“Pecker” (Warner, 09), aunque no lo parece, es el tercer álbum de Pecker, músico oscense afincado en Barcelona y que responde al nombre de Raúl Usieto. Tras haber conjugado en sus anteriores trabajos múltiples influencias que van desde el funk a la electrónica pasando por decenas de estilos de los más variado, nos sorprende ahora con el que es quizá su disco más pop hasta la fecha.

“Es posible. Mi primer disco, ´Diez y 1 galaxia´, fue un álbum preciosista, de arreglos perfectos y sonido acogedor, de letras intimistas y estructuras tal vez inesperadas, y nadie tuvo muy claro dónde colocarlo. Había pop, trip hop, drum’n’bass, hip hop, indietrónica, swing, funk o incluso house. El segundo, ´2 y las nadadoras´, era más directo. Había menos surrealismo en las letras, más impulsos eléctricos, más ganas de nocturnidad y baile, y además del clasicismo pop y el electropop de muchos temas, también había hueco para el funk o para el hip hop. Sin embargo, mi nuevo disco emana pop por todos sus costados, pop sin prejuicios y optimismo radical”. Y es que quizá, bajo esa impronta pop, estemos ante el Pecker más personal, ya que este nuevo trabajo del aragonés es cien por cien do it yourself, ya que hasta la producción corre de su cuenta. “Fue una decisión provocada por la aparición de un instinto de supervivencia en forma de un ataque de valentía casi suicida”. Sin reblar (sin rendirse), como se dice en su tierra, y con el compacto a punto de ver la luz en Estados Unidos, Raúl es uno de los alumnos aventajados de esa nueva y rica generación de músicos alto aragoneses (Copiloto, Mi Pequeña Radio o Domador serían otros a tener en cuenta). Están locos estos de Huesca, pensarán muchos. Quizá, pero bendita locura