MondoSonoro Discos

La teoría es que Sidonie han dado un golpe de timón en su séptimo trabajo y en su sonido con un giro hacia la electrónica, pero no hay perturbaciones en su actitud: cambia el contenido, pero no la forma. Nunca han buscado la canción pop perfecta, aunque en ocasiones han estado cerca de conseguirla, pero sí han apostado por producciones distintas a lo largo de su carrera. En la práctica, los beats (que los hay) no empañan un corazón que no por ser robótico tiene menos capacidad de romperse; en ningún momento el álbum deja de sonar a Sidonie. Articulado a través de la relación entre Sierra y Canadá, dos robots enamorados a destiempo el uno del otro, el disco presenta estructuras a las que no nos tenían acostumbrados (“Yo soy la crema”, “Hiroshima mi amor”) y un sonido mucho más sintético (“Rompe tu voz”, la delicada “Canadá” o “La noche sin final”). “Sierra y Canadá” no asustará a los fans. El pop superlativo (“Un día de mierda” o los estribillos redondos de “El mismo destello” o “Las dos Coreas”), los ecos de los años lisérgicos de Carnaby Street y el costumbrismo de The Kinks siguen presente a lo largo de un trabajo en el que hay menos guitarras y más teclados –compusieron muchas canciones a partir de un órgano Lowrey del 74- e influencias bien asimiladas de Pet Shop Boys o The Human League, pero también de Kraftwerk, Silver Apples o pioneros en el uso de los sintetizadores como Joe Meek.

MÁS SOBRE SIDONIE

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies