MondoSonoro Discos

Tan fácil de adorar como de odiar, Björk mantiene todo su encanto al encabezonarse en seguir su propio camino y en escupir a la cara de la industria con todos sus aires de estrellona intelectual. Ella no es Madonna; a la islandesa le gusta más complicarse la vida que vender discos, aunque en algunos casos lo uno haya conllevado lo otro.

Tan fácil de adorar como de odiar, Björk mantiene todo su encanto al encabezonarse en seguir su propio camino y en escupir a la cara de la industria con todos sus aires de estrellona intelectual. Ella no es Madonna; a la islandesa le gusta más complicarse la vida que vender discos, aunque en algunos casos lo uno haya conllevado lo otro. Tras dar forma a la banda sonora de su película junto a Lars Von Trier, la diminuta nórdica va mucho más allá al articular el esqueleto musical sobre el que se sustenta “Drawing Restraint 9”, espectáculo-performance de su actual pareja, Matthew Barney, más provocador aún que su musa. Si en “Cremaster” combinaba fondos instrumentals experimentales con el hardcore bruto de Agnostic Front, aquí Barney ha permitido a Björk que se explaye y que, de paso, dé forma a un disco excitante y desconcertante a un tiempo. Excitante porque maravilla escuchar a Will Oldham interpretando una miniatura musical de la islandesa mientras suena el harpa de la ya habitual Zeena Parkins, descubrir a Leila facturando auténtico trip hop industrial junto a Björk, paladear temas instrumentales dignos de una banda Sonora de un filme de Eisenstein como “Hunter Vessel” o “Vessel Shimenawa”, o incluso porque uno disfruta como un enano enfrentándose a la pieza de noh (suerte de teatro animista musical japonés) que Shiro Nomura desarrolla ante nuestros atónitos oídos. Desconcertante porque uno desconoce si el futuro va a llevar a la artista islandesa más grande de todos los tiempos a continuar experimentando de un modo tan atroz.

MÁS SOBRE BJÖRK
  • Anónimo

    Buen artedculo y genial (por reoedalvra) la confusif3n mental del redactor prisaico. Una cosa, la ane9cdota de Daled es todaveda mejor tal y como yo la conozco: no era una entrevista sino una especie de discurso en el que el pintor catale1n deceda algo ased:- Picasso es un genio, yo tambie9n; Picasso es espaf1ol, yo tambie9n; Picasso es comunista… yo tampoco.Un saludo,Carmelo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies