Clap Your Hands Say Yeah vuelven a nuestro país. Después de pasar por Madrid el pasado mes, se les podrá ver en Barcelona el 3 de octubre, dentro del Ciclo Caprichos de Apolo de la sala barcelonesa; el 4 de octubre en el Espai Rambleta de Valencia, el 5 en el Teatro Circo de Murcia y el 6 en el Ochoymedio de Madrid. Aprovechamos para charlar con su líder, Alec Ounsworth.

Ya has visitado ciudades como Madrid y Barcelona con anterioridad, pero ahora vuelves para presentar vuestro quinto álbum. ¿Qué significado tiene “The Tourist” en vuestra carrera como músicos?
Tocamos en Madrid hace diez años pero sinceramente, no me acuerdo demasiado… Sin embargo tengo recuerdos más vivos de Barcelona porque he estado con más frecuencia. No obstante, cuando era más joven, rozando la adolescencia, tuve la suerte de viajar por estas ciudades, y por algún motivo lo tengo más presente que las giras posteriores. Recuerdo montar en motocicleta cuando tenía dieciocho años por las calles de Madrid, fueron días felices. En cuanto al disco, no tengo ni idea de qué significa. Supongo que sencillamente que va después del cuarto y antes que el sexto (risas).

¿Cómo fue el proceso de producción? ¿Fluyó fácilmente o tuviste problemas para apostar por nuevas direcciones sonoras?
Ha sido un proceso muy largo porque estuve lidiando con varios problemas personales que prefiero guardar para mí. Estos desajustes probablemente retrasaran el lanzamiento del álbum. Sin embargo, el proceso ha sido similar al de otros trabajos. Tuvimos a Nick Krill como ingeniero de sonido, un tío que sabe lo que quiere de primeras. En general todo el proceso fue orgánico y fluyó de una manera muy natural. Es también gracioso porque me siento como un cineasta de cine independiente cada vez que grabo, peleándome con cada pieza para que salga bien. Hay obstáculos por todos lados.

“Las canciones son la manera de ser sincero conmigo mismo, un espejo donde poder mirarme”.

¿Cuánto tiempo estuviste con la producción?
Intenté construir las canciones por mi cuenta y hacer las variaciones que hicieran falta. Una vez tuve la primera, y marcara la esencia del resto, reuní a los músicos en el estudio y las trabajamos. Después añadí más voces, teclados… Finalmente se las llevé a Dave Fridmann para que me las mezclara. Así que exactamente no lo se pero sí, nos llevó mucho tiempo.

¿Tuviste alguna influencia musical para crear las canciones que componen “The Tourist”?
Para este álbum en concreto no tuve a ningún artista en mente. No creo que en el proceso de composición escuchara a ninguna banda y dijera : “Eh, quiero que esto suene así”.

En esta ocasión tus letras son más oscuras de lo habitual… ¿Consideras tus trabajos puramente autobiográficos?Escribo exclusivamente para mí, pero por otro lado a través de estas letras invito a los oyentes a entrar en este mundo que he creado. No escribo para otra gente porque sería muy confuso ya que cada individuo tiene su manera de pensar. Pero mis discos son totalmente autobiográficos. Hay canciones en las que hablo de otros personajes, pero en el fondo son mi persona. Es mi manera de ser sincero conmigo mismo, un espejo en el que poder mirarme.

¿Y qué papel juega el título del álbum en esta obra autobiográfica?
Todo vino por la canción que abre el álbum, “The Pilot”, y que plantea la tesis del mismo: ¿Cuánto control tienes sobre tu propia vida? No puedes controlar todo lo que pasa. A veces te sientes como un piloto, con todo el poder en los mandos, pero otras veces te sientes como un turista recién llegado, perdido en la inmensidad de alguna ciudad desconocida.

¿Te ves a ti mismo con un turista cada vez que viajas cuando estás de gira?
Un poquito. Llevo viajando por el mundo unos trece años y ya no me siento incómodo. Me siento como un turista en general, pero en la vida misma.

Después de estos trece años, ¿alguna vez has pensado en que has tenido suficiente? Cansado quizá físicamente a la par que mentalmente.
No hasta el punto de querer dejarlo, pero a veces me he sentido frustrado, tanto por lo que engloba estar de gira como por los procesos de creación.

En cuanto a la nueva gira de presentación, ¿qué puede esperar el público de tus conciertos? Ya sean seguidores desde vuestros inicios, o fans recién enganchados.
Los shows son una mezcla de los cinco álbumes. Los conciertos son pura energía, aunque yo mismo no parezca el tío más efusivo del mundo. En un directo las cosas son distintas. Todas las fases de Clap Your Hands Say Yeah se ven representadas, así que supongo que los conciertos acaban siendo un bonito recorrido de todos estos años. Creo que el público es capaz de entender como todas las canciones encajan entre ellas y estoy muy orgulloso de ello.

¿Cómo te sientes tú cuando estás sobre los escenarios?
Depende, pero normalmente siempre estoy nervioso. Desde hace años tengo un poquito de pánico escénico, sin importar el número de gente que esté mirándome. Cuando mejor me lo paso es cuando se apagan las luces y junto con ellas me elevo lo que dure el concierto. Los shows en los que realmente conecto con la atmósfera y con lo que estoy diciendo son maravillosos.

¿Cuáles son tus planes con Clap Your Hands Say Yeah ahora que la gira ya está en marcha?
Ya estoy trabajando en el próximo trabajo. Al tener que volar mucho, aprovecho esas horas para componer. Tengo las melodías bastante encarriladas y creo que en octubre tendré el tracklist completo, y una mezcla a punto para finales de este año. La idea sería sacarlo el año que viene, aunque ya sabes, con estas cosas nunca se sabe.

¿Es difícil para ti rescatar canciones de otros álbumes?
Lo bueno es que no me he cansado de ellas. Todavía disfruto un montón tocándolas en directo y me siento muy a gusto cada vez que lo hago.

Para acabar, una última pregunta que siempre me gusta hacer. ¿Cuál sería tu consejo para gente que quiere empezar o está empezando con una banda?
Se honesto. Siempre. Si tu objetivo es ganar dinero, déjalo claro desde el principio, y haz lo que tengas que hacer para conseguirlo. Si tu propósito es ser artista y fiel a lo que crees, tienes que ser muy consciente de que no será nada fácil.