MondoSonoro Discos

El tiempo de intentar convencer a los detractores de Sigur Rós, de captar a los despistados, de defenderles de las críticas que les tildaban de –resumiendo- fríos, de pomposos o de excesivos, ha quedado atrás. Grabado en Nueva York, Londres, Reykjavík y La Habana, “Med Sud I Eyrum Vid Spilum Endalaust” no hace más que subrayar por enésima vez la categoría de los islandeses como creadores de música personal, preciosa y emocionante.

El tiempo de intentar convencer a los detractores de Sigur Rós, de captar a los despistados, de defenderles de las críticas que les tildaban de –resumiendo- fríos, de pomposos o de excesivos, ha quedado atrás. Grabado en Nueva York, Londres, Reykjavík y La Habana, “Med Sud I Eyrum Vid Spilum Endalaust” no hace más que subrayar por enésima vez la categoría de los islandeses como creadores de música personal, preciosa y emocionante. Ahora, a todo eso le podemos sumar un elemento más. Sigur Rós andan a la búsqueda de nuevos caminos y dejan entrever un optimismo, una joie de vivre, que acelera el corazón. El single “Gobbledigook” (y también la preciosísima “Inní Mér Syngur Vitleysingur”) subraya esa inquietud, situándose a base de percusiones en algún lugar entre ellos mismos, Caribou o Animal Collective y consiguiendo algo inédito hasta la fecha en su historial, que a uno le den ganas de salir a correr desnudo por el campo olvidándose del día a día, como a los protagonistas del clip firmado Ryan McGinley. Ahí están los mayores cambios estilísticos, pero no las únicas novedades. Los miembros de Sigur Rós reúnen un nutrido puñado de grandes piezas que nos hacen volar por un paisaje que va de la minúscula fragilidad de “All Alright” (única pieza cantada en inglés) o la música diría que litúrgica de “Festival” a la explosión épica final de “Ára Bátur” (grabada con la participación de noventa personas: la London Sinfonietta y el London Oratory Boy’s Choir). El minimalismo habitual de los arreglos electrónicos, los pianos, la voz de Birgisson, las cuerdas de Amiina, los vientos o las acústicas juegan su papel con maestría, redondeando un nuevo logro de una de nuestras bandas favoritas. Desconozco lo orgullosos que Sigur Rós deben estar de haber dado forma al excelente “Med Sud I Eyrum Vid Spilum Endalaust”, pero escucharlo es tener claro que mañana saldrá el sol de nuevo y que aún habrá quien nos quiera.

MÁS SOBRE SIGUR RÓS

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies