MondoSonoro Discos

Despejemos dudas desde el principio. ¿Es mejor este nuevo trabajo de Wilco que su anterior “Sky Blue Sky”? Sí, pero no. Sí en el sentido de que resulta ser un álbum más completo, con un mayor número de detalles en los que se nota una banda muy conjuntada capaz de lograr un sonido tramado hasta la perfección más absoluta. Un disco, además, en el que la diferencia de calidad entre las canciones no es tan abismal como en el anterior. Sin embargo no me parece mejor álbum en el sentido de que no tiene tantas composiciones valiosas y de peso dentro del cancionero de la banda como la ya clásica “Impossible Germany” “Shake It Off” o “On And On And On” . Y, ojo, he dicho “tantas” porque por ejemplo “I’ll Fight” se me antoja como una de las mejores canciones que haya compuesto Jeff Tweedy. Entonces, ¿cuál es el problema? Pues que una carrera tan sólida, forjada a base de discos imprescindibles como “Yankee Hotel Foxtrot” o “Summerteeth” y que ya empieza a tener un largo recorrido, empieza a resentirse. Wilco se han metido en ese largo túnel en el que corres el peligro de que cada disco sea recibido por tus seguidores con el habitual y lógico agrado del que espera algo para él valioso, pero que sin embargo no acabe resistiendo la comparación con hitos del pasado quedando, los nuevos discos, condenados a la coletilla “de uno más”. Una categoría que dado el aluvión de referencias se aplica cada vez con una facilidad más pasmosa. Y sino que se lo digan a REM o U2, que pese a sacar recientemente dos discos bastante defendibles y que, en circunstancias normales hubieran tenido una mayor repercusión, a penas han logrado provocar lo que todavía sí provocan Coldplay, aunque ya veremos que les sucede a los de Chris Martin dentro de unos años. Pero “Wilco (The Album)” ya muestra desde su título una intención nada disimilada de hacer balance. Son ya dos discos y un lustro de carretera en los que Wilco forman una auténtica banda sin idas y venidas y eso se nota. No hay más que ver el cada vez mayor protagonismo del peculiar sonido de la guitarra de Nels
Cline, que ya se ha convertido en sello característico de la banda con esas filigranas en los punteos, un peso que se deja sentir mucho en “Bull Black Nova”, una pieza de más de cinco minutos psicodélica, densa y con un amenazante crescendo que es junto a la ya mencionada “I’ll Fight” de lo mejor del álbum. Tras estas tenemos una vez más un buen número de medios tiempos “marca de la casa” que en ocasiones consiguen emocionar como en “One Wing” y “Country Disappeared” o entristecer como en la balada “Solitaire”. Todo tan correcto que no hace más que provocarme una pregunta: ¿Se han acomodado Wilco amodorrados por el peso
de la fama?

MÁS SOBRE WILCO
  • Anónimo

    Dude, you certanly are a Wilco freak. Here’s a fotiacd for you; I was at a friend’s house recently who has a Westward Ho poster collection in his music room. He has a poster from ’92, or ’93 for an Alternative Music Series . One of the bands was Uncle Tupelo. For those who don’t know, the leaders of Tupelo split and went on to form Wilco and Son Volt.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies