MondoSonoro Libros

Sabemos que la música nos ha acompañado desde siempre e incluso poniéndonos bíblicos no cuesta trabajo imaginar que al séptimo día de crear el mundo Dios descansó y de fondo sonó una sinfonía celestial. Pero ¿y la crítica? ¿En qué momento uno de los componentes de la audiencia, levantó el dedo, dio un paso al frente y mostró al resto su parecer sobre lo que estaban escuchando? Posiblemente al mismo tiempo, porque música y crítica musical parecen indisolubles. En cualquier caso “Repertorio de vituperios musicales” no da respuesta este interrogante, aunque a tenor de la selección de críticas que contienen estas 300 y pico páginas, el origen del oficio de crítico habría que ir a buscarlo bien atrás en el tiempo… Los textos compilados por Nicolas Slonimsky se escribieron entre 1800 y 1950 y prácticamente cubren la práctica totalidad de los grandes nombres de la música clásica: apenas Mozart y Bach se libran de la pluma envenenada de la crítica, aunque me temo que se trata más de una cuestión meramente temporal –se tratas de críticas firmadas a raíz del estreno de las obras- que unanimidad a la hora de señalar su infalible genialidad.

De esta manera se califica a la “Segunda Sinfonía” de Beethoven de “dragón herido que se retuerce abominablemente y se niega a expirar”, de Mussorgsky se afirma que es “uno de los ejemplos más flagrantes del caos mental al que la incompetencia de la educación ha reducido a la intelligentsia de nuestro país”, y a la vanguardista “Ionización” de Varese se la despacha tal que así: “Estoy deseando que Varese escuche mi composición orquestada para dos fogones y un fregadero. La he titulado ‘Sinfonía del golpetazo’ y describe la desintegración de una patata irlandesa bajo la influencia de un potente pulverizador”. Aunque atendiendo a la recopilación sin duda los dos compositores que más habrían enfurecido a los críticos a lo largo de la Historia serían Schoenberg y Wagner. Del primero se dicen entre otras lindezas que su música es como escuchar un poema en tibetano y sugiere las fantasías enfermizas del delirio, que o está loco como una cabra o nos encontramos ante un estafador sumamente listo y que “si alguna vez se acepta esta manera de hacer música, espero que la muerte me libere de oírla”. Wagner por su parte “no tiene piedad: te clava el clavo en la cabeza lentamente con grandes golpes de martillo” y su “Lohengrin” produce “un dolor de cabeza terrible. Después de asistir al concierto me pasé toda la noche soñando con un ganso”. Y si a alguien le genera alguna duda la solvencia intelectual de los autores de estas líneas hay que señalar que entre los firmantes se encuentran intelectuales –y profundos amantes de la música- del peso de George Bernard Shaw, Friedich Nietzsche y Oscar Wilde.

En realidad cualquiera podría pensar que Slonimsky, cuya principal actividad profesional y artística es la de compositor, está saldando cuentas pendientes con la crítica a la que este volumen deja en evidencia señalando sus errores garrafales, las terribles valoraciones de obras que el paso del tiempo ha convertido en clásicos indiscutibles. Sin embargo el propio autor y su prologuista Peter Schickele lo desmienten. “Repertorio de vituperios musicales” es, además de un divertido pasatiempo, la versión hardcore y sin paños calientes del “Música de mierda” de Carl Wilson, un libro que a través de su recorrido histórico nos habla del buen y el mal gusto, de la construcción del mismo y de la manera en que nos aproximamos a la música, además de un recopilatorio de ingeniosos comentarios escritos desde las vísceras. Sólo hay que repasar el índice de vituperios incluido en las páginas finales: “aberración”, “anticristo”, “barbarie”, “charlatán”, “dolor”, “estiércol”, “náusea”, “repugnancia”, “tortura”,… son algunos de los términos empleados a lo largo del libro para calificar según qué obras. Unas formas, por cierto, impensables en la prensa contemporánea en la que prima el buenismo y lo políticamente correcto. Va a ser cierto aquello que dicen quienes acusan a los críticos musicales de ser unos mierdas, aunque las razones a día de hoy sean justamente las contrarias…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies