MondoSonoro Discos

Hablábamos no hace demasiado sobre los mini-álbumes que Rick Smith y Karl Hyde habían publicado meses atrás en exclusiva a través de su web. Ni siquiera recuerdo lo que escribí al respecto, pero con el paso del tiempo –apenas unos meses- puedo asegurarles que suponen una decepción más que considerable.

Tampoco “A Hundred Days Off”, publicado hace cinco años, aguanta el tipo como esperaba, aunque contenga algunas piezas que sí lo consiguen. Ahora, cinco años más tarde, “Oblivion With Bells” no va a devolver a Underworld a ese puesto de honor en el que estuvieron en tiempos de Darren Emerson, pero sí funciona bien como prueba de confianza. Confianza en unos dinosaurios que se presentan de nuevo frente a la actualidad con modestia y sin la intención de revivir logros del pasado, gracias a lo que salen victoriosos del envite. “Oblivion With Bells” combina algunas de las señas de identidad del dúo, con ambientes que no habían recreado demasiado en el pasado, como un cierto aire místico, casi religioso, que no chirría. No incluye temas que vayan a eclipsar a sus grandes clásicos, pero sí composiciones nada desdeñables: “Crocodile”, con sus bajos robustos, “Ring Road”, con su rítmica marcial y cierto aire a The Streets, “Good Morning Cockerel”, una lánguida melodía de piano con Hyde susurrando, o sobre todo “Boy, Boy, Boy”, la canción con más vocación de hit que hayan compuesto en años. Poco aportan en cambio los ambientes de “To Heal” o “Cuddle Bunny Vs Celtic Villages”.

MÁS SOBRE UNDERWORLD

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies