MondoSonoro Discos

Conozco a pocos que en 2012 no se dejasen cautivar por el personaje y el talento fresco, divertido y natural de Mac DeMarco. Por aquel entonces, el pizpireto canadiense debutaba en Captured Tracks con “2”, todo un homenaje al jangle-pop de guitarras livianas entre ambientes de apacible psicodelia y letras despojadas de cualquier intento de aparentar. Y quizá porque ese aroma era tan arrebatador, DeMarco ha tenido cierto miedo a madurar en su nuevo álbum. Lo cual no tiene por qué ser malo si el continuismo se traduce en otro puñado de canciones saltarinas y radiantes marca de la casa como “Goodbye Weekend”, “Blue Boy” o la que da nombre al disco. Pero, más allá de eso, queda la sensación general de que el salto en “Salad Days” podría haber sido más contundente, arriesgado y, al final, trascendente si el cantante hubiese quitado el pie del freno. Máxime cuando esas salidas de tono y nuevas incursiones le sientan tan bien. Sirva como ejemplo el portentoso baño de sintetizadores y vientos que se da en “Passing Out Pieces”, primer single del disco, o el paseo espacial y nostálgico de la maravillosa e hipnótica “Chamber Of Reflection”, que deberían marcar el camino para el futuro. A pesar de todo, y con naufragios incluidos (esa jam que cierra no aporta mucho), Mac DeMarco sigue en estado de gracia y firma un disco con muy buenos momentos y lo suficientemente entretenido como para mantener la atención intacta.


MÁS SOBRE MAC DEMARCO

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies