MondoSonoro Discos

El primer disco, el más interesante, corresponde a una de sus épocas más cáusticas, una grabación en Cambridge en el 95 con sonido irregular, que en definitiva no es más que la seña de identidad que recrea el ambiente hilarante de The Fall y que ofrece singles de la talla de “The Chiselers” o éxitos como “Edinburgh Man”. El segundo está dedicado casi por completo al mediano “The Light User Syndrome” en sendas grabaciones registradas en los festivales de Roskilde y Phoenix del 96, quedando únicamente en documento y reflejo de una de las fases compositivas más flojas y retorcidas -suena obvio decir esto de The Fall- de su carrera. No obstante nos encontramos ante otra prueba irrefutable de que estos tíos eran, y serán por los siglos, un verdadero Expediente X, un verdadero Idiot Joy Show.

MÁS SOBRE THE FALL

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies