Su disco de debut, “Fallen” (Sony, 03), acapara los primeros puestos de las listas de ventas de medio mundo, parecen haber dado con la fórmula perfecta para cautivar a todos los públicos. Intentamos averiguar con las dos almas de Evanescence, Ben Moody y Amy Lee, las razones de su “calculada” popularidad.

Ellos reflejan el perfecto ejemplo de la repercusión que puede tener una banda dependiendo de la promoción a la que es sometida. De cómo un disco amable y resultón, sin ser nada del otro mundo, y estando muy por debajo de otros trabajos de bandas del mismo género (léase The Gathering, Lacuna Coil, los mismos Nightwish), se puede llevar el gato al agua y vender más de un millón de copias en pocos meses. Dos temas en la banda sonora de “Daredevil”, uno de ellos tan efectivo como el irresistible “Bring Me To Life”, el apoyo incondicional e inteligente de la compañía, y el resto es historia. La banda, norteamericana, se mueve en el terreno musical más cercano al rock gótico, oscuro y climático, tradicionalmente un feudo prácticamente exclusivo del viejo continente. (Amy Lee, cantante)

”Me siento mucho más cerca de Tori Amos que de todos esos grupos”

“Aquí en Europa los periodistas nos habláis de bandas como Guano Apes, como The Gathering, de las que nunca antes habíamos oído hablar. No somos más que una banda de rock, rock épico, si quieres llamarlo así, con algunas influencias más oscuras, góticas. Pero personalmente, me siento mucho más cerca de Tori Amos que de todos esos grupos”. (Ben Moody, guitarrista) “Yo soy un fan incondicional de Tool y de una joven banda, poco conocida por aquí, Chevelle. Son de lo mejor que he oído últimamente”. El combo procede de Little Rock, capital de Arkansas, epicentro de la nada y lugar poco dado a ofrecernos bandas de interés mundial. Por ello, debe resultar especialmente sorpresivo el éxito, pese a todo inesperado, que ha cosechado Evanescence con su primer larga duración. (Amy Lee) “Todavía no hemos notado nada de la presión o de la supuesta angustia que quizás deberíamos sentir. Hasta el momento todo es maravilloso. Un millón de discos vendidos; la gente que nos aclama; la radio que pincha nuestras canciones”. (Ben Moody) “También es cierto que hemos trabajado juntos durante siete años antes de editar el disco, por lo que tampoco se trata de nada que haya surgido de un día para otro”. Cuenta la leyenda que su historia se remonta a los años de Instituto, cuando la jovencita Amy Lee se encontraba sola y abandonada en un gimnasio, dentro de un campamento de verano, interpretando a voz y piano la pastelosa “I´d Anything For Love”, de Meat Loaf. El más tarde co-compositor y co-líder del grupo, Ben Moody, no pudo resistir la emoción que emanaba de tan bella voz y le rogó que formaran una banda. Desde entonces, su unión fue cuajando, con tiempo y esfuerzo, en lo que finalmente ha dado forma a “Fallen”. (Ben Moody) “Empezamos componiendo canciones más bien ridículas; incluso hicimos un himno godo, ´Understanding´. Éramos conocidos a nivel local, pero no teníamos dinero para pagar a una banda que nos acompañara en directo, así que éramos poco más que un fantasma del que todo el mundo hablaba y nadie había visto”. Todo eso cambió con la incorporación de John LeCompt a la guitarra y de Rocky Gray a la batería. Ello les permite ejecutar los complicados arreglos de “Fallen” en directo. (Ben Moody) “Sí, los cuatro juntos sonamos como una gran banda”. Ya lo sabéis. Quedan recomendados a todos aquellos que gustéis de emociones suaves.