MondoSonoro Discos

Algunos discos están sobrevalorados desde antes incluso de publicarse. Las expectativas son tan altas que se tiende a dejar poco espacio para que se defiendan por si mismos. El cuarto trabajo de Arcade Fire ha sufrido este curioso proceso, pero vaya por delante el respeto e incluso la envidia de que los artistas hagan lo que les venga en gana. Arcade Fire podían haber vuelto a grabar algo con lo que seguir llenando estadios, pero han decidido editar su propio “álbum blanco” con el que (metafóricamente) vaciarlos. Disco doble con pista oculta, ochenta minutos de excesos, épica visceral y melancolía volátil que son un puñetazo a los que les han querido encumbrar como los nuevos mesías del rock ¿alternativo? Grabado a lo largo de tres años entre Jamaica, Haití y Nueva York, sus trece canciones son un cóctel de influencias a veces demasiado dispares pero que, en lo rítmico (los bajos y las percusiones tienen mucha más importancia que en discos anteriores), funcionan. Cuando el oyente se encuentra totalmente perdido entre canciones mesiánicas de seis minutos, aparecen maravillas como “Normal Person”, “Reflecktor”, “Joan Of Arc” o “Afterlife”, tal vez uno de los temas en los que más se nota la mano de James Murphy junto con los hipnóticos sintetizadores de “Supersymmetry”. Seguramente le sobren pistas (a pesar de que los dos discos son bastante diferentes) y le falten momentos tan especiales como las armonías vocales de “We Exist” o estribillos como los de “Flashbulb Eyes” (influenciado por los The Clash de “Sandinista”) o “Here Comes The Night Time”.

La gran ironía de este disco se muestra en las líneas de “Normal Person”: “¿Te gusta el rock and roll? Porque no sé si a mí sí”. Esperábamos demasiado y el grupo no se ha dejado influir por ello. Arcade Fire han hecho lo que les ha apetecido, y eso se merece el mayor de los aplausos. Que lo confundamos con auto indulgencia y que sea difícil no compararlo con trabajos anteriores es una historia que merecerá la pena contar en otra ocasión.


MÁS SOBRE ARCADE FIRE
  • Anónimo

    Bastante regulero me parece. Esta “evolución” no me acaba de convencer.

  • Anónimo

    Pues canciones como Awful sound y sobre todo It´s never over me parecen de lo mejor que han hecho.

  • Anónimo

    Está muy bien grabado y suena de coña, pero a mi no me convence. Parece como que hubieran grabado el disco y que luego James Murphy haya hecho un “LCD Soundsystem remix”. Me lo quedo para conducir de noche, para esto sí que me ha gustado. Saludos.

  • Anónimo

    me parece que el 1º disco prepara el terreno el 2º, que trae toda la nueva información de esta etapa de la banda.
    Porno es uno de los mejores temas de su dscografia
    Aunque concuerdo en que hicieron los que se vino en gana, tanto como desde su inicio

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies