MondoSonoro Libros

Tras su paso por las salas comerciales de nuestro país (algo que pocos documentales pueden decir) “Amy” se publica finalmente en lo que a priori debería ser su territorio natural, el del vídeo. Ese detalle ya nos da algunas pistas de que el biopic de la Winehouse, que incluso se ha colado en algunas de las listas de lo mejores largometrajes del pasado año, tiene poco que ver con el típico documental sobre ángeles caído del rock, filmado para la TV con recursos escasos y tendencia a las teorías conspirativas más o menos justificadas. Su director, el británico Asif Kapadia, ya fue premiado con un BAFTA por su primera película, “El guerrero”, y se había aproximado al biopic documental hace un lustro con “Senna”, demostrando olfato para arrimarse a buenas historias con material audiovisual inédito. La colaboración inicial de la familia de artista le permitió también en este caso disponer de un material increíble que prácticamente se extiende desde la infancia de la artista hasta aquel fatídico 23 de julio de 2011 es que su cuerpo fue encontrado sin vida en su apartamento de Camden. Es también la consecuencia de haberse convertido en la primera “mártir” del siglo XXI, un momento histórico en el que el día a día de cualquier persona se registra en forma de vídeos y fotografías prácticamente a diario y por tanto puede reconstruirse con sorprendente fidelidad.

No obstante, como posiblemente ya sabrás, el idilio entre Kapadia y la familia de la artista (mayormente su padre Mitch Winehouse) se rompió cuando vieron el filme, en una demostración evidente de que por mucho material documental del que se disponga, la mirada del cineasta siempre va a prevalecer sobre una supuesta (e imposible) objetividad. En las entrevistas que Kapadia concedió con motivo del estreno el cineasta se defendía de las críticas de manipulación esgrimiendo su honestidad y señalando el exceso de protagonismo de un Mitch Winehouse que se ha lanzado a filmar su propia versión de la vida de su difunta hija.

Efectivamente “Amy” hace un retrato de la diva soul que prácticamente desde su infancia se debate entre la falta de cariño (conflictos constantes con su madre, abandono del hogar del padre, relaciones afectivas tóxicas) y un carisma desbordante, que va más allá de sus condiciones innatas para la música y una voz que cuando aún no llegaba a la veintena ya recibía justificadas comparaciones con grandes del calibre de Nina Simone o Ronnie Spector. Paso a paso y durante las dos horas largas que dura el filme, el sorprendente material de archivo nos permite descubrir tanto su evolución artística como un progresivo enganche a todo tipo de adicciones, desde los años de adolescencia en que su mayor aspiración en la vida era “hacer música y quedarme en casa fumada”, hasta la turbulenta relación con Blake Fielder-Civil, a la postre su marido y la persona con la que la Winehouse definitivamente se introdujo en el mundo de la heroína y la politoxicomanía que la llevaría a la tumba.

Vértigo además publica una sobresaliente edición con casi dos horas de contenidos adicionales un audiocomentario a cargo de Asif Kapadia, el editor Chris King y el productor del filme James Gay-Rees, que no dudan en hablar de su relación con la familia y de lo complicado que resultó para estos enfrentarse al proceso de recuperación del material. También se recuperan entrevista ampliadas con algunos de los participates en el filme Yasiin Bey (Mos Def, buen amigo de Amy), Mark Ronson (el productor de “Back To Black”. Grandes escenas las que les muestran a los dos en el estudio de NY grabando el disco) , Salaam Remi (productor de las primeras grabaciones) y el periodista Jools Holland. Por último entre los extras se incluyen 33 minutos de material que se quedó finalmente fuera del montaje y tres actuaciones que datan de 2006 y en los que Amy Winehouse interpreta “Rehab”, “Love Is A Losing Game” “You Know I’m Not Good” en acústico. Esos adicionales completan un lanzamiento que desde luego es imprescindible para los fans de la artística británica pero igualmente muy recomendable para todos aquellos interesados en los entresijos de la industria musical y aficionados a las tremendas historias de autodestrucción y juguetes rotos.

Más noticias relacionadas

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies