MondoSonoro Libros

Como suele suceder al enfrentarse a cualquier guía hiladas por  biografías, el peligro del tedio tanto para los iniciados como para los neófitos acecha. Pero Lezana tiene un par de ases bajo la manga: para empezar, la estructuración en escenas y estilos es el gran acierto del libro. Más allá de los intereses concretos de cada uno consigue poner las coordenadas necesarias para que cualquiera se haga una idea los aminos principales por los que ha discurrido un género tan líquido como el punk entre nuestras fronteras. Para los que ya tengan ese mapa más o menos formado en la cabeza también hay alicientes, y es que la condición casi coral del libro -sin llegar a ser historia oral- hace que aparezcan continuamente anécdotas, la mayoría bastante reveladoras, y que el paso por cada banda no se convierta en una entradilla de Wikipedia reformulada.

Eso y que está bien escrito, claro. Sin caer ni hacia el yo-yo ni hacia lo aséptico. Todos echamos de menos algún nombre por ahí, especialmente en lo que al presente siglo se refiere, pero probablemente eso responda a una necesidad de autovalidación que otra cosa (ya me entendéis). Los estilos y ramas capitales están ahí, y sus principales representantes también. Más de eso, y en un caso como este, no se puede pedir. Ya he perdido la cuenta de las veces que se ha acuñado la frase “_____ es el nuevo punk”, pero ni los aludidos ni nosotros tenemos necesidad de hacerlo. El punk no es tan abstracto como a veces lo hemos querido ver, y sigue su camino alejado de los vaivenes de otras tendencias musicales. Dando historias como las que se cuentan en estas páginas. Así que nada de nostalgia, que la canción dirá lo que lo de la gana, pero futuro hay.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies