¿Qué hay detrás de bordar una polla una sudadera? No sé, en un momento en que todos los raperos de la escena están sacando líneas de ropa, y en un género en el que la estética es algo fundamental…
Hice poquitas, pero ya sacaré más cosas, gorritas y tal. La polla por una parte y en máxima esencia es la marca: hoy la moda es la marca, algo básico con un logo que te represente, algo que has visto en otra personas a las que te quieres parecer. Pero unas Nike no te van a convertir en Jordan… La polla en mi cabeza era la tontería que representa las marcas en sí, esa era la base. Y la polla es algo que no te deja indiferente. Vas a comprar el pan con una polla bordada y algo te pasa. En un sitio tan grande como Madrid puedes ir en pijama y nadie te dice nada, pero algo sutil sí llama la atención. No es algo que tenga que ver con la música, le puede gustar a alguien que no sepa quién soy

Tú ya habías tonteado con el mundo de la moda, ¿no? Me suena haberte visto hacer cosas con la chica que está detrás del Facebook de “Amparo la del wifi”.
¿Amparo la del Wifi? Ah, Billi. Sí. El collar de la polla me lo dio ella. A ella la conocí hace poquito la verdad.

“Hoy hacer productos de calidad está a mano de todo el que invierta tiempo en ello”

Pensaba que habías hecho de modelo.
No, eso lo empecé a usar a partir de del vídeo de “Pollas en la pizarra”. Tenía la idea de hacer un vídeo en el que hubiese un montón de gente tomando apuntes de una clase en la había una pizarra con pollas dibujadas… Pero al final no pude hacer ese vídeo. A lo mejor lo hago más adelante. Dibujar pollas siempre ha sido una gilipollez que he hecho con mi grupo de amigos en todos sitios. Bueno, yo y mucha gente, y es un poco esa tontería, un poco por molestar.

Hablando de los vídeos, Cachi Richi no va a poner la cara en la prensa, ¿no?
Está liado y no es mucho de poner el rostro. Pero algún día tendrá que darlo, ¿no? Después de tantos premios y tantos rollos…

Creo que eres el ejemplo perfecto del DIY. En otra entrevista decías que el acceso al público antes era a través de las discográficas, pero que en la actualidad eso había cambiado… En tu situación actual, cuando cada vez tienes más éxito, empiezas a trabajar con managers…
No curro con managers.

Creía que Taste The Floor te hacían el management.
No son managers, ellos nos consiguen cosas, conciertos, festivales, pero realmente no tengo manager, lo que hace un manager lo hago desde casa. Otra cosa son las cuestiones de contratación, que la verdad hasta ahora me lo he gestionado con Dj Pimp y, claro, pues sí, llega un momento en que necesitas que eso te lo lleve alguien porque no tienes tiempo. De primeras tampoco queríamos comprometernos con nadie, hemos ido a nuestro a bola y aprendido un montón. Ahora ya veremos cómo lo hacemos.

¿Y cómo lo llevas?
Ha llegado un punto en que tenemos mucho público atento, y es que al final… No sé, es que somos muy nuestros a la hora de grabar. Creo que han cambiado los medios, su función ahora la hace internet: YouTube, tu propio canal, tu rollo… y no es fácil de conseguir. Nosotros hemos logrado la base, un botón al que le das y te lleva a un montón de gente. Si lo que le das a esa gente es bueno, lo van a ver. Y en lo que se refiere a calidad de sonido y vídeo, nosotros hemos grabado siempre más o menos con lo mismo. Y respecto a la forma de consumo…. Es que ahora haces una nota de audio en la cárcel y la oye todo el mundo. La calidad está a mano de todo aquel que invierta tiempo en ella. Con respecto a los vídeos estoy rodeado de gente que son la hostia. Se trata de eso y de echarle horas. Nuestros trabajos no tienen grandes presupuestos, es otra forma de hacerlo e igual la falta de presupuesto es la personalidad del rollo. Que no quita que a lo mejor más adelante pueda hacerse de otra manera, pero es parte de lo que hago.
Respecto a los prejuicios no es que yo lo vea como algo negativo, como el clásico “venderse”, sino que estoy a gusto teniendo todo bajo control con gente cercana. Estoy en casa grabando, hago una cosa, no me gusta, la quito, hago esto, lo otro, lo cambio… No hago las cosas en una tarde y ya está, estoy siempre desarrollando todo a poco a poco… Si delego esa dinámica de trabajo en otra gente no va a ser igual. Además, me gusta estar atento a todo ese proceso. Un sello te puede facilitar las cosas, las mezclas, una calidad del carajo… pero la verdad es que tiene sus ventajas y sus inconvenientes. De momento estamos al margen, pero bueno, nunca se sabe.

“Cuando fui a los carnavales de Canarias había gente disfrazada de Locoplaya. Yo iba por ahí disfrazado de Papa Noel encontrándome Bejos”

Además pasas bastante de hacer promo.
Ya, soy un mierda con Instagram y todos esos rollos. Veo que debería estar más al tanto, debería darle más chicha a todo eso. Al final llegan las cosas a un nivel que quizá haga falta un equipo detrás. Poco a poco, ya llegará eso también.

Lo cierto es que los has bordado: sacarte un chicle de la nariz, un móvil del pelo o mezclar el humor en un género como el rap no me parece sencillo. De hecho, me parece una apuesta que si llega a salir mal te habría convertido en “el pavo del chicle”.
Nunca me he relacionado mucho con la gente del rap. Al final con quien siempre he hecho música es con Patri y con Uge, que son mis colegas. Los vídeos los hago con otra gente que tampoco están metidos en algo así como una cultura. Igual me siento más identificado con un tío que pinta cuadros que con otro pibe de mi edad que hace temas con bases trap. Ni mejor ni peor, sino distinto.
Y lo del humor… Está claro que serio no es. Además está la duda de no saber muy bien… Hacer que la gente dude y piense “¿esto es de verdad?”.

La verdad es que venía pensando si ibas a aparecer con las gafas puestas y, efectivamente, así ha sido. ¿Hasta qué punto Bejo es un personaje separado de Borja? ¿Hasta qué punto te puedes encontrar al de los Locoplaya haciendo la compra?
Las gafas sí las llevo siempre, igual que el pelo. A ver, no visto igual para un concierto que para salir comprar el pan, pero sí, siempre me ha gustado el colorín, el atuendo, las tonterías.

¿Tu familia no ha flipado este último año? Me los imagino hace cuatro o cinco años cuando los dejaste para marcharte a estudiar audiovisuales, y ahora, te ven en internet catando envuelto en papel de plata…
Claro, y todo tiene su contexto, porque alguien que escucha música lo entiende de una manera, pero quien no ha visto nada piensa “Este tío es gilipollas”. Lo que pone de manifiesto que lo que hagas puede ser una mierda o la puta bomba a los ojos de personas diferentes, porque cada uno tiene en su cabeza unos esquemas y una forma de consumir.
Y, pues sí, mi abuela y mis padres flipan cuando voy allá y paseando por la calle alguien les pide que nos hagan una foto. Lo más jarto que me ha pasado es que fuimos a carnavales de Canarias y había gente disfrazada de Locoplaya. Yo por ahí disfrazado de Papa Noel encontrándome “Bejos”.