Pasada la fiebre de la reunión de Pavement, el que fuera uno de los nombres de referencia en el indie-rock de los noventa continúa a lo suyo, que no es otra cosa que publicar un nuevo álbum -y van cinco- con The Jicks. Inevitable recordar la música del grupo de Stockton, aunque un trabajo como “Mirror Traffic” bien merece detenerse en el presente.

Hasta hace unos meses, lo lógico hubiese sido que Stephen Malkmus respondiera al teléfono desde Portland, ciudad a la que llegó tras la disolución de Pavement y que durante los últimos años ha asistido al desarrollo de su carrera con The Jicks. Ahora, el prefijo confirma que ya no estamos llamando a un abonado de Estados Unidos, sino a un número de Berlín, la capital alemana, adonde se ha mudado justo antes de la publicación de “Mirror Traffic”, álbum que hace el número cinco de esta segunda etapa, igualando la producción de la que fuera una de las bandas capitales del indie-rock de los noventa. Hablamos primero de su recién estrenada vida en Europa. “Está siendo divertido. Berlín es una gran ciudad, pero a la vez bastante tranquila; me permite tomarme las cosas con calma, estar pendiente del colegio de los niños, practicar deporte, seguir la actualidad… Es curioso, porque precisamente en un momento en que Estados Unidos ha perdido parte de su liderazgo internacional, resulta que he ido a caer en Alemania, que juega un papel fundamental en la economía europea. No es que esté demasiado pendiente de la política, pero sí es interesante contemplar todo este proceso. La vida aquí es bastante diferente, no tiene mucho que ver con Portland; por supuesto, el idioma es un cambio importante, aunque hay mucha gente que habla inglés de forma fluida, así que no es un problema. También me gustaban ciudades como Madrid o Barcelona, pero se habla inglés bastante peor, por lo que hubiese sido más complicado adaptarse, sobre todo pensando en los niños”.
Dejemos las carencias de nuestro sistema educativo para mejor ocasión y centrémonos en este “Mirror Traffic” que vuelve a ponernos ante un Malkmus siempre en forma, esta vez con el apoyo de Beck, otro de los grandes iconos de los noventa. “Joanna Bolme [bajista en The Jicks] llevaba tiempo diciéndome que debíamos contar con alguien externo, y coincidió que Beck me llamó por teléfono y me comentó de pasada que estaba produciendo varios discos [entre otros, el último de Thurston Moore]. Días después le devolví la llamada y le dije que quería contar con él en este álbum. Fue fácil: lo hicimos en menos de una semana y sin las complicaciones en el estudio que tuvimos con ‘Real Emotional Trash’. Aportó unas cuantas ideas, desde cómo colocar los micrófonos a la manera de grabar las guitarras, pero sobre todo en el sentido de que las canciones fuesen lo verdaderamente importante, más allá de un sonido concreto. He aprendido mucho con su trabajo. Supo ayudarnos en ese camino, pero tampoco se trata de ninguna revolución. Quien haya seguido mínimamente mi trayectoria encontrará algunos cambios, pero no de una manera radical”.
Entre las novedades está el hecho de que los temas de “Mirror Traffic” son, en líneas generales, más accesibles que los de entregas anteriores, con un aliento pop más definido. “No es algo que buscase de antemano, pero es cierto que estas canciones van más al grano”, comenta Malkmus, cuyos textos tampoco son tan crípticos como antaño. “Me cuesta escribir las letras. Hay veces que surgen algo más rápido, pero no es lo habitual. Procuro de todas formas que no se convierta en una obsesión. Lo primordial es la melodía, siempre ha sido así. Y en general es a lo que presto más atención, y no solamente con mi música. Piensa por ejemplo en ‘Strawberry Fields Forever’, de The Beatles; podemos hablar de la letra y hacer decenas de interpretaciones, pero lo crucial es que su melodía es mágica. Eso es lo que recordamos por encima de cualquier otro elemento”. También ahí está la clave que explica la importancia de Pavement en el pop-rock de los últimos veinte años, con un eco que aún llega a través de grupos como Mazes o Yuck, sin olvidar que la celebrada reunión de Malkmus, Scott Kannenberg, Bob Nastanovich y demás aún se mantiene viva entre quienes tuvieron la oportunidad de verles en el Primavera Sound de 2010. “Fue maravilloso: reencontrase con viejos amigos, compartir el escenario otra vez, ver la reacción de la gente… Pero es curioso, porque creo que en Europa la mayoría de mis seguidores lo eran también de Pavement y me siguen asociando a aquella etapa, incluso me preguntan por la posibilidad de un nuevo disco. En cambio, en Estados Unidos es algo superado. Han pasado casi veinte años desde que publicamos ‘Slanted And Enchanted’ y doce desde ‘Terror Twilight’, así que hace tiempo que lo que más preocupa es mi trabajo con The Jicks”. “Mirror Traffic” está publicado por DOMINO / PIAS