MondoSonoro Discos

Las últimas horas nadie habla de otra cosa (no, no es OT): lo que hizo Yung Beef en la Sala Apolo. Más allá del buzz, para entender porqué El Seco se ha colado en tus conversaciones de Whatsapp, hay que remontarse a “ADROMICFMS 4”, la mixtape más inspirada del momento, publicada días antes del bolo en Barcelona.

Pase por delante que “ADROMICFMS 4” es larga e irregular, como la propia base del género: nadie le pide formas bonitas ni homogéneas a los gargajos. Tardamos en entenderlo con el punk, el acid o el hardcore, pero un esputo sirve para lo que sirve: para sacar demonios como el rayo. Y Fernando Gálvez es de los que mejor entiende su función. Le salen temas más poperos, “Me perdí en Madrid”. Otros latinos, “Infierno”. Y raros a secas, en forma de homenaje, como “Rosalía” (chiquita astracanada). Sobre bases generalmente oscuras que zampan de aquí y de allá, desde teclados synth hasta R&B contemporáneo. Sonidos recién horneados y del presente los que le proporcionan Steve Lean, Lowlight o –entre otros– Kiid Favelas.

Si bien Yung Beef no ha incorporado perspectiva de género alguna en “ADROMICFMS 4”, sí ha profundizado en los lazos personales. Y lo ha sumado a temas como la caída individual, tópico que arrastra desde hace algo más. “Rosas azules” o “EFFY” ponen la guinda a una mixtape más arriesgada en los textos. Y donde Beef pega duro con su malditismo. No se queden en la anécdota: el tiempo pasa tan rápido hoy día que El Seco ya tiene la voz de Joaquín Sabina (“Brazy”). Al cantautor de Úbeda le hicieron falta al menos un millón de cigarros para que le reconocieran como poeta en los ochenta. Beef va por buen camino en la misma gesta (y no sólo por lo del tabaco).

En apenas cinco años, el granadino ha pasado de adalid de algo que él mismo ayudó a aupar con Pxxr Gvng (y con sus decenas de temas sueltos, entre ellos la colección que compite por genial con esta última, “ADROMICFMS 1”), el trap, a rezagado del género (“Pxxrificacion”, ya con Los Santos). Ahora, de nuevo, ha escapado del pelotón. Beef decidió jugar con la música, las discográficas, las marcas… El camino recto es algo que le importa lo mismo que sus paletas dentales.

MÁS SOBRE YUNG BEEF

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies