MondoSonoro Discos

Ganas. De tinieblas y de un Ramón Rodríguez que avisaba de más tiempos oscuros, más realidad incómoda y más venas al aire. Ganas de “Risas enlatadas”, canción que abre el disco y que centra de nuevo la atención del oyente en la tensión de una historia que crece golpe a golpe de caja. Ahí está, explota. Suenan metales, Ramón alcanza esos registros vocales a los que sólo unos pocos llegan. Benditos acordes menores. Bendita tristeza. Bendita rabia contenida. Hay más. “Tinieblas, por fin” destroza cualquier posible espera de un Rodríguez dulcificado a base de guitarras al más puro estilo The Clash y otra historia para no dormir. La belleza de una oscuridad anímica latente se celebra en forma de canciones como “Marathon Man”, mi favorita hoy por la mañana; mañana ya veré. Electricidad pop humedecida con las lágrimas de esa rabia que te hace dar el golpe necesario sobre la mesa en la que se apoya tu vida. Una vez más, y aunque me diga Joan S. Luna que no me centre sólo en las letras, las historias de Rodríguez vuelven a adoptarme convirtiéndose así en familia tenebrosa del que firma. “Casa abandonada” suena a Madee, a The Cure, a exorcismo. Violines noventeros pasean sin vergüenza alguna por otra de las canciones que, sin hacer a este disco un campeón, lo hacen un ganador. Me gusta Rodríguez. Me gusta que no se acomode en ningún sitio, que tenga amigos con los que escribir, dibujar, hacer música, y que nos lo restriegue de tantas y tan acertadas maneras. Me gusta este Rodríguez oscuro, este que contrasta con la música que hace con sus hijas en otro de sus proyectos personales. Me encanta que Rodríguez, además, convierta el hecho de ser su peor enemigo en canciones que una vez más hacen que nos estremezcamos.

MÁS SOBRE THE NEW RAEMON
  • Anónimo

    Me gusta The New Raemon, pero creo que aún tiene bastante que enderezar desde que dejó lo acústico. Y esta reseña es empalagosa y grandilocuentemente mala.

  • Anónimo

    Me gusta que todo el mundo critique el paso de lo acústico a lo eléctrico como criticaron a Bob Dylan en su día. Después resulto ser el mejor de los mejores…

  • Anónimo

    Me gusta The New Raemon y respeto tu gusto por la etapa acústica del grupo, pero una reseña tan personal como esta, no puede ser empalagosa ni grandilocuentemente (palabra utilizada como adverbio, que ni siquiera existe) mala.

  • Anónimo

    Lo mejor que puedo decir es que canta bien. O sea, que entona (a veces no es ni necesario, como sería el caso de J). Pero poco más. Me faltan reflexiones interesantes y algo menos previsibles. Es uno de esos artistas que me he comido con patatas gracias a la prensa musical. Por suerte no repite.

  • Anónimo

    Lo mejor que puedo decir es que canta bien. O sea, que entona (a veces no es ni necesario, como sería el caso de J). Pero poco más. Me faltan reflexiones interesantes y algo menos previsibles. Es uno de esos artistas que me he comido con patatas gracias a la prensa musical. Por suerte no repite.

  • Anónimo

    Ahí si que estamos de acuerdo. Las letras de The New Raemon pecan un poco de ser previsibles. Les falta estar un pelín más curradas. Pero molan igualmente.

  • Anónimo

    Tengo casi todos los discos de TNR (comprados) y he ido a varios conciertos, tanto acústicos como los “eléctricos”. Mi comentario (soy el primer anónimo) no iba en el sentido de desprestigiarlo, sino en el de decir que espero más de TNR, lo cual no es tan malo.

  • Anónimo

    Sobre la corrección de “malamente”: cuando empleo mal una palabra para criticar el estilo de la reseña, estoy usando la ironía. Creo que es demasiado condescendiente y algo, ahora sí, grandilocuente: “Electricidad pop humedecida con las lágrimas de esa rabia que te hace dar el golpe necesario…”

  • Anónimo

    LOGSE mala…

  • Anónimo

    Pues a mí me han entrado unas ganas de escucharlo brutales. El anterior LIbre Asociación me pareció acojonante, lo mejor de este tío desde orion’s belt con MAdee. Y esto pinta que te cagas. Que muera ya el puto verano, hostia puta. Rodeo Jones.

  • Anónimo

    a mi TNR me ha ido dando una de cal y otra de arena, y no por poseer discos malos o buenos, muy malos o muy buenos, sino por tener discos con temas increíbles (en todos hay algunos) acompañados de temas que ni fu ni fa. Cantar bien??? precisamente no es lo que más necesitemos de él… (sigue)

  • Anónimo

    …pero, aun así, si, Ramón canta bien. Pero lo que mejor hace Ramón no es cantar, y ahí me sorprendo con algunos comentarios. Letras previsibles…alcanzo a percibirlas como la simpleza de la rutina hecha cuchillos, sin querer sonar, en absoluto, nada grandilocuente. TNR, con “La Ofensa”, responde.

  • Anónimo

    I reokcn you are quite dead on with that.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies