MondoSonoro Discos

Han sido tantos los hypes que se han despeñado hasta partirse los dientes con su segundo disco que existía la posibilidad de que Franz Ferdinand no fuesen distintos de los demás. Pero me alegro de poder escribir con pulso firme que los escoceses no han errado el tiro en esta prueba de fuego, de hecho ni siquiera se han desviado un milímetro del centro de la diana. “You Could Have It So Much Better With… Franz Ferdinand” consigue estar a la altura de su predecesor, además de confirmarnos que estamos ante una banda con personalidad propia y, sobre todo, excelentes canciones.

Han sido tantos los hypes que se han despeñado hasta partirse los dientes con su segundo disco que existía la posibilidad de que Franz Ferdinand no fuesen distintos de los demás. Pero me alegro de poder escribir con pulso firme que los escoceses no han errado el tiro en esta prueba de fuego, de hecho ni siquiera se han desviado un milímetro del centro de la diana. “You Could Have It So Much Better With… Franz Ferdinand” consigue estar a la altura de su predecesor, además de confirmarnos que estamos ante una banda con personalidad propia y, sobre todo, excelentes canciones. Kapranos y los suyos han endurecido las guitarras, suenan más punk y amplían su paleta estilística sin alterar la esencia de su sonido. No hay más que escuchar “Do You Want To”, un cañonazo de primer single, para darse cuenta de que han echado mano de un cierto vacileo glam de los setenta (de Gary Glitter a la ELO) que les sienta de maravilla. A partir de ahí, las canciones vigorosas se combinan con las lentas manteniendo el equilibro a lo largo del trabajo. Entre las primeras, “The Fallen”, uno de los momentos más contundentes junto al tema que da título al disco, “This Boy” o la trotona y de rasgos rockabilly “Evil And A Heathen”. En cuanto a la calma, se suceden “Walk Away” (en algún lugar entre Pulp y Morrissey), “Fade Together” (a mi entender, el único instante de flaqueza) o “Eleanor Put Your Boots On” (la cara más melancólica de los Beatles, los Kinks y Bowie sobre una preciosa línea de piano y melódica). Y entre ambas facetas, “You’re The Reason I’m Leaving” (excelentes coros), “Well That Was Easy” (una relación más que acaba desde el irónico punto de vista de Kapranos), el funk a la escocesa de “I´m Your Villain” y la bailable y ochentera “Outsiders” con la que se despiden. Y tras tanto baile de nombres, apuntaré sólo una cosa más antes de despedirnos: sepan que “You Could Have It So Much Better With… Franz Ferdinand” posiblemente sea el mejor segundo disco que haya publicado un grupo independiente de primera línea en muchos años.

MÁS SOBRE FRANZ FERDINAND

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies