¿Y la “curiosa” producción de John Leckie, hombre tras los controles de “The Bends” de Radiohead? “Fue muy bien, es un gran hombre… nos hicimos amigos”. ¿Seguro que no le cogisteis porque os gustaba demasiado el sonido de ese disco? “No, esa no fue una razón porque nos gustan muchas otras cosas como Pink Floyd o John Lennon, hicimos el álbum con Leckie porque nos hicimos amigos”. Insistiré una vez más. ¿Cómo vais a quitaros de encima el fantasma de Radiohead? “No diciendo nada”. OK. Vamos a la otra influencia básica de Matt, que aún no la habíamos nombrado: Jeff Buckley. En “Falling Down”, por ejemplo, el parecido es innegable. “Quizás para Matt sea una influencia, en algunas partes vocales su registro se parece a él”. Pero vayamos a los gustos de los otros dos tercios del grupo, que parecen estar en las antípodas de Matt. “Nos gustan algunas bandas de rock duro, como Primus o Rage Against The Machine, Sonic Youth, Pixies, material duro y también música clásica, como Chopin”. Muchas bandas americanas para un grupo inglés. “No necesariamente, pero dentro del rock, creo que en América las bandas de guitarras son mejores, en Gran Bretaña no hay nada que roquee de verdad”.