MondoSonoro Libros

Normalmente cuando empezamos a leer una biografía, ya sea de un músico, un actor o un activista político, la parte que menos interesa es la que refiere a su infancia. Es decir, en la mayoría de casos, no importa mucho que hacía o dejaba de hacer la abuela del susodicho, si la escuela a la que iba el muchacho era de pago o si sus amigos eran una buena o mala influencia (por regla general suele ser lo último). En cambio, en este relato que ha contado con la complicidad de la familia de Phil Lynott, esto sí tiene gran importancia, y de hecho los capítulos más excitantes son los que refieren a su educación. Teniendo en cuenta que Lynott creció siendo un chico negro en una ciudad como Dublín, muy religiosa, tradicional y poco acostumbrada entonces (en la década de los cincuenta) a relacionar a personas de distintas razas, todos esos detalles cobran una especial relevancia. Incluso su cabellera rizada era objeto de burla (los niños hacían cola para tocárselo), algo digno de estudio. En esa etapa Lynott forjó su carácter y empezó a crear el mito.

Una de las claves que hacen que “Cowboy song” sea un libro ágil y ligero es su valor testimonial a través de la colaboración de infinidad de amigos, colaboradores y familiares, lo minucioso de cada detalle personal y documental y el hecho de que Graeme Thompson sepa huir de los tópicos a la hora de explicar tanto el auge como la caída de un músico que dejó muchas canciones para el recuerdo, sobre todo con Thin Lizzy, aunque este no sea precisamente un libro sobre el grupo. Por eso no extraña que, en Dublín, se levantase una estatua en su honor.

Más noticias relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies