En 2013 el 15-M comenzaba a vadear, Podemos aun no existía y llevábamos casi dos años de gobierno del PP. Se necesitaba un látigo, una lengua viperina, y nos encontramos con tres: nacía Riot Propaganda, un combo de rapcore que unía a Habeas Corpus y Los Chikos del Maíz. Muchos movimientos políticos han sucedido en estos cuatro años entre su debut homónimo y Agenda oculta (BOA, 2017), excusa perfecta para reunir con Nega, Toni y M.A.R.S. en las oficinas de su sello para hablar de política, contexto, legitimidad, persecución e influencia. Y también de Joaquín Sabina y Andrea Levy.


Como el contexto cambió tanto a nivel político de 2013 a 2017, o al menos pasaron muchas cosas… ¿puede que el primer disco de Riot Propaganda haya sido más “riot” y este puede ser más entendido como “propaganda”?
(M.A.R.S.)
Esa es buena…
(Nega) Yo creo que es una lectura un tanto interesada. Además, que nos digan que hacemos propaganda de los nuevos procesos que ha habido, como Podemos, cuando le metemos caña a Ada Colau y Manuela Carmena… creo que no es el disco que toca decir eso. Sí que es distinto el disco, han cambiado muchas cosas: ha irrumpido Podemos, hay ayuntamientos del cambio… Pero en lo principal, en lo económico, en lo sustancial el país está como está: sigue habiendo desahucios, sigue habiendo unos niveles de precariedad increíbles, vemos que cuando no son los estibadores son los del Metro o los de la limpieza o los teleoperadores… Sería bastante ideológico plantear eso. Sí que hay gente que plantea que la crisis ya ha pasado, pero es un discurso interesado.
(M.A.R.S.) La pregunta ya parte de un error: que haya cosas que han cambiado no quiere decir que todo ha quedado atrás.
(Toni) Lo único es que ha cambiado es que ahora hay otro partido político distinto, a la izquierda del PSOE y que está dentro del Parlamento…
(Nega) ¡Pero no está gobernando! ¡Están en la oposición!

Ya, pero están dentro y con un buen número de representantes. ¿Se puede seguir teniendo un discurso revolucionario o contrarrevolucionario teniendo una representación numerosa de ese discurso en el Parlamento?
(Nega)
Por ese motivo creo que más que nunca hay que sostener el discurso. Antes lo comentábamos: nosotros somos muy enemigos de esa cultura política que hay instalada en España de “yo voto y me olvido y que me solucionen los problemas”. Y no es así: hay que estar pendiente de que se oiga el pulso de la calle, de que la gente participe: la democracia no es votar cada cuatro años y nada más. A nosotros nos gustaría que la gente participara más. Y los toques de atención a Carmena y Colau no es que por estar gobernando ya están exentas de críticas y que aquí no pasa nada, sino que entiendan que queda muchísimo por hacer.

Le dais toques a Carmena y Colau, también a Tsipras… Si el disco hubiera salido dentro de unos meses, ¿le hubieras lanzado alguna puya a Íñigo Errejón, también? (Risas)
(Nega)
¡Pues probablemente!
(M.A.R.S.) Es que las rimas con Errejón son muy evidentes… Si hemos metido a Tsipras en una rima…

Ya que tenéis tantas referencias de cine podríais llamarla “Íñigo Errejón y otras chicas del montón” (risas).
(Toni)
Nadie está exento de crítica. Creo que la música podría acompañar a un cambio político o social pero siempre desde una parte de control o de crítica. Nadie debe estar libre y a salvo.
(Nega)
Nadie debe sentirse seguro en su cargo (ríe).
(Toni) Aunque Colau nos parezca competente en su cargo, y aunque en muchos aspectos aplaudamos muchas de sus gestiones, también se debe criticar lo malo.
(Nega) Creo que estamos más legitimados que mucha otra peña para que, cuando alguien, sea Colau o Carmena o quien sea, hace algo con lo que no estamos de acuerdo o que no comprendemos, tenemos cierto derecho a decir lo que pensamos.

Toni: “La música podría acompañar a un cambio político o social pero siempre desde una parte de control o de crítica”

¿Por qué dices que estáis más legitimados que otros?
(Nega)
Porque nos hemos batido mucho el cobre en la calle, en manifestaciones, en actos, en La Tuerka…

¿Creéis que sois más necesarios ahora que cuando aparecisteis en 2013?
(M.A.R.S.)
Creo que le estás dando demasiada importancia a lo que ha pasado a nivel político en estos cuatro años hasta el punto de que no podamos seguir manteniendo un discurso crítico. Yo creo que no es así. Evidentemente hay cosas que han cambiado, porque los procesos históricos están ahí, y de hecho están en proceso de cambiar muchísimo más y que el alcance sea todavía mayor; pero en 2013 había una situación, que es cuando surgimos, y en 2017 en lo básico y fundamental que nos afecta a nosotros es prácticamente idéntico.
(Nega) Carril bici arriba o carril bici abajo, las estructuras sociales siguen igual o peor. A nivel cultural en las ciudades se respira otro ambiente, es verdad, pero la precariedad laboral, los desahucios, la famosa casta y los poderes económicos de este país siguen en las mismas manos de siempre. Me atrevería a decir que somos más necesarios que antes.
(M.A.R.S.) En realidad no deja de ser una anécdota que haya cierto grupo político que haya irrumpido.
(Toni) Sobre todo mientras no tenga poder.
(Nega) Estando en la oposición y sin poder transformar lo esencial, lo que estructura el régimen y el estado.
(M.A.R.S.) Incluso tocando poder es muy difícil. A mí Nacho Murgi, el número 2 del Ayuntamiento, me decía que es imposible acometer medidas realmente transformadoras. Más allá de “carril bici sí” porque cuanto más se eche al vehículo de cuatro ruedas en nuestras vidas, perfecto; pero las medidas realmente sustanciales no han llegado. En 2013 había necesidad no de Riot Propaganda porque siempre hubo canción protesta…

Pero estaba un poco apagada la idea de “canción protesta”, y en los últimos años han ido apareciendo algunas voces. ¿Vosotros os sentís símbolos de una nueva ola de la canción protesta (o algo parecido a ello)?
(M.A.R.S.)
No tanto, porque en 2013 ya estaban Los Chikos del Maíz por un lado y nosotros (Habeas Corpus) por el otro hablando de las problemáticas sociales que nos importaban. Y junto a nosotros un montón de otros grupos.
(Nega) Sí que es cierto que la canción protesta ha tenido momentos más álgidos, luego ha tenido bajones… Pero siempre ha habido algo ahí, y el que quería buscarla la encontraba. Pero no es que ahora haya un conflicto importante entre un gobierno que quiere tirar para adelante y se enfrenta a la oligarquía. Si hubiera sido así igual hubiera habido que replantear el disco de otra forma, pero cuando aún estás con el carril bici… Al fin y al cabo a los únicos lugares donde se ha llegado es a los municipios (Madrid, Barcelona, Valencia…), y se puede notar a nivel cultural pero los pilares fundamentales del régimen siguen intactos.
(M.A.R.S.) Lo que está claro es que la prima de riesgo no va a cambiar nuestro discurso, pero sí lo que se deriva de ella. Antes había casi seis millones de parados, y ahora más más de cuatro, pero las condiciones laborales son las que son a partir de la implantación de la crisis, que insisto, ha venido para quedarse y no es algo coyuntural o pasajero. Con lo cual hay argumentos de sobra para que Riot Propaganda o para que artistas de cualquier índole o disciplina estén ahí, participen y ejerzan la crítica y la reivindicación como parte de su cometido.

Ya que traes lo de la crítica y la reivindicación, y sumado a lo que decía antes Nega de que estáis más legitimados que otros; en los últimos años os vi mediáticamente más presentes como “consultores” o “analistas” de las relaciones entre poder, cultura-arte y medios que como referentes musicales. ¿Creéis que tenéis más valor como analistas que como músicos?
(Nega)
Un poco sí.
(M.A.R.S.) No hay más que ver el tono de esta entrevista.
(Nega) A mí me tienen frito, vamos. Cada vez que hay un debate sobre cultura y política, “¿a quién traemos? ¡Al Nega!” (risas)

Toni: “Creo que está bien que a los grupos se les empiece a preguntar sobre temas más interesantes que qué se llevarían a una isla desierta”

Pero tú vas, no te niegas.
(Nega)
Hombre, claro que voy. Siempre que me pongan un micrófono delante ahí estaré. Pero creo que habla bien del grupo. Ponle un micrófono a otro grupo para que hablen delante de la gente sobre este tipo de cuestiones. Te sorprenderías para mal en la mayoría de los casos.
(Toni) Hace poco estaba ojeando una revista de rap que se llamaba Trapos Sucios que existía hace unos años, y encontré un número en la época de la entrada del euro, y había algunas respuestas de algunos artistas que eran terribles. Si nos llegan a hacer esas preguntas a nosotros y contestamos lo que contestaban otros artistas nos hubieran caído palos de todos los colores. Creo que está bien que a los grupos se les empiece a preguntar sobre temas más interesantes que: “¿Qué te llevarías a una isla desierta?”. Está bien que la política haya afectado a la cultura a ese nivel.
(M.A.R.S.) Y sería casi mejor que a Pablo Alborán le hiciesen preguntas como estas.
(Nega) ¿Sabes qué diría? “Yo de política no opino”. Se cree que con el discurso de que arte y política van separados no está haciendo política, pero sí la está haciendo realmente: en el momento en el que hay un conflicto social, están echando a la gente de sus casas, hay unos niveles de precariedad brutal, los bancos están siendo rescatados con dinero público y tú no tienes opinión es que te estás legitimando el orden existente, te estás posicionando. El que calla otorga.

En el libro hay muchos colectivos y voces, del mismo modo que las letras están plagadas de nombres propios, también. No sé si os gusta la idea de que Agenda oculta tenga un valor documental o historiográfico, de alguna manera.
(M.A.R.S.)
Creo que cada disco lo tiene. Cada disco que yo he hecho con Habeas Corpus, y ellos imagino que lo mismo, tiene un valor no solo a título personal, sino que estimo y a la larga se proyectarán con un valor histórico en su relativa dimensión, está claro. Yo los valoro como tal. Este disco resume el momento y el sentir actual de Riot Propaganda, pero me gusta la idea de que dentro de 25 años seguramente alguien eche mano de ese disco y sirva para interpretar la realidad, siempre desde cierta subjetividad, pero servirá para hacer diagnóstico y radiografía de una época.
(Toni) Todos los discos que hemos sacado como Riot o con nuestros grupos siempre han servido para hacer lectura de ese momento vivido.
(M.A.R.S.) Y ojalá que se quede todo desfasado. Aquí se habla de desahucios, y ojalá dentro de unos años sean palabras descartadas de nuestro vocabulario.
(Toni) Quizás nuestro tercer disco se titule Qué felices estamos o Adoro mi carril bici (risas).

¿Cómo seleccionasteis los participantes, las voces y los movimientos que aparecen con textos en el libro?
(Nega)
La mayoría de ellos por gente que conocíamos. Fue un poco caótico, la verdad.
(M.A.R.S.) Pero sobre todo por afinidad y cercanía. La propia celeridad del proceso también ha marcado: no podíamos ponernos a encargar textos a gente que igual no se iba a comprometer tanto porque es complicado que te respondan y lo hagan cuando tú quieres.
(Toni) Se puede decir que todas las personas que están en el libro, algún miembro del grupo o bien lo conoce directamente o tenemos algún tipo de afinidad. No hemos buscado gente que no conocemos.

Hay una frase del primer disco, “El miedo va a cambiar de bando”, que se convirtió en una frase icónica y una bandera para Podemos. No sé si en Agenda oculta hay alguna frase potencialmente icónica, también.
(Toni)
Eso lo decide un poco el público. Es difícil ahora preverlo.
(M.A.R.S.) Es el tiempo el que determina la trascendencia de las frases. A lo mejor a nosotros nos parece que La huelga va a ser el copón pero quizás no hay ningún conflicto al que se pueda asociar la canción y se queda más en un segundo plano y pasa desapercibida.
(Nega) Tampoco teníamos la intención de hacer un himno. Es el público, las circunstancias, el contexto histórico…

El público y, en este caso, Pablo Iglesias, que utilizó esa frase en sus mítines…
(Toni)
Tampoco es una frase que nos pertenezca, yo creo.
(Nega) Eso estaba ahí, se oía en las manifestaciones del 15-M y nosotros la hemos cogido y la hemos hecho canción. Pero llevaba cierto tiempo circulando.
(Toni) Luego se transformó en “la sonrisa va a cambiar de bando” y otras variaciones.

Nega: “Sí que haces un repaso de qué has dicho porque ves que se llevan a la cárcel a tuiteros y te preguntas si te puede pasar también a ti”

Recuerdo que en la promo del primer disco no os gustaba que se os preguntase por la persecución a los grupos. Ahora, con todo lo que está pasando con César Strawberry, Valtonyc, Pablo Hásel… ¿habéis estado más precavidos? ¿Habéis hecho de autocensores?
(Nega)
Desde luego, con el panorama que tenemos en los últimos meses, no te voy a engañar: da un poco de cosa, de miedo. Sí que haces un repaso de qué has dicho porque ves que se llevan a la cárcel a tuiteros y te preguntas si te puede pasar también a ti, y sí, puede pasarle a cualquiera de nosotros. No le damos muchas vueltas, tampoco.
(Toni) No hay una gran autocensura previa, pero sí que hemos acordado no suavizarlas, pero igual ciertas cosas decirlas de otro modo, no ponerlo de manera tan directa para que si sacan la frase de contexto no parezca lo que no son.
(Nega) No ponérselo en bandeja.
(M.A.R.S.) Está claro que aquí ninguno de los tres que escribimos tenemos vocación de mártir, pero no por ello tampoco vas a decir aquello que piensas. No vas a sacrificar tu pensamiento. Lo único que vas a hacer es tratar de decorarlo en algún momento. Seguro que hay cosas que se nos ocurre, pero a lo mejor tratamos de decirlo de otro modo para evitar ese linchamiento gratuito, esa cesión en bandeja. Sobre todo porque luego la trascendencia sería mínima.
(Toni) Muchas veces son ellos los que sacan de contexto las frases. Hay veces que uno sí que puede pensar que se ha pasado un poco, pero por lo general es gente que quiere buscar las cosquillas sí o sí.
(M.A.R.S.) Pero lo realmente terrible es que en pleno 2017, en el contexto en el que vivimos, con el desarrollo que hay a todos los niveles, tengamos que estar con el rotulador tachando.

¿Creéis que hay un censor desde el viernes leyendo las letras del disco y buscando las cosquillas?
(Toni)
Tampoco me extrañaría. Nos han dicho que a algún concierto nuestro ha ido gente de la Brigada de Información.
(M.A.R.S.) Aquí en Madrid entraron placa en mano al concierto.
(Nega) Pero es fuerte. Es retrotraernos a tiempos pasados, al franquismo: cuando se estrenaba una película, como en Cinema Paradiso, estaba el cura quitando los frames de cuando se veía un beso o una bandera roja o algo que transgredía. Y ahora estamos en esas y es muy fuerte. ¿En qué puto país vivimos, que la gente no puede opinar libremente y se llevan a tuiteros a la Audiencia Nacional? Comparado con los países de nuestro entorno, lo que pasa en España no pasa en ningún sitio: ni en Inglaterra, ni en Francia, ni en Estados Unidos… Hay que andar midiendo lo que pones en Twitter… Que se vayan a la mierda.

¿Vosotros consideráis que sois una entidad ideológica adoctrinadora o una entidad política? De alguna manera es por lo que os persiguen…
(Nega)
Claro que sí. En el momento en el que se persigue a un rapero o a un tuitero y se les pide prisión o se los multa es porque tienen miedo que ese mensaje cale en la juventud. No se puede medir porque es difícil medir cuánta influencia tendrán en determinado sector de la juventud, pero algo habrá cuando tienen tanto miedo y su respuesta es represión y furgón a la Audiencia Nacional.
(Toni) Alguna vez que han detenido a algún tuitero tienen en cuenta el número de seguidores o la cantidad de retuits que ha tenido un tuit suyo. Les da miedo el alcance que pueda tener una opinión. Y con las canciones pasa lo mismo.

Vosotros decís en Cambiarlo todo algo como “somos tu sindicato, tus bases, tu hardcore inmediato”. Aunque sea con tono jocoso o irónico hay una dimensión de partido político que os adjudicáis…
(Toni)
Sí, pero bueno, es con el lenguaje del rap, de ir de sobrados, no porque nos hayamos dado de alta como partido.

Hablando un poco del sonido del disco hay guiños al funk o a una especie de medio tiempo con algo de folk. ¿Había una intención de mostrar movimiento, de que no se os vuelva a señalar como una versión moderna de Rage Against the Machine?
(Nega)
Lo que no queríamos es repetir fórmula. Quitando Plata o plomo, que sí que es un tema muy Riot Propaganda del primer disco, nos apetecía experimentar. Hicimos temas más funky, más hardcore-punk, más rock, hicimos una versión libre de Neil Young… nos ponemos a cantar hardcore melódico. Hubiera sido más fácil para nosotros coger lo que funcionó y ponerlo encima de la mesa, como hacen muchos grupos, pero a nosotros no nos parecía muy seductor artísticamente.
(Toni) Mucha gente ha valorado que hayamos arriesgado, aunque hayamos manteniendo también la contundencia.
(Nega) Bueno, algunos, otros han dicho que es muy flojito.

Sobre todo para los fans de Habeas Corpus, que tenéis más fama de cañeros, de no bajar mucho el volumen.
(M.A.R.S.)
Nosotros en muchísimos años de carrera hemos pasado por muchísimos palos dentro del rock: empezamos en el punk pero con reminiscencias del rap, pasamos por una época más cercana al mestizaje…
(Nega) ¡Hippies! (risas)
(M.A.R.S.) Pero es verdad, tuvimos mucha influencia de grupos como Los Fabulosos Cadillacs, que estábamos flipados con ellos en un momento…

Incluso ellos tuvieron algunos guiños medio hardcoretas, que es un estilo al que siempre estuvo ligado su bajista, Falvio Cianciarulo…
(M.A.R.S.)
Sí, cierto. Luego posteriormente nos acercamos más al hardcore menos matchcore como luego aparecieron en grupos como Snapcase… En todos estos años hemos tocado muchísimos palos. No puede decirse que haya habido un rebaje de tensión, porque ese rebaje ha estado permanentemente: siempre hemos hecho cambios de timón, con lo cual es lógico y normal en que eso se traduzca en que Riot Propaganda también haya cambios, aunque se mantenga la esencia y el protagonismo de las voces en primer plano.

¿Hay alguna lectura que hacer de esa versión libre del Rockin’ In The Free World en Bienvenido al paraíso?
(Nega)
Es arriesgado. Supongo que hay gente que se habrá echado las manos a la cabeza porque cogemos un clásico del rock y les metemos scratches, doble tempo, rap… Pero como la canción original fue una fotografía de lo social nos parecía la letra perfecta para cerrar el disco: habla de lo social, poniendo nombres y apellidos, hablando incluso de personajes reales como Rosa de Reus, que murió tras quemarse su casa con una vela porque le habían quitado la calefacción. Creo que las letras anteriores son más políticas, pero aquí hablamos de nuestros compañeros de escaleras.

¿Es una coincidencia que hayáis sacado el disco el mismo día que Joaquín Sabina?
(Nega)
Es una maldita coincidencia, porque hemos quedado por detrás de él en todas las listas: en Amazon, en Fnac, en todo…

M.A.R.S.: “Yo a Sabina como artista lo valoro, no lo voy a negar, otra cosa son sus declaraciones debajo del escenario”

¿No os daba morbo esa batalla de las dos izquierdas?
(Nega)
Nos encanta haber quedado soplándole la nuca. El mérito nuestro es que somos segundos sin sonar gratis en el Metro de Madrid (risas).
(M.A.R.S.) La prensa que tenemos nosotros no es la que tiene Sabina.
(Nega) Su disco se ha anunciado incluso en la publicidad de El Intermedio: franja de horario de programa progre…
(M.A.R.S.) Sabina tiene mérito; pero un grupo con el discurso que mantiene, sin una campaña publicitaria absolutamente demoledora como la que tiene, tiene más mérito. Yo a Sabina como artista lo valoro, no lo voy a negar, otra cosa son sus declaraciones debajo del escenario. No me voy a sentar con él a sacar el pañuelo para que le den la pareja a Manolo (risas).

Pero lo valoras, que es bastante más que lo que hace mucha gente. De alguna manera, esos símbolos de “la ceja” o de la “canción progre” de los ochenta han quedado deslegitimados por la nueva izquierda…
(Nega)
Es que Sabina en el contexto actual… Las declaraciones que ha hecho son terribles. Verlo bailar un chotis con Esperanza Aguirre y verlo descuidar ciertos aspectos de su discurso no le ha hecho mucho bien. Otra cosa es su obra artística, sus discos. Y luego ver que aparecen otros procesos como el 15-M, las Marchas de la Dignidad o Podemos y toda esa efervescencia social y él sigue anclado en la ceja y ese discurso progre de otra época… Acaba estando vinculado a esa política vieja. España ha cambiado en los últimos tres o cuatro años y él sigue en lo viejo.
(M.A.R.S.) Incluso creo que él a sí mismo, como reacción ante la crítica de todos estos nuevos agentes de la nueva izquierda, ha hecho que él se encierre sobre sus nuevas posiciones y sea menos permeable a un discurso que debería asumir y que en otro momento de su vida hubiera asumido.
(Toni) Es gente que está de vuelta de todo. No sale a la calle.
(Nega) Él sabe que ya no necesita ni esforzarse, ni se preocupa por el qué dirán: sabe que llenará el Palacio de Deportes las veces que quiera y si tiene que mandar a los antitaurinos a la mierda los manda. Eso en los años ochenta no se hubiera atrevido a hacerlo. Ahora le da igual.
(M.A.R.S.) Desde que se junta con Calamaro… (risas)

Recuerda Nega ahora el chotis que bailó Sabina con Esperanza Aguirre. No sé si vosotros bailaríais un trap con Andrea Levy, a la que invitáis a bailar en una frase de una canción, incluso (risas).
(Nega)
Lo que pasa es que el trap no se baila en pareja. La esperamos y la invitamos a un meet & greet, incluso.

¿Con Nacho Vegas o sin Nacho Vegas?
(Nega)
Con Nacho Vegas, claro. Pero que quede claro: la invitamos formalmente a uno de nuestros conciertos.

¿Si os llamaran del Rototom a tocar este año, iríais? Después de decir que “el Rototom contrata sionistas”…
(Nega)
Probablemente sí, a cantarles la canción Agenda oculta de primera, donde decimos eso mismo.
(Toni) Ya nos pasó con el Arenal Sound: con Los Chikos del Maíz teníamos una canción en la que los criticábamos, nos llamaron para tocar, fuimos y empezamos con esa canción. No hay que cerrarse ningún sitio.
(Nega) Nos han contratado de prácticamente todos los festivales sin publicar el disco.
(M.A.R.S.) Habrá que ver si alguno se ha caído ahora (risas).
(Nega) No tenemos grandes sueños de llenar el Palacio de Deportes, estamos cómodos como estamos.
(M.A.R.S.) Y si se fuese de madre, saber asumirlo de la mejor manera, pero sin renunciar nada: es tan complicado como fácil.