MondoSonoro Discos

Si, a día de hoy, alguien esperaba a los MGMT de hits como “Kids” o “Time To Pretend”, que se vaya olvidando. Los neoyorquinos hace tiempo que decidieron hacer las cosas a su manera, obviando el reclamo comercial y facturando discos como conjunto y no como compilación de singles. Por el camino, claro, pierden la capacidad de enamorar a primera vista, pero ganan en trascendencia: si hay unos MGMT que han de ser recordados serán estos y no los primeros. En ese contexto llega “MGMT”, un tercer disco que sigue las directrices de “Congratulations” con algunos matices que, en todo caso, se alejan aun más del circuito comercial: desaparecen las canciones rápidas, ganan peso los sintetizadores y las percusiones digitales y las atmósferas son más tenebrosas y pesadas. Ya saben, lo dulce sabe mejor tras el trago amargo. Porque, tampoco se engañen, MGMT siguen siendo un grupo pop y, como tal, siguen facturando joyas como “Introspection”, “Mystery Disease” o la radiante “Plenty Of Girls In The Sea”, poseedoras de una madurez experimental pero, a la vez, pegadiza de la que pocos pueden presumir. Cortes que introducen perfectamente la faceta más enrevesada, pero también brillante, de “I Love You Too, Death” o la explosiva y flotante “An Orphan Of Fortune”, cerrando un disco que, con el debido poso, muestra que hay bastante más de lo que reluce.

MÁS SOBRE MGMT
  • Anónimo

    Un disco muy, muy bueno. Aunque la crítica hace poca referencia a su aspecto fundamental: el hecho de que es pura psicodelia, que bebe directamente de las fuentes de Syd Barrett y los primeros discos de Pink Floyd.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies