Carla Morrison vuelve a nuestro país en un momento de popularidad excelente y justo después de publicar el epé “La verdad al desnudo”. Después de pasarse por festivales como Bilbao BBK, Veranos de la Villa o La Mar de Músicas, vuelve este mes de noviembre para actuar en Barcelona (Festival Mil·lenni, Apolo, 21 noviembre); León (Cómplices de Mahou, con Dani Martín, Sala Entrevías, 22 noviembre), Madrid (Ochoymedio Club, con Siloé, 23 noviembre) y Valladolid (Cómplices de Mahou, con Fuel Fandango, Sala Lava, 24 noviembre).

Hace unos meses, la mexicana contestó a nuestro cuestionario “On The Road” sobre el hecho de salir de gira y lo que representa, que recuperamos ahora a propósito de esta nueva gira española.

Estás girando por todo el mundo. ¿Qué es lo que te sorprende más cuando sales fuera de tu país y lo que menos te gusta?
Lo que más me sorprende es que la gente esté genuínamente interesada en mi música, que puede ser tan triste y tan mexicana, pero puede llegar a cualquier corazón dispuesto a escuchar. Lo que menos me gusta es subirme al avión y vivir esas turbulencias…

¿En qué países se está apreciando más tu propuesta? ¿Hay algún lugar en concreto con el que tengas una conexión especial?
En muchos lugares se siente la conexión sin ningún tipo de problema… por ejemplo en Chile valoran mucho mi música. En Estados Unidos y Argentina también.

¿Qué diferencia al público del Coachella del público que va a verte cuando actúas en España?
El público de Coachella es un publico único. Muy californiano, muy hippie, muy buena onda y muy en pro de cualquier tipo de música. El público español es un público silencioso que vive todo por dentro, pero cuando les veo las lágrimas y escucho sus enormes aplausos, entiendo todo.

Aviones, coches, furgonetas… ¿Qué música escuchas durante los trayectos, si es que escuchas algo de música?
Escucho muchos podcasts… muchos de NPR, amor Ted Hour Radio y Invisibilia… pero también escucho música, desde Eric Satie a Weyes Blood que últimamente amo tanto…

¿Te pagan más después de ganar el Grammy Latino a Mejor Canción Alternativa por “Vez primera”?
Aun no me pagan más… pero si valoran más mi trabajo como compositora. Últimamente me preguntando mucho sobre mis composiciones, mucho más que antes…

Has colaborado con gente como Natalia Lafourcade, Julieta Venegas, Gepe o Enrique Bunbury. ¿Con quién te irías de gira por el mundo?
Me iría de gira por el mundo con Coldplay sin pensarlo… pero esos ya son buenos guajiros…

¿Cuánta gente forma parte del equipo de Carla Morrison durante una gira?
Depende si es nacional o internacional… alrededor de quince si es nacional y alrededor de ocho si es internacional. Pero en mi oficina hay alrededor de veinticinco a treinta personas.

¿Cómo suele comportarse tu público en los conciertos? ¿Son más educados realmente en el norte o, en general, se respeta mucho al artista durante las actuaciones?
Siempre respetan mucho mis conciertos, pero la pasión de la gente sale reluciendo fuerte con cada palabra con la que se identifiquen. El corazón no miente aunque tengas noventa años, no hay manera de tener ese impulso cuando te sientes vivo…

¿Cuál ha sido la anécdota más loca que hayas vivido jamás durante una gira?
¿Anécdota mas loca?… que le cayera un rayo a un avión en el que iba, antes de que despegara… y se cancelara todo… La vida no quería que nos subiéramos a ese avión.

¿Sueles tener tiempo para hacer algo de turismo en las ciudades en las que actúas o lo habitual es que acabes perdiendo la noción de dónde vas a tocar?
Lo habitual es que despierte sin saber dónde estoy, y después de varios minutos recuerdo que estoy de gira. A veces hay tiempo para estar de turista, pero otras solamente quieres dormir y ver cosas en Internet que te hagan sentir en casa para que el estar tan lejos no te afecte tanto..

Quizás es una pregunta un poco estúpida, pero nos gustaría saber qué platos de comida has descubierto en algún país que te hayan encantado. Y también nos gustaría saber cuál es tu comida española favorita.
(Risas) Pues el jugo de lulo en Colombia es de mis favoritos. Lo amo. El ceviche peruano es impresionante. La carne de Argentina es ¡wow! Los wafles de Bélgica son de sueño y ¡el cordero español es impresionante!

Nuestra última pregunta es más complicada. ¿Quiénes crees que son los personajes más raros del mundo de la música: los managers, los baterías o los técnicos de sonido?
¿Los más raros? (risas). Yo no los llamaría raros. Los llamaría especiales… y serían los baterías. ¿Por qué? Porque son los que le dan todo el ritmo y sazón a tu música. Son el pulso de la música que mucha gente escuchará, quienes sincronizarán todos los palpitares de ese momento y están ahí atrás… sin escuchar mucho más que su propio instrumento. Pasan muchas veces desapercibidos y son los que más energía tienen, pues siempre están en constante movimiento. Son los más brutos y con aspecto fuerte, pero son los más sensibles y los que más cuidan al artista, llevan de los papeles principales de la banda, y lo dan todo por darle personalidad a tu música. Son los que nos protegen y elevan… ¡Son todo un mundo