MondoSonoro Discos

Muy alto estaba el listón tras aquel deslumbrante debut de hace poco más de dos años, “Roads to Judah”, que llevó a Deafheaven a estar en boca de un heterogéneo núcleo de amantes del metal, el hardcore y el post-rock. Aqui, tras un inicio rasposo, van al lío y  la explosión no tarda en llegar: “Dream house” es una oda al desasosiego de tenso final, con la firmeza de quien ha aprendido a medir y multiplicar sus virtudes. Los torbellinos y crescendos compositivos (obra del genio Kerry McCoy) siguen dando soporte a la torturada voz de un George Clarke crucial. Es así en “Sunbather”, diez minutos que valen casi el disco entero, con ese uso también marca de la casa del silencio y el parón como recurso dramático maestro. Una jodida prisión a la que sigue más presión ciclotímica para tus oídos: transiciones de orfebre y caídas al precipicio son algunos de los tags aplicables a la incontestable “Vertigo” o a “The pecan tree”. Con spoken word, con pasajes de Kundera, con lo que quieran y más, Deafheaven es el caballo de Troya del rock, el grupo que lanza al océano toneladas de grupos-morralla y que ha hecho un clásico de 2013.

MÁS SOBRE DEAFHEAVEN

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies