MondoSonoro Libros

Allá a finales de 2001 Belle & Sebastian habían publicado ya cinco discos, gozaban de un éxito notable desde que había visto la luz el segundo (“If You’re Feeling Sinister”) y se encontraban en plena preparación de lo que a la postre habría de ser “Dear Catastrophe Waitress” que, visto con perspectiva, llegaría a ser otro de sus discos más celebrados. Además, con internet ya convertido en la principal autopista de la información, aquellos días la banda se encontraba en pleno proceso de renovación de su web. Un detalle más bien banal de no ser porque ese fue el empujón definitivo que llevó a Stuart Murdoch a aceptar el reto de escribir un blog que mantuvo durante casi cinco años: desde el 10 de septiembre de 2002 hasta el 20 de agosto de 2006. Lo explica el vocalista y principal compositor de la banda escocesa en su primera entrada: “Me he puesto a escribir a toda prisa esta primera entrada del diario por miedo a perder el impulso para hacerlo”. Pura bitácora.

El amateurismo militante define a Belle & Sebastian (tanto que en algunos pasajes del libro a Stuart dan ganas de quitarle el snobismo y la tontería popppy de un sopapo) y de alguna forma ese mismo espíritu es el que domina las 250 páginas de “El café celestial”. No hay un plan maestro, un tono concreto o una agenda que permita prever cuándo llegará la siguiente entrada. El humor y los compromisos del autor determinan que en unos momentos recurra al tono confesional, lo abandone para centrarse en la actividad del grupo (las giras por todo el mundo, la preparación del disco, la escritura de las letras, el famoso local de ensayo en la iglesia católica de su comunidad…) y al día siguiente se entregue con pasión a rendir pleitesía a sus grandes tótems culturales (mención especial a la emotiva entrada en la que describe su asistencia al funeral de John Peel). Frente a memorias con sustancia como las “Postales negras” de Dean Wareham, verdadera descripción desde dentro del universo de una banda de rock alternativo, “El café celestial” es más bien un caprichoso pasatiempo, tanto para el autor como para el lector-fan que satisfará su curiosidad con anécdotas (como su relación con la gente de Sinnamon) a propósito de la banda más emblemática del indie-pop en las últimas dos décadas.

stuart

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies