MondoSonoro Discos

lidia damunt

Un paso atrás para dar luego dos hacia adelante. Esa parece ser la máxima a la que se ha ceñido la murciana Lidia Damunt en el quinto álbum a su nombre, conjugando la fibrosa austeridad que confería a aquellas primeras entregas en solitario con una querencia pop – más reciente- que se yergue orgullosa en melodías que no por ello, ni mucho menos, han perdido el filo. Al contrario. La horma folk o el trote country rock que sostienen algunas de sus composiciones presentan un aspecto algo más diluido, y no menoscaban la luminosidad de una colección de canciones que expide al menos un par de clásicos instantáneos, algunos regidos por un recuperado sentido del humor: es el caso de “Bolleras Como Tú” o de “Mi guitarra” (“mi guitarra es una máquina de matar el tiempo”, dice en un guiño a Woody Guthrie que es más una forma de cauterizar heridas que una humorada gratuita). O de la deliciosa -disculpen la relación de ideas tan obvia- “Como la miel”, otro de sus puntos álgidos.

La ex Hello Cuca se muestra de nuevo como una compositora certera e intuitiva, sabia dominadora de las distancias cortas que recurre al rasgueo de su guitarra acústica y a sus arrebatados giros vocales como principal asidero para establecer línea muy directa con el oyente. Apenas unos teclados de Hugo Sierra en un par de temas y la siempre apreciable voz de Teresa Iturrioz, de Single (en “Quién puede arreglar”), contribuyen a redondear un disco notable, en el que la producción de José María Rosillo (Amaral, Jorge Drexler, Marlango) tiene a bien preservar intacta la desenvuelta naturalidad de su temario.

MÁS SOBRE LIDIA DAMUNT

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies