Sentido del espectáculo, a publicar por el sello estadounidense Solvenly Records, debería abrir algunas puertas internacionales a los madrileños Biznaga. Ahora bien, eso no quita que continúen con su estrategia de guerrilla en nuestro país.


Hemos quedado en la Dos de Mayo y hace demasiado frío, así que subimos a casa de Marta. Los Biznaga (Jorge, Milky y Álvaro) se piden unos vinos y yo me bebo una propalgina. Empezamos a charlar de cuando hace cinco años, coincidimos por primera vez en el Apocalipsis Punk, un festival en la sala Rock Palace en la que tocamos doce bandas en una misma noche. Por aquellas Milky y yo tocábamos en TMT y Jorge y Álvaro lo hacían con un batería (Álex) que llegó tarde al bolo. En los pasillos de la Rock Palace los Biznaga empezaron a hablar con Milky de una posible colaboración con él a la batería que cinco años después es tan real como la propia banda. “Ahora somos más músicos”, dice Álvaro. “Ensayamos más y nos lo tomamos más en serio”. “Las canciones son menos frívolas temáticamente, las historias son menos fantasiosas”, añade Jorge. “A medida que nos lo íbamos tomando en serio y las circunstancias acompañaran; Biznaga se ha ido perfeccionando un poco más”.

Cuando estábamos en aquellos pasillos de la Rock Palace cinco años atrás, Álvaro me dijo algo que me marcaría mucho. Me contó que para él Biznaga era un grupo de pop. Yo me reí como se debía de reír todo el mundo al que se lo contaba, pero fue algo que con el tiempo empecé a entender. “La idea era hacer algo melódico, rápido… y al final sale eso. En Sentido del espectáculo se nota, que es el disco más popero. Siempre ha habido algo de pop”. En este disco, dice Álvaro, Pablo se ha enchufado a menos pedales. Probablemente eso (entre otras cosas) haya ayudado a Biznaga a acercarse a ese sonido “pop”. No es entender el pop como lo suave, meloso, o insustancial de los nombres mainstream de la industria. Aunque después de todo, ¿qué es el pop? Al final Biznaga es un grupo de punk intentando ir más allá de las normas del género y buscando un sonido que en cada nuevo trabajo se acerca más a lo que imaginaban los Biznaga de los camerinos de la Rock Palace. “También era un chascarrillo”, matiza Jorge. “Cada vez que alguien nos preguntaba en una fiesta, decíamos que hacíamos pop porque si decías punk ya te clasificaban de una forma que tampoco era la que queríamos. Siempre hemos llevado el rollo de reírnos del pop. Aunque siempre hemos entendido nuestro rollo a la hora de hacer nuestras canciones: sin restricciones, sin mucha vergüenza, cada vez con menos tabúes y a tirar. Así es como entendemos el pop”.

Hemos declarado el estado de sitio. Todo el mundo está súper tenso, esperando a que alguien suelte la primera hostia

Y de aquellos pasillos de la Rock Palace al estallido de Centro Dramático Nacional. Álvaro nunca vio venir el pelotazo que metió el disco y alguna vez me había contado que con Sentido del espectáculo Biznaga tendría que enfrentarse al reto de superarlo. “En cuanto empezaron a salir los temas nuevos, se me quitaron las tonterías. Yo estaba convencido de que en Sentido del Espectáculo estábamos componiendo temas mejores que en Centro Dramático Nacional. También el haberlo grabado en Gárate ha hecho lo suyo: “Yo ahí me di cuenta de que habíamos superado Centro Dramático Nacional, cuenta Milky. “Si alguien que no sabe nada de Biznaga se escucha el disco, es un buen punto de comienzo”, dice Jorge. “Recoge mucho mejor la esencia de Biznaga que el Centro Dramático Nacional. Hay temas que en espíritu son herederos del EP, del aliento de Adalides de la nada; algo que quizá no estaba tan presente en Centro Dramático Nacional. Es la mejor forma de acercarse a Biznaga con conciencia de lo que es Biznaga ahora, arrastrando la experiencia que hemos adquirido en todos estos años”.

Sentido del Espectáculo asomó la cabeza con Mediocridad y confort (un adelanto en forma de videoclip) y Una ciudad cualquiera. Sobre el videoclip, Biznaga siempre tuvieron claro que Mediocridad y confort lo merecía. “También pensamos en hacerlo sobre Una ciudad cualquiera, pero las ideas que teníamos se iban de madre”, cuenta Jorge. Algo que me llama la atención es que hayan escogido el imaginario del terror a la edad adulta (incluso madura) para definir personaje y ambientación. “Dimos muchas vueltas para hacer este vídeo. En principio queríamos a alguien al que parecía que le habían caído muchas losas encima, y eso es difícil encontrarlo en una persona joven”, comenta Álvaro. “Alguien mayor, destrozado, que transmitiera desencanto”, matiza. “Al final es un personaje típico de algunos karaokes: una persona mayor, bebiendo sola, chafada…”.

Una de las razones por las que Biznaga quisieron ambientar Mediocridad y confort en un karaoke fue para esquivar de forma elegante el lyric video y plantearlo de forma entretenida y conseguida. Porque si hay algo que en Biznaga sea fundamental son sus letras, ardientes y afiladas, siempre directas al cuello. Y la letra de Mediocridad y confort no deja títere con cabeza. “Todo eso de los aparatos de control, entretenimiento…. no habla especialmente de las redes sociales (sí que hay pullitas), pero queríamos ir más allá”, dice Jorge. Al final termina por ser otra canción sobre el tema imperante de los Biznaga: el terror de la mediocridad.

Jorge, principal letrista del grupo, ha vuelto a sudar sangre para finiquitar todas las letras del disco y redondear en Sentido del Espectáculo el capítulo II del Manifiesto Biznaga. Canciones sobre afters (Oficio de tinieblas), odas a la sangre joven (Los cachorros, Jóvenes ocultos) y invocaciones a la memoria nacional (Nigredo), son algunos ejemplos del poder narrativo de Jorge. “A mi un grupo me gusta independientemente de sus letras, pero si cuida ese apartado, es un plus que le distingue del resto. Es una herramienta para mi tristemente olvidada, porque al final tú tienes la oportunidad de hacer un discurso con tu música y no sabes lo potente que es la palabra acertada en la frase acertada con el acorde concreto en el momento concreto”, comenta al respecto. Y sentencia: “Fucsia es la palabra de este disco. A mi es una palabra que me encanta”.

“A mi un grupo me gusta independientemente de sus letras, pero si cuida ese apartado, es un plus que le distingue del resto”

Los detractores de Biznaga muchas veces han atacado a la complejidad de sus letras. Yo creo que esto es como los libros: los hay a los que les gustan más simples y otros más complejos. Lo importante, como dice Álvaro, es “que te remuevan algo por dentro”; y eso ya depende de cómo cada uno tenga amueblado su interior. Aprovecho esta polémica para preguntar a Jorge por los nuevos lenguajes del siglo XXI que vienen de la mano de las redes sociales y cómo afectan al mundo del rock y a Biznaga en particular. “El rock puede que se haya desfasado hoy en día para algunos chavales, cosa que no le pasa al trap, un género nuevo que nace con las redes y con un lenguaje nuevo y más fresco: ¿cómo no va a conectar más con los jóvenes?”, comenta. “Lo que no voy a hacer es hablar o escribir como no lo hago yo en mi vida real. Eso que dicen de lenguaje de la calle… pues mira, calles hay muchas. Yo también estoy en la calle”. Aunque el rap, trap o hip hop ahora parecen los géneros estrella entre las nuevas generaciones, Jorge tiene claro que cada cual tiene su público. “El nuevo rock es Hombres Mujeres y Viceversa: es lo que a los chavales se quieren parecer. Sexo, gente guapa, desmadre… ¿no era eso el rock de los setenta? Con sus estadios y sus dinosaurios y tal”.

Ya cambiando de tercio, una de las novedades que trae Biznaga con su nuevo disco es su fichaje por Slovenly. “Nos han abierto las puertas para ir a México y Puerto Rico”, comenta Álvaro. “Y Pete es una persona súper maja. Sobre todo tiene experiencia y nos va a enseñar a hacer cosas con más cabeza”. Sobre el SXSW, estamos todos de acuerdo en que “es como cuando vas a la Universidad: no va a servir para nada, pero te lo pasas bien”. Milky ya tiene claro qué es lo primero que va a hacer en Estados Unidos nada más pise el país: “Yo quiero ir a un campo de tiro, tío”. Nos reímos, pero lo dice en serio. “Me muero por disparar”.

Sobre esa y otras formas de violencia; Biznaga profetizan: “Todo es muy tranquilo hasta el próximo atentado” (Mediocridad y confort), o “No habrá paz nunca más” (Jóvenes ocultos). Su regreso con Sentido del espectáculo ha convertido al disco en el manual de uso para declarar una guerra callejera. “Nada de eso”, dice Milky. “Hemos declarado el estado de sitio, que es mucho peor. Todo el mundo está súper tenso, esperando a que alguien suelte la primera hostia”.