MondoSonoro Discos

De necesarísimo documento panorámico (con formato de recopilatorio) o incunable o hasta de reliquia, se puede calificar este boxset -llamada “El mundo por los pies”– que reúne el extraordinario y corto (pero intenso, fascinante y doliente) legado sonoro de, sí, la banda más importante, talentosa e influyente del rock underground nacional de los primeros noventa, los albaceteños Surfin’ Bichos.

Y es que poder disfrutar -de una tacada y en CD de los seis álbumes (que también han sido reeditados en formato vinilo) –“La luz en tus entrañas” (1989), “El fotógrafo del cielo” (1991), “Hermanos carnales” -“Beverly” y “Elliot”- (1992), “Family Album I” (1993) y “El amigo de las tormentas” (1994) del grupo de Fernando Alfaro, Carlos Cuevas, José Manuel Mora, Joaquín Pascual (y José Mari Ponce)- con extras como las demos de la mítica maqueta “Primera Cebolla Sónica”; un crudo y trepidante concierto datado en 1992 en el que -en el momento más on fire de su carrera- presentaron en directo las canciones de su trabajo más redondo Hermanos carnales -que este año ha cumplido veinticinco años tocado sobre las tablas- y el delicioso documental “Buzos haciendo surf” y demás sabrosos extras -destacando un clip del grupo en formato trío allá por 1989- convierten esta entrega -más audiovisual que grafica o literaria- en un must imprescindible para todos los seguidores de la banda manchega que, desde su periférica y, sobre todo, velvética propuesta, destetó el indie español sin saberlo, y ni falta que les hizo.

Las fotos y vídeos que ilustran la caja-libro -la mayoría de ellas inéditas- y las letras de todos los temas -poesía abollada y en suspensión que sale de las mismas tripas ardientes del genio Alfaro- recogidos en este piscolabis para la eternidad, le suman, si cabe, más atractivo a un material en todo caso alucinante. Se recomienda escuchar los álbumes en orden cronológico; así los profanos entenderán mejor el asunto surfinero -léase, un viaje de redención, por una llanura agreste en llamas, sin billete de vuelta-, mientras los fieles acólitos podrán volver a disfrutar de esa evolución musical y vital hacia… ¿hace falta volver a disparar?

Finalmente, y tras destripar muy a gusto cada gramo de este merecido homenaje a la historia de una de las más felices anomalías de nuestra mejor rock -y pop, punk y hasta del proto-indie- entendemos por qué los propios Surfin’ Bichos -a pesar de la siempre apabullante petición popular y a haber celebrado hasta dos reuniones ocasionales (la última este propio 2017 con la vigente y exitosa gira de aniversario de Hermanos carnales)- no han querido volver a sacar nuevas canciones. Lo hacen por respeto propio, puesto que es casi imposible poder igualar aquello que nos brindaron años atrás.

Nada podría ya volver a calmar la sed de todos los que se engancharon a ellos, en los noventa o más tarde. Y a los –muchos- que no entendieron nada, que les sigan dando por ahí, ¿verdad Fernando? Sí, esos benditos y a la vez malditos huesos deben quedarse ahí y para siempre.

MÁS SOBRE SURFIN’ BICHOS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies