MondoSonoro Discos

Aún recuerdo mi primer contacto con Judas Priest. Ya escuchaba Metallica y Iron Maiden desde hacía algún tiempo pero fue darle al play a “Painkiller” y, sencillamente, alucinar. Vale, tenía solo once años, pero creo que me hubiera ocurrido algo parecido hoy en día. La anécdota viene a colación porque tras escuchar una y otra vez la nueva entrega de los británicos, he revivido algo de esa sensación. No porque “Redeemer Of Souls” sea un disco similar a aquél, sino porque estamos, simplemente, ante su mejor entrega desde entonces. Su nuevo material suena clásico, metálico en el sentido genuino de la palabra y cien por cien Judas Priest. Olvídense de intentos de puesta al día mal formulados o de experimentos como el doble y excesivo “Nostradamus”.

Olvídense, también, de engañosas giras fantasma de despedida. Glenn Tipton y compañía se redimen con su mejor versión, con esas inconfundibles melodías, esas guitarras dobladas y la tocada pero aún inimitable voz de Halford. Un disco auto-homenaje, con ecos de “Stained Class” y de su segunda etapa dorada de los ochenta, pero que supera la nostalgia gratuita con canciones redondas y efectivas como “Down In Flames”, el tema título o la pegadiza “March Of The Damned”.

MÁS SOBRE JUDAS PRIEST

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies